ÁNGEL RAFAEL, UN TORERO DE BUENAS MANERAS


¡Hola a todos! 
Hoy os quiero hablar un poco, como podéis ver en el título, de Ángel Rafael, un torero que tuve la suerte de ver en varias ocasiones, aunque yo era muy crío  lo recuerdo como una buena persona, solamente verle la cara, me daba confianza. 

Tengo que decir, que al contrario de lo que yo esperaba, no he conseguido encontrar muchas cosas de él por las redes, salvo alguna pequeña crónica de ABC, en las que ponía poca cosa. Pero como tenía un carrete preparado, en el que salvo cinco fotos, el resto son todas suyas, me apetecía hacer algo de él. Y harto de buscar, me acordé de una persona que me está ayudando en la distancia, y del que ya he puesto varias actualizaciones en este blog. Sin pensarlo dos veces, le mandé un correo explicándole el problema que tenia, y pidiéndole que si podía echarme una mano. Os voy a dar un apunte, yo le mandé el correo a media tarde, sobre las 18:30, más o menos, pues bien, a la 1:17 de la madrugada, ya tenía en mi buzón toda la ayuda que solicitaba, y más. Como me enseñaron desde la infancia, de bien nacido es ser agradecido, y quiero desde aquí le doy las gracias al que fue amigo de mi padre y, al que yo también, así lo considero. Estoy hablando de José Vicente Temes Lorenzo, más conocido por aquí como “JOSICO”, al cual me gustaría conocer personalmente si algún día viene por Albacete. Por lo tanto, hoy, el mérito de que esta publicación salga, con todos los datos que se aportan, es solo suyo, y como podréis comprobar, es bastante completo, de hecho, está tan bien (a mi parecer) que no voy a cambiar nada. 

Dicho esto no me queda más que mostrar las imágenes de este carrete, corresponden, como ya se ha dicho, a Ángel Rafael García Morcillo, de una novillada en Murcia el 1 de Mayo de 1975, en la que actuó junto a Sebastián Cortes y Gitanillo de Murcia con novillos de José de la Cova con el resultado de aplausos y vuelta para Ángel Rafael, oreja y dos vueltas para Sebastián Cortés y palmas y palmas para gitanillo. (Diario ABC del 2 de Mayo de 1975 pág. 82




En este mismo recorte me he dado cuenta de que aquel mismo día toreó Dámaso González en Tenerife con el resultado de dos orejas y rabo en el primero y una oreja en su segundo, siendo las reses de la ganadería de Miguel Higuero, actuando junto a Palomo y Jorge Herrera. 

Pero vamos a lo que toca hoy, comenzamos

Ángel Rafael García Morcillo, nació en Albacete el día 2 de octubre de 1954. No tiene ningún tipo de antecedentes taurinos en su familia, aunque su padre, Mateo García se trataba de un gran aficionado a la fiesta.
Vistió su primer traje de luces en Villarrobledo, El 31 julio 1971 en parte seria de un espectáculo cómico. En ese año y el siguiente toreó bastantes festejos en toda la zona de la provincia albaceteña y las limítrofes. Su primera actuación en una novillada formal fue en la plaza de Peñas de San Pedro en las fiestas de dicho año de 1972.
En ese primer año (1972) llegó a torear en 28 novilladas, y en 1973 actuó en más de 30, entre ellas la del 28 de mayo en Albacete cuando resultó herido de consideración en lo que supuso su bautismo de sangre en los ruedos.

En esas dos temporadas (1972-1973) fue de los novilleros sin caballos que más actuaron, puesto que andaba muy fácil con los novillos y con muchas ganas, lo que hacía que lograse bastantes triunfos.

Con un bagaje de 67 novilladas sin picadores toreadas y un oficio bien aprendido, el día 1 de abril de 1973 hace su presentación con picadores en la plaza madrileña de Vistalegre, alternando con José Ibáñez y Antonio Chacón en la lidia de utreros de Paco Camino que no dieron ninguna facilidad a sus matadores y estos apenas pudieron lucirse.

Pero la suerte que no tuvo aquella tarde, lo acompañaría prácticamente durante el resto de la temporada, ya que toreó en trece novilladas y casi todas ellas fueron triunfales para el torero, que salió a hombros en la mayoría de estos festejos celebrados en plazas de la región manchega.

El año siguiente, por tener que hacer el servicio militar solamente pudo actuar en nueve novilladas aunque volvieron a proliferar los triunfos, alguno muy sonado como el logrado en Tomelloso el 21 de abril, o la buena tarde que dio a los aficionados en su presentación con caballos en la plaza de Albacete el 12 de mayo con una novillada de “Los Millares” alternando con Jairo Antonio Castro y Agustín Parra “Parrita”.

En 1975 apoderado por Vicente Blanquer “El Gallo” llega a torear en 16 festejos que hubieran sido más de no caer herido de gravedad el 10 de agosto en la plaza manchega de Socuéllamos. Y el 5 de julio de 1976 en la plaza de Albacete, tomó la alternativa en la corrida de Asprona. Los toros fueron de Samuel Flores y sus compañeros de cartel Antonio Rojas y Sebastián Cortés.

La tarde comentada anteriormente fue trágica, puesto que Ángel Rafael fue cogido de gravedad por el primero de la tarde, que era de capa negra y llevaba de nombre “Tejero”, y Sebastián Cortés resultaría gravísimamente herido por el tercero que se lidió en medio de una tormenta dantesca de rayos y truenos, y una lluvia torrencial.

Ángel Rafael reaparecería en la feria de Tomelloso, y aún pudo torear un total de cuatro corridas en su primer año como matador. Porque siempre fue un torero de buenas maneras, y no exento de valor, pero como ocurre en muchas ocasiones y con muchos diestros, no se le hizo la justicia que hubiese merecido.

En la gran mayoría de sus actuaciones le acompañaron los éxitos, pero las empresas como decimos, no lo tuvieron muy en cuenta ni le dieron las oportunidades que sí concedieron a otros diestros con bastantes menos merecimientos.

El año 1977 solamente pudo torear dos festejos, uno de ellos en la feria albaceteña donde cortó una oreja, y en 1978 no se vestiría de luces hasta el 9 de septiembre en Albacete en tarde en la que cortó la oreja a sus dos enemigos saliendo a hombros del coso.

En esta imagen vemos detrás de Ángel Rafael a Mariano de la Viña y a su derecha a Felipe Segura Navarro.

No volvería a torear hasta la feria de 1980 cuando lo hizo para matar los victorinos de nuevo en su feria albaceteña, en tarde en la que estuvo más que digno y solo la espada le privó de cortar trofeos teniendo que dar vueltas al ruedo. Y todo esto le valió para volver al año siguiente con una tremenda corrida de Cuadri. Y como era lógico, el torero se fue desanimando y desilusionando ante esa falta de respuesta por parte de las empresas y no volvería a torear.
En el centro de esta imagen vemos a López Junquera

2 comentarios:

  1. Algo no corresponde respecto a las fotos de esa tarde, paseando una oreja cortada, confrontadas con la reseña del resultado artísco de la misma (aplausos y vuelta).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues llevas toda la razón. Pienso que puede ser un error del diario ABC, pero para no quedar con la duda, le preguntaré al maestro Ángel Rafael, que seguro que él nos la resuelve.
      Saludos.

      Eliminar