EL VIEJO PELMAZO DE LOS GARABATOS Y OTRAS HISTORIAS y II


Tal y como os había prometido, hoy pongo la segunda parte de la entrañable historia contada por Sebastián Moreno, así como unos párrafos en los que os comento quien es, donde ha trabajado y su obra literaria, para que todos lo conozcáis un poquito más. Yo lo único que puedo decir es que conmigo, sin conocerme de nada, se ha portado como lo que es, Un Señor.

SEBASTIAN MORENO – Escritor y periodista

Sebastián Moreno es un reconocido escritor y periodista nacido en Férez (Albacete) en 1945. Comenzó su carrera en la revista Estafeta Literaria, de gran prestigio entre los círculos de autores durante los años sesenta y setenta. Su formación se comienza en varios periódicos como La voz de Albacete y el semanario que dirigió, Albacete 7 Días. Terminando los años 70 y con la Transición de lleno, se incorpora a uno de los semanarios más prestigiosos de la época, Cambio 16, siendo parte del equipo de investigación, llegando a ser redactor jefe de la sección de cultura y sociedad.
Continuando con su carrera, fue el fundador de la publicación semanal Tribuna de Actualidad, así como redactor jefe de las revistas Interviú y Tiempo. Ganador de grandes premios al periodismo y poesía, escribe en la revista Contrapunto, en el año 2002 presenta su libro Jean León. El rey de Beverly Hills, del cual se llegó a rodar una película. Continuando con su obra literaria, continua con los librosCamaleones, desmemoriados y conversos en el año 2010, y el 2011 presenta El clan de la ceja (y de la barba) sobre como los famosos se arriman al poder. Sin dejar de escribir, no tarda en presentar su última obra en el año 2012 La academia se divierte, una obra que trata sobre las anécdotas y otras aventura de la Real Academia Española en sus 300 años de antigüedad, tratadas con un toque de humor.


Y ya que lo conocéis algo más, ahora la segunda parte de esta historia repleta de recuerdos y después una imágenes, ¿Os parece?, Pues ¡vamos allá!


Por Sebastián Moreno
…Continuación

Con algunos taurinos, aparte de Juan Martínez, he mantenido amistad. Por ejemplo, con el ganadero Samuel Flores a cuyas fincas de Sierra Morena y de Peñascosa he acudido varias veces, montando a caballo entre sus toros. Mi amigo Fermín del Prado tiene una foto, en las paredes de su Café de la Villa, en Villarrobledo, que cuando la veo, aún me pone los pelos de punta: Samuel y yo, en su ganadería de Andújar (Jaén) charlando, sentados en el suelo, a un metro de sus toros, sin nada que nos separe. Los toros en el campo son muy pacíficos; quien lo probó, lo sabe.

Fui amigo de El Niño de la Capea, a quien entrevisté, la primera vez, cuando los dos teníamos 18 años. Un día, que me invitó a Salamanca, para celebrar su vuelta a los toros, le mostré la foto de la entrevista a su mujer, y ésta dijo, ante sus narices: “Pues tú te conservas muchísimo mejor que Pedro”. Pobre, tiene cornadas hasta en la cara,

También he mantenido amistad con Manuel Caballero, con el que estuve en su finca extremeña, paseando a caballo. Y, sobre todo, con Pedrés, que gracias a su trato, pude realizar varias exclusivas de política nacional. Ocurrió cuando me presentó al político guineano, líder del MONALIGE, Atanasio Ndongo, y a Tomás King, alcalde de Santa Isabel (Fernando Poo), con los que Pedrés compartía hotel en Madrid. Estos políticos gestionaban en la ONU y en España la independencia de Guinea Ecuatorial, una cuestión delicada, que al final se resolvió, aunque Ndgondo, que llegó a ser vicepresidente con Francisco Macías, fue asesinado por éste, y su mujer, una catalana, arrastrada de los pechos por las calles. Menos mal que no nos fuimos a dirigir un periódico en Guinea, que es lo que nos pidieron.

Gracias a Pedrés, los políticos guineanos sólo hablaron conmigo, con lo que demás medios nacionales tenían que reproducir al día siguiente lo que publicaba “La Voz de Albacete”. La amistad llegó a tal extremo, que, por aquellos días, cuando Pedrés se casó con la cantaora de Villarrobledo, Teresa Jareño, fui a la boda, en Barajas (Madrid) con los políticos guineanos, el editor del periódico, Pedro García Munera, y el fotógrafo Antonio Saiz. En total, los asistentes éramos nueve, así es que también tuvimos que hacer de testigos.

Pepe Belda, Antonio Lajara, 
Luis Parreño y Antonio Mondéjar
Con Saiz, Esparcia, Mondéjar y Moreno, para dar testimonio gráfico, pocos momentos taurinos interesantes, de casa o de paso, se nos han escapado. Aunque sí recuerdo uno en el que no hubo fotógrafo. Una entrevista con Paco camino, de madrugada, en su coche, un Volvo, junto al Gran Hotel, donde antes habíamos estado de copas con su propietario Miguel Sánchez-Flor. Camino tenía mucha querencia a este hotel, incluso cuando iba de paso a otras provincias. Y se explica el porqué: Acabó casándose con Isabelita, la hija de Sánchez-Flor.

Un día, tuve una entrevista con María Ángeles Sanz, ex mujer de Paco Camino, una simpática funcionaria del Ministerio de Agricultura, que me invitó a merendar en el Hotel Wellington, para que comprobara que era más atractiva de lo que yo había insinuado en la revista Tiempo. Poco después, me llamó Paco Camino a la redacción, enfadado porque había dicho que a Isabelita le llamaban la Ornella Mutti española. “Oiga – me decía amenazante el patético Camino—que aquí hay un hombre, muy hombre”. Le contesté: Y aquí no hay un travesti, precisamente. Y le colgué por no mandarlo a la mierda.

En una ocasión, me llevé a una corrida, en plena feria—esa noche actuaban en la Caseta de los Jardinillos--, nada menos que al conjunto musical de rock Los Bravos, en pleno éxito internacional de su “ Black is black”. La foto se publicó en La Voz de Albacete y es ya histórica para la plaza de Albacete. Sentí que esa tarde les quitaran protagonismo a los toreros .La gente no hacía más que volver la cabeza hacia nuestra contrabarrera, especialmente las mujeres. Presenté a una chica albacetense—no diré el nombre porque luego fue muy conocida-- a Tony, el guitarrista, que era amigo mío, y de madrugada, me los encontré, abrazados, camino del parque. Rápidas iban las cosas.
http://servicios.diariosur.es

De todas las anécdotas taurinas albacetenses que recuerdo, la más graciosa es la de un subalterno—no recuerdo con qué torero—que me contaba que , en una ocasión, toreando en Francia, tenían detrás en la barrera un viejo dándoles la tabarra, sobre todo, a él, que era banderillero, con unos dibujos que iba haciendo de sus actuaciones. “Qué pesado- me decía el banderillero—y, encima, quería que al acabar la corrida nos pasáramos a su casa, a tomar algo, que nos daría los garrapatos que hacía”. El viejo pesado resultó ser el pintor Picasso. El banderillero, que no era calvo, debe estar tirándose del pelo todavía. En fin, el toro da para mucho.

AHORA, LAS FOTOGRAFÍAS DE HOY
CORRESPONDEN A LA PLAZA DE TOROS DE ALBACETE
CON LOS MATADORES ENRIQUE GARCÍA Y MONTERO II
















PINCHA AQUÍ PARA COMENTAR

No hay comentarios:

Publicar un comentario