AÑO 1975 EN HELLÍN, DÁMASO, CAPEA Y CORTÉS


Para comenzar de forma distinta, ¿Qué os parece si nos tomamos unos michirones?...

No, no es broma, este es uno de los platos típicos de la localidad a la que vamos a ir hoy, y ya os digo que están buenísimos, sus habas, su salsita buena… vamos, que están riquísimos, los preparas rápido, y para el invierno vienen de perlas. No me voy a poner ahora a decir como se hacen, pero si los quieres probar, con la receta del blog EL PLATO TÍPICO te saldrán para chuparte los dedos, entra aquí y disfrútalos: http://elplatotipico.blogspot.com.es/2013/07/el-plato-tipico-de-hellin-michirones.html

En esta localidad, también podremos encontrar los caramelos cilíndricos, uno de los más conocidos y admirados por sus deliciosos sabores tradicionales. Quien pasa por aquí, siempre compra una bolsa para endulzar sus recuerdos.

Muchos ya sabréis a qué localidad me estoy refiriendo, mas que nada por el título de la entrada, pero para quien todavía no lo sepa, es el momento de bajarnos del vehículo, y contemplar este bonito pueblo del sureste albaceteño que se llama Hellín. 

Situados ya en el municipio hellinero, ahora nos vamos con el recuerdo al 5 de octubre de 1975, a la plaza de toros que estaba hecha una ruina, y ya llevaban varios años en los que las autoridades amenazaban con prohibir la celebración de festejos. Aunque siempre a última hora se arreglaba el tema con promesas de reformas, dejando sin utilizar los palcos, etc. 

Todo esto ocurría porque la plaza era propiedad de mucha gente (una familia enorme y muy dispersa) que no estaban dispuestos a gastar dinero en el mantenimiento, para la poca o nula rentabilidad que le sacaban. Por eso siempre se ha dicho, que los cosos taurinos tienen que ser municipales, de propiedad institucional. 

Volviendo al año 1975, la expectación era mayor aún. A la marcha imparable de un Dámaso González como figura máxima del toreo, se había unido aquél año Sebastián Cortés que había tomado la alternativa y estaba actuando en todas las ferias. De tercero el Niño de la Capea, máximo triunfador en esta plaza en varias ocasiones, y toros de Ana Romero (Buendías de los que gustan a los aficionados). La plaza se llenó a reventar y la gente acudió en masa a ver a los dos albaceteños.

Y ahora, entramos en materia, empezando a ver las fotografías de la tarde.

La primera foto nos trae a los picadores de Sebastián Cortés. Pepe Montero "Minuto" de negro y Salvador Herrero al que llamábamos "El Flaco" porque era un lápiz de delgado. Pero no veas como les daba a los toros a pesar de su "flacura". Al año siguiente se fue con su paisano salmantino Niño de la Capea y ya estuvo con él hasta su retirada. Era un tipo encantador y dejó buen recuerdo en Albacete entre los que lo conocimos.


La Peña Dámaso, siempre al lado de su ídolo.

En esta foto vemos de pié, segundo por la izquierda, a Antonio Molina "Don Tono", crítico taurino de La Voz de Albacete. Y a la derecha, también de pié, al representante de la empresa Camará.


En el centro de la foto, Podio, "El Trompeta", persona conocidísima en el mundo taurino, gran aficionado y gran persona. El sobrenombre es evidente, era trompetista de la Banda Municipal de Albacete, y en el coso albaceteño.

Antonio Lopez Bleda y familia.

Muchos gitanos se reúnen para ver a su "primo", Sebastián Cortés.


Las autoridades provinciales (Gómez-Picazo presidente de la diputación, con el alcalde de Hellín y el secretario del gobernador.

Según creo, Sebastián Cortés no lleva puesta la montera, por ser la primera vez que actúa en la plaza hellinera.



El tremendo lleno de la plaza hellinera se puede apreciar en las imágenes superior e inferior.

Quizás fuera el éxito de asistencia a esta corrida, lo que tenia tan contentos a Vicente Blanquer "El Gallo" y a al secretario del Gobierno, Arturo Rodriguez Marcos.

En cuanto al resultado artístico, Dámaso en su línea cortó 4 orejas y un rabo, El Niño de la Capea dos orejas, y Sebastián Cortés no olvidará nunca este festejo, puesto que en el mismo sufrió su "bautismo de sangre". Por primera vez en su vida pasó a la enfermería con una cornada, según los medios en la región escrotal. Como vemos en el recorte de prensa del semanario El Ruedo, debido al percance de Sebastián, esta quedo convertida en un mano a mano. Según informó posteriormente el Doctor Serrano, padecía tres heridas, con necesidad de seis puntos de sutura y ligera conmoción cerebral. Pronostico reservado.

Y hasta aquí llega este corto, pero creo que intenso carrete. Como os he comentado en multitud de ocasiones, el resto aparecerá en otro momento, o al menos eso espero, y con ello podremos disfrutar de lo que falta de la tarde que ofrecieron lo maestros en la feria de Hellín.
Colaboración: Jose Vicente Temes.
¿Te ha gustado?
¿No te quieres perder ningún carrete?

No hay comentarios:

Publicar un comentario