LAS BODAS DE ORO DE LA PLAZA DE TOROS DE ALBACETE 1917-1967


Estamos de celebración, -en las fotos que veremos, se entiende-. Se cumplen 50 años de la inauguración de la Plaza de Toros de Albacete, popularmente conocida como “La Chata”. Por cierto, ¿Sabes de donde viene el apodo? 

www.feriadealbacetecentenario.es
Este año es muy importante en Albacete, debido a la cantidad de acontecimientos, todos ellos importantes para una ciudad en continuo crecimiento. Cabe destacar, como a finales de año (el 26 de noviembre) es inaugurada en la ciudad la nueva estación de ferrocarril, gran avance en la ciudad y que abriría nuevas puertas en multitud de facetas especialmente en comunicaciones con Levante, Murcia y el centro de España. A ella se dedicaron unos 300 millones de pesetas y se cambió su localización con respecto a la primera, la cual databa del siglo XIX. Por otro lado, en diciembre de este año, a nuestra feria le fue otorgado el título de Interés Turístico Nacional. Gracias a ello, 41 años después, concretamente en 2008, conseguiría pasar a ser Internacional.

Seguimos con los toros. Según reza en el semanario El Ruedo, publicado el 19 de septiembre de 1967, la Plaza se vistió sus mejores galas. El escudo de la ciudad realizado con serrín de colores, indicaba la importancia de las bodas de oro. Invitados de Honor en el palco del Ayuntamiento y homenaje a Don Julio Carrilero Prat, arquitecto de la misma. Banderas en el festón y el cartel de hace medio siglo, reproducido y contrastando con el actual.
Carteles obtenidos gracias a la web http://www.feriadealbacetecentenario.es/

SEMANARIO EL RUEDO, ALBACETE 10 DE SEPTIEMBRE DE 1967
1ª 50 ANIVERSARIO DE LA PLAZA Y HOMENAJE A SU ARQUITECTO
DOS OREJAS PARA PUERTA Y UNA PARA TININ

Corrida de tronío del Conde de la Corte, para Diego Puerta, Mondeño y Tinín —«Toros de Villalón, para Gaona, Joselito y Saleri II », en el recuerdo—; buen ambiente, expectación y lleno. Las reses llegan a la media tonelada, y alguna, la lidiada en cuarto lugar, la rebasa. Preciosa de estampa, hecha, con mucha cabeza. Lástima que no tuviera fuerza, aunque, su trapío hizo posible la emoción.
Diego Puerta, con un toro desfondado y blando, muy castigado, con sangre hasta la pezuña, no encuentra enemigo. Buena voluntad, para pinchazo y una entera. Se le ovaciona. Y en el cuarto, el toro grande, con una estremecedora encornadura, el sevillano pone rango y categoría en el redondel. Cruzándose al pitón contrario, provocándole valentísimo, fue engarzando los pases bajo la tónica del aguanté. El toro le quería coger, quedándose a mitad de la suerte para lanzar el derrote; pero el torero mandó siempre y le pudo en todos los embroques, con redondos templados, con inteligencia y mucho valor Un pinchazo hondo, de gran efecto, y descabello al primer golpe. Y las dos orejas para Diego Puerta, en un triunfo serio y sin trampa, que se prolongaría en la despedida final, ovacionada.







El segundo de la tarde, resentido de los cuartos traseros, irritó los ánimos de la concurrencia. Fue devuelto, aun cuando ya había recibido una vara. El que iba a ser el quinto le sustituyó; un castaño albardao, que después de una brava pelea con los jinetes se vino abajo, defendiéndose. Mondeño abrevió, con precauciones, echándose fuera al matar. Pinchazo y media. Pitos. Al quinto, de Villamarta, el más chico, pero muy majo, le hizo una faena medida, ajustada, compuesta. Naturales, de pecho y manoletinas. Tampoco con los aceros se comporta ortodoxamente Juan García. Dos pinchazos y una atravesada. Fue aplaudido. (¿Recordáis a Juan García Mondeño? Aquí -TORERO ANTES QUE FRAILE-)








José Manuel «Tinín» logró que sonara la música durante su faena al tercero, porque se acercó mucho y dibujó casi con frialdad geométrica excelentes naturales y redondos; mató bien, de una estocada, y cortó oreja. Al sexto quiso hacerle mucho más y empezó brindándolo al público, para doblarse eficazmente. Los primeros pases en redondo anunciaron una buena faena; pero el toro, escasamente castigado, se fue arriba y arrinconó materialmente al muchacho, que ya no pudo con él. Pinchazo sin soltar, bajonazo y descabello. Pitos para Tinín.





Terminamos la entrada de hoy con una imagen del público asistente a la corrida.
     

No hay comentarios:

Publicar un comentario