UN FESTIVAL DE PEDRO FORNÉS PARA ARREGLAR LA IGLESIA DEL PUEBLO


Imagen del blog Fotografías de Albacete
Durante la guerra civil, en la Iglesia de San Sebastián, en Munera (Albacete), había sido destruido casi por completo el retablo del altar mayor. Se decidió colocar en su lugar, unos enormes lienzos que representaban escenas de Jesucristo y que fueron plasmadas por Miguel Lozano, basándose en unas obras de Rubens. Hace ya algún tiempo que estas obras fueron sustituidas por un retablo de nueva construcción. 

Para ayudar a la terminación de estas obras de reforma, el propietario y empresario de la Plaza de Toros de Munera, Pedro Fornés, decide organizar un festival para recaudar fondos, el cual se celebraría el 5 de noviembre de 1967. En principio, el cartel se formó con seis novillos de la ganadería de los señores Ruiz Fuentes Hermanos, de Navas de San Juan, en Jaén, para los espadas Juan Posada, Juan García “Mondeño”, Pepe Osuna, Carlos Jiménez de la Viña, Eusebio de la Cruz y Manuel Morales. Pero según informó la prensa el día anterior, Carlos Jiménez de la Viña se encontraba indispuesto, por lo que fue sustituido por Manuel Amador.

Antonio Molina, Don Tono.
Para el festival hizo un tiempo desapacible y un frío tremendo, llegando a granizar en varios momentos del festejo. El periodista de la Voz de Albacete, Antonio Molina “Don Tono”, comentó lo siguiente en el diario:

«También tiene la fiesta torera sus encantos, aunque se celebre en los linderos del invierno. Ventarrón desapacible, cierzo frío, y, casi durante seis novillos congelados, ramalazos de granizo que rebotaba en los sombreros, abrigos y gabardinas. Muchos espectadores acudieron al coso casticísimo de Munera, pensando lógicamente que no podían ni debían faltar a la benéfica corrida, se llevaron enormes mantas y se enfundaron en ellas.»

«Entre el cierzo y el granizo rebotando en las losetas de los tendidos, se lidiaron ante unas mil personas y unos veinte mil duros de taquilla, seis ejemplares de Ruiz Fuentes Hermanos. Ni tuvieron peligro, ni fueron bravos. Alguno embistió con buen son, otros saltaron la barrera. Pero en general no se portaron mal y dieron lustre a la fiesta y a las ganas de los toreros.»

Después de leer, el mal tiempo reinante este día, pasamos a las fotos, ¡si no se nos congela la cámara…!

MANUEL AMADOR



«Le puso salero al toreo de capa en lances magistrales y ajustadas chicuelinas ovacionadísimas. Muy buenos pases de muleta, aunque el novillo no ayudaba. Cortó las dos orejas que paseó en triunfo»

EUSEBIO DE LA CRUZ



«Muy valiente y artista. El primero de los novilleros, que hizo una labor variada con la capa y la muleta entre grandes ovaciones y que fue obsequiado con dos orejas»


MANOLO MORALES



«Bordó el toreo a capa, con un empaque y señorío que nos lleva a confiar de pleno en este torero. Clase en las series de derechazos y naturales, aunque ayudaba poco su enemigo. Orejas y rabo para el prometedor chaval»

Del resto de actuaciones, no hay fotos en este carrete, pero por no dejar a medio la gran crónica de "Don Tono", transcribo lo que escribió de ellos:

«Juan Posada, ex-matador afincado en Villarrobledo, se acordó de sus buenos tiempos sacando arte y casta. Nos quitó el tiritar para ponernos a aplaudir. Muy bien con la muleta, clase y corte de aquellos tiempo no muy lejanos. Cuando le dieron las orejas, no las quiso exhibir ni dar la vuelta, Comodidad se llama esa figura.»

«Juan García "Mondeño", estivo sonriente toda la tarde. Un espectador acompañó su faena con el acordeón. Magistral, torerísimo, y en su estilo, fue premiado con muchos aplausos, pese a tener el novillo más áspero y difícil de matar.»

«Pepe Osuna fue el gran triunfador. Su torito tenía más fuerza y embestía con brío. Toreó de maravilla con la capa y el faenón tuvo valentía, clase y el sabor que este pequeño gigante le da. Lo mató de forma fulminante y cortó orejas, rabo y pata. Hasta el granizo se fundía con los aplausos.»

AL TÉRMINO

«Muy alegre don Pedro Fornés Solana, empresario dinámico, amante como nadie de su pueblo y promotor del festival. Fornés saludaba con tanta ceremonia como la más acrisolada figura del toreo. Y así salió, por la puesta grande.»

«Ovaciones grandes a los espadas que dieron juntos la vuelta al ruedo. La parroquia resolverá sus problemas.»

OTRAS IMÁGENES DE LA TARDE
El abogado y Procurador Trinidad Cantos, un joven Mariano Gallardo,
Manuel Amador, y el popular Juan "Uvas".

Pepe Osuna en el callejón. En barrera con sombrero se ve al gran aficionado
Don Tomás "el del Gran Hotel" le llamaban así porque era el dueño del Gran Hotel de toda la vida.

Para la realización de la publicación de hoy, me he servido del libro HISTORIA TAURINA DE MUNERA, escrito por Graciano Jiménez Moreno, donde también viene reflejada la crónica del festejo y de la que he tomado partes para comentar las fotos.
        

1 comentario:

  1. Genial entrada, y una forma agradable de tratar el toreo, vista desde hace muchos años.
    Felicidades, y quedo a la espera de más fotos.

    ResponderEliminar