RODALITO EN ROMA Y FOTOS DE CURRO ALARCONES EN LA RODA


RAFAEL RUBIO, “RODALITO”
De matador de toros a funcionario en la Embajada española en Roma.

Areva, en un artículo publicado en El Ruedo el 26 de octubre de 1950, cuenta su sorpresa al recibir una carta de la Embajada española en Italia, y cuyo remitente no era otro que Rafael Rubio. Remitente en el que además estaba escrito su apodo, “Rodalito”, según indica para que el periodista recordase su antigua amistad.

¿Cómo olvidarme de “Rodalito”, al que en mis andanzas de empresario –nada buenas, por cierto- hube de dar diferentes corridas, entre ellas la última que toreó en España –el año 1929, en la plaza de Abarán- con toros de seis años, grandes y poderosos, de cuya corrida puede dar fe el conocido gestor taurino, y por aquel entonces valiente diestro, “Finito de Valladolid”?, comenta el reportero.

Recuerdo a “Rodalito” en su áspera y penosa lucha por abrirse paso como torero durante aquellos heroicos tiempos en que el camino a seguir no era, como el de hoy, suave y fácil, y no he olvidado los fugaces resplandores del espada de La Roda, sus largos años de continuo batallar en España y fuera de ella, ni el triste ocaso de su arte cuando, vencido, desilusionado, plateándole ya los cabellos y amargado por la inutilidad de sus esfuerzos t fatigas, comprendió el hombre sensatamente que nada más podía hacer, y acordó su retirada, llevándose como único capital, dieciséis grandes cicatrices en el cuerpo.

Si la suerte no favoreció a “Rodalito” con la gloria y la fortuna, no por eso careció de méritos y de personalidad. Tuvo momentos en que se cotizó muy bien su artístico y elegante toreo, pero era harto difícil destacar, y más aún sostenerse, al lado de las figuras de aquella época. Por otro lado, los toros pegaban fuerte, y después de sucesivas cornadas se volvía, generalmente, al ruedo con más precauciones, aunque en corridas de responsabilidad se jugase el torero nuevamente la piel, sin acordarse para nada del quirófano y de los sufrimientos anteriores.
[…]
Y como anécdota curiosa refirióme el siguiente y verídico sucedido: En la primera corrida resultó aparatosamente volteado por uno de los toros al intentar el quiebro con las banderillas. La cogida debió ser emocionante y espectacular, puesto que el público, en pie, no cesó de gritar; “bis”, “bis”, “bis”, creyendo ingenuamente que aquello era truco y se podía repetir cual si se tratase de una suerte ensayada como en los circos ecuestres.
[…]
Al terminar la guerra civil marchó “Rodalito” a Roma con su mujer –italiana de nacimiento- y sus hijos, consiguiendo al poco tiempo modesto empleo en la Embajada. Y en la ciudad Eterna, al lado de su suegra, la condesa de Vulpiani, Rafael Rubio Oltra, el ex torero de La Roda, hombre correcto, fino y simpático, deja pasar en la actualidad tranquila su existencia, añorando los azares de una juventud inmolada –sin gloria ni provecho- en aras de la Fiesta Taurina, Fiesta de la que “Rodalito” continúa enamorado, […].

Aquí os dejo la hoja del semanario El Ruedo donde fue publicado este artículo por si apetece leerlo completo. Fuente BIBLIOTECA DIGITAL DE CASTILLA LEÓN 
Pincha aquí para acceder a esta página de El Ruedo.
También puedes leer más sobre "Rodalito" en el blog De Hombres, Toros y Caballos.

LAS FOTOS
Las que vamos a disfrutar a continuación, corresponden a Paco Navarro, natural de Barrax y conocido en el mundo taurino como "Curro Alarcones", en la novillada celebrada en La Roda el 17 de mayo de 1959 con novillos de la ganadería de Pedro Valverde.
EN EL PATIO DE CABALLOS



EL PASEILLO

LA FAENA DE CURRO ALARCONES




Si quieres ver más imágenes de este torero en el blog, las tienes en:

No hay comentarios:

Publicar un comentario