LA TEMPORADA DE "LOS GUERRILLEROS" 1, EL CORDOBÉS



Así rezaba el titular de El Ruedo de los primeros días de septiembre de 1969, temporada histórica esta, bautizada como la de los "GUERRILLEROS", en la que tanto Palomo Linares como El Cordobés tuvieron una disputa con las empresas y se dedicaron a torear por su cuenta en plazas que no tenían empresa fija y en corridas que ellos mismo montaban. Precisamente, de uno de estos festejos de "GUERRILLAS" son las fotos que vimos en la anterior publicación del blog, y con las que continuaremos esta semana y la que viene.

Remontándonos hacia esta época, Jesús Sotos, en su crónica para el semanario El Ruedo, escribió que no le gustaría entrar en este tema. Sobre todo después de tanto «dime y direte» levantado por ahí a la sombra y cobijo, unas veces de los empresario «grandes», y otras, de los torero «rebeldes». Tanto los calificativos de aquellos y de estos encajan, también si invertimos los términos la cosa no queda mal.

Aparentemente, igual. Miren: empresarios «rebeldes» contra unos cuantos toreros «grandes». Tanto monta. Quedan las cosas igual, en cuanto a neutralidad nuestra se refiere. Eso es importante para comenzar, ahora que vuelven unos y otros a las primeras páginas de los periódicos nacionales, franceses del Sur e hispanoamericanos todos, y enjuiciar las cosas tal como son, tal y como nosotros, en un futuro próximo, queremos ver, para paz y después glorias de nuestra incomparable Fiesta Nacional.

Continúa el reportero de la siguiente manera:

UN PASO ATRÁS Y OTRO ADELANTE, AHÍ COMENZÓ LA COSA…
Empresarios enemigos «a rabiar», antaño se juramentaron que «ficharían» a los toreros en conjunto la base de su temporada y, lógicamente, económica. Aceptaron casi todas las figuras. Una, en principio, también: Palomo "Linares", pero de distinta forma: Su apoderado Don Eduardo Lozano, contrataría con todos…, pero se entendería uno a uno. Se salió del fuego y triunfó inicialmente, cuando la temporada estaba en su alborada, porque solo se habían celebrado dos ferias importantes. La contratación de San Isidro, vísperas de la Feria de Abril sevillana, armó la tremolina padre y muy señor mío por toda la afición sabida, y que trajo como consecuencia la no venida a Madrid de Palomo. Luego fue «lo de Sevilla», también archisabido, y las rescisión de todos los contratos a posteriori con Canorea. Todo esto, en cuanto al torero de Linares se refiere, dado que hasta entonces nada había de unión entre el «grupo rebeldes»…


…Y con Manuel Benítez «Cordobés». La verdad es que con él, ausente en América en los primeros momentos del «fichaje» en bloque, nadie había contado. Cordobés era una «cosa» aparte para los empresarios. Cordobés era obligado en los carteles… Y ya se hablaría con él. (Empresarios y toreros, respaldados por la afición, están de parte del de Palma del Río, porque, ¡no nos engañemos!, todos ganan «a su lado».)

Continúa la próxima semana…



EL CARRETE DE HOY
Y con esto nos quedamos por hoy, la semana que viene continuamos con la "batalla" entre Empresarios y Toreros, ahora, continuamos donde nos quedamos la semana pasada. En esta ocasión, las imágenes corresponden al segundo en cartel, Manuel Benítez "El Cordobés", quien estuvo muy bien en su papel este 28 de agosto de 1969 en Casas Ibáñez. Hizo una labor espectacular, prodigando los saltos de rodillas y metiéndose al público en el bolsillo; faena sobre la derecha, para una estocada superior. Las dos orejas y el rabo, vuelta y saludos, fueron los premios obtenidos en su primero de la tarde. Al quinto en orden, de mínima presencia, faena por la diestra y de rodillas, para estocada, dos descabello, otra estocada y dos golpes más con el verduguillo. Una oreja, con protestas, y vuelta parcial al ruedo. Esto último de "vuelta parcial" no acabo de entenderlo, pero…

LAS FOTOS

Fue en el año 69 cuando Palomo y Manuel Benítez se echan la plaza al hombro y se fueron pueblo por pueblo, en respuesta a las condiciones que planteaban los grandes empresarios. Un año duró aquella guerra de guerrillas. Si hacemos caso del balance que al acabar hizo Palomo, dinero no vieron mucho --no lo podían ver--, pero ganaron en dignidad y en respeto. (Fuente: http://www.taurologia.com)

El Cordobés: "Fue una lucha con un fundamento y con un objetivo --comentaba--. Los empresarios nos querían poner a todos los toreros en fila con un número en la espalda y a hacer lo que ellos quisieran. Hombre yo creo que a un torero hay que respetarlo un poquito más. Personalmente estoy contento de aquella experiencia. Creo que hemos colaborado a dignificar la profesión de torero y defender la independencia de los que nos ponemos delante del toro". (Fuente: http://www.taurologia.com)
La Semana que viene la última parte de la historia de los "GUERRILLEROS" y las fotos de Sebastián Palomo Linares de esta misma corrida de Casas Ibañez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario