MARI TRINI, JULIO IGLESIAS Y CARMINA USEROS


Como ya te habrás dado cuenta, a tenor del titular de la publicación, Hoy no vamos de toros, hoy vamos de arte, tanto en los fogones como encima de un escenario. Y es que en esta ocasión el carrete nos sorprende con unas instantáneas, en las que Sebastián Moreno tiene mucho que ver, ya que es amigo de los protagonistas, amén de aparecer en algunas de las fotos que vamos a ver.

Como no podía ser de otra manera, cuando conocí el contenido del carrete de hoy, lo primero que hice fue informar a Sebastián, puesto que él mejor que nadie nos podría desvelar lo que las fotos nos muestran. Y no tardó mucho en contestar (como es habitual) y lo que cuenta viene a continuación.

El favor que me pidió mi amiga
MI ENCUENTRO CON MARI TRINI (Por Sebastián Moreno)

La cantante quería que ayudara a promocionarse a un amigo, desconocido del público, porque estaba convencida de que era buen cantante. Me lo presentó: se trataba de Julio Iglesias. 

Yo era amigo de la cantante y compositora Mari Trini, la número uno indiscutible en los años sesenta. Los dos éramos de pueblos cercanos: ella de Caravaca y yo de Férez. Cada vez que pasaba por Albacete, camino de Levante, o me llamaba ella para tomar algo o venía, directamente, al periódico, ante el asombro de los clientes del bar de enfrente -La Confitería- y de mis propios compañeros. Un día, recuerdo que era domingo por la tarde, me dice que está en la cafetería del Hotel Los Llanos, camino de Murcia, y quiere que nos veamos para pedirme un favor. Era el año 1968, que ya ha llovido un poco.
Sebastián Moreno entrevista a Mari Trini, una de las grandes voces de España.

Me llevé a dos reporteros gráficos amigos, que en ese momento estaban tomando una copa conmigo: Antonio Mondéjar y Gabriel Esparcia. La cafetería del hotel –la de la calle- estaba a rebosar. Mari Trini, grande y generosa, me presentó a un joven que, según ella, había que ayudarle porque quería ser cantante y ella estaba convencida de que valía mucho. El joven recomendado era Julio Iglesias. Desconocido total. Le entrevisté, lo mismo que a Mari Trini. Muchas mamás, con sus niños, se hicieron muchas fotos con ellos, especialmente por la fama de ella y por la simpatía de él, como constatan las fotos de Mondéjar, que hasta se hizo una foto, como Esparcia, con Julio.

Estas joyitas de la memoria han sido posibles gracias a José María, el hijo de Mondéjar que está rescatando -con el lenguaje técnico actual- el alto nivel de calidad que tiene la obra de su padre, del que doy fe que no tenía rival como reportero taurino. Trozos de nuestra historia, reunidos en su blog.
Los inicios de Julio Iglesias también fueron recogidos por la pluma de Sebastián Moreno.

El prometedor Julio con mi padre (izq) y Esparcia (drch) también conocido como El Gari.

Esperando hacerse una foto con el cantante.

Como comentaba Sabastián en lineas anteriores, era el año 1968. Mari Trini visita Albacete para la Feria de este año, en la que actuaria junto a Alberto Cortez los días 16 y 17 de septiembre en la Caseta de los Jardinillos haciendo dos sesiones por día.
Es turno ahora de  Carmina Useros, albaceteña, nacida en 1928, escritora y experta en gastronomía. Es autora entre otros de los libros Cocina de Albacete y Fiestas Populares de Albacete y su Provincia y una apasionada defensora de su tierra y costumbres.
Dos momentos de la presentación del libro COCINA DE ALBACETE, MIL RECETAS en el Ayuntamiento de Albacete.

Carmina Useros Cortés es una de nuestras más excelentes embajadoras. Esta albaceteña ha trabajado en la investigación y divulgación, no sólo de la gastronomía de la provincia, sino de muchos otros aspectos de la historia y las tradiciones albacetenses, fundando en Chinchilla el Museo de la Cerámica. La experta en gastronomía. (Fuente: La Verdad)
Carmina habla con los asistentes a la presentación.

En una entrevista de María José Quintanilla para La Verdad de Albacete, comenta que la Feria de Albacete cuenta con una gastronomía propia, en la que destacan los guisos de toro. «Antiguamente era una carne muy importante puesto que en la provincia había muy poca ternera. Se esperaba a que llegara esta época para comer el estofado de toro. Recuerdo de cuando era pequeña la gente hacía cola desde las seis de la mañana para conseguir la carne de toro, de la que sólo se les daba dos kilos por persona.»




Ya termino, pero antes te quiero preparar para el próximo viernes, donde sigo con toros y, en esta ocasión, con una torera albaceteña con mucho arte. ¿Ya te imaginas? No te lo pierdas, y para que eso no pase, lo mejor es suscribirse. Saludos y buen fin de semana para todos. Nos vemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario