FLAMENCO A NUESTRO AIRE


Quien lo iba a decir, sin comerlo ni beberlo, en un local de ambiente flamenco-taurino, junto a cuadros, capotes, guitarras y copas… comienza a sonar una humilde guitarra impulsada por un sentimiento flamenco, al que sin esperar se arranca una voz bronca, llamando la atención de todos los asistentes. Instantes después, se acopla un cajón que marca los pasos de un grupo de amigos.

Después de mucho tiempo tocando en multitud de locales, seguimos la senda del éxito, pero no un éxito económico, no un éxito de afamados, sino un éxito de alegrías, felicidad y pasión. Esto es...

El origen del flamenco arranca en el pueblo humilde, que pasaba muchas necesidades. Sus raíces, andaluzas, ahora son universales, y ligado, de un modo un tanto especial a lo taurino, que juntos han servido para pasear el nombre de España por el mundo.
Tanto el flamenco -por sus orígenes-, como lo taurino, han sido en multitud de ocasiones referentes en el momento de actuar en beneficio de los más necesitados. Ejemplo de ello ha sido El Cante de las Minas, fundiendo flamenco y toros en un espectáculo solidario llamado “Tauromaquia Flamenca” en el actuaron Estrella Morente y Arcángel, junto con al diestro Javier Conde, lidiando tres Toros de Murube.
El flamenco encierra en sus letras todo lo humano, siendo un sentimiento de las gentes que lo cantan y lo bailan, decía Camarón, que más que alma, era duende.
Y todo esto es lo que A NUESTRO AIRE transmite, entusiasmo, satisfacción, oficio,… Si alguna vez tienes la ocasión de oírlos, a buen seguro que llegará un momento en que tus palmas saldrán solas, y como el duende que comentaba Camarón, el flamenco te llegará a lo más hondo, adentrándote en un mundo que, quizás, jamás hubieses pensado que te llegase a conquistar. Que como lo sé, sencillo, ¡a mí me sucedió!

No hay comentarios:

Publicar un comentario