FÚTBOL Y TOROS CON DI STÉFANO Y FOTOS EN LA DE HELLÍN


Hete aquí la que será la última publicación del blog antes de la Feria septembrina de Albacete. Pero no significa que me vaya a estar de manos cruzadas, no. A partir de ahora, y hasta que acaben las fiestas, intentaré cada día mostrar las fotos de la jornada anterior, en lo referente a lo ocurrido en la Plaza de Toros albaceteña, junto con algún dato y enlaces a los principales medios para que aparte de ver mis fotos, podáis leer las mejores crónicas taurinas. 

Ahora me voy, que tengo prisa. Es lo que tienen los días previos a la Feria, muchas prestezas para tenerlo todo a punto. Así pues, os dejo con una entrevista a un magnánimo del Fútbol y gran aficionado a los Toros, como lo fue Alfredo Di Stéfano, para después mostrar unas fotos en la Plaza de Toros de Hellín (Albacete).

Espero que os guste y… ¡NOS VEMOS POR LA FERIA!

DI STÉFANO, “los toros y el fútbol son perfectamente compatibles.”
“Me divierte muchísimo ver una corrida.”
“He toreado vaquillas infinidad de veces y no se me daba nada mal.”
Fuente de texto y fotos: El Ruedo, octubre 1975

El deporte no es en absoluto incompatible con la Fiesta Nacional. Lo estamos viendo semana tras semana en nuestras entrevistas con hombres del deporte. En esta ocasión le toca el turno al que ha sido el futbolista más completo que haya dado la historia del balón: Alfredo di Stéfano, "La Saeta Rubia", que en la actualidad lleva con mano firme la nave del Rayo Vallecano. Alfredo lo ha confesado en innumerables ocasiones: es un auténtico aficionado a los toros. 



- En 1948, en Colombia, cuando yo estaba en Millonarios, me aficioné de forma definitiva. Allí en la Plaza de Bogotá, vi de novilleros a Litri y a Julio Aparicio. Los sacaron en hombros, por la puerta grande, por la faena que hicieron. Y vi también a Arruza, a Dominguín... ¡"Ché", a todos los que iban allá! 



- ¿Qué le gusta más de la Fiesta? 
- No puedo escoger. Absolutamente todo. El ambiente, la impresionante muestra de color reinante, el tentadero de vaquillas, y el rejoneo, que me encanta, me entusiasma. 

- ¿Y qué faena le llena más? 
- No es en sí una parte, sino la faena entera. Para algunos, el toreo de capote representa más arte; para otros, la muleta manda y hay quien sabe apreciar la suerte de banderillas... El cénit de la faena dicen que es la suerte de matar. Y ocurre que hay alguno que se hincha de toro, se busca complicaciones y falla al final con la espada. Es la suerte suprema, y a ella hay que llegar con el toro bien llevado.

- ¿Le quitaría algo a la fiesta? 
- La suerte de varas. Mire, antiguamente, el toro entraba al caballo y lo derribaba. Mientras levantaban al noble bruto, el toro tenía un momento de respiro, de descanso en su acoso. Ahora, se estampan contra el peto una y otra vez, le hacen daño y no tienen tiempo posible de recuperación. 

- ¿Eran más bravas las reses tiempos atrás? 
- Yo no puedo remontarme mucho, porque no soy tan viejo, oiga. A lo mejor es que antes comían más, o lo piensos que les dan ahora no tienen tanto poder de alimentación... Hay una cosa y está clara: los toros no tienen resuello. Los que dicen esto son gente conocedora y tendrán sus razones. En la vida se dice que tiempos pasados fueron mejores. Ahora, como siempre, se vive del recuerdo. Unos más y otros menos. Y hay gente a la que se le ha parado el reloj. 

- ¿Se divierte, pues en los toros? 
- Muchísimo. Y me llena de gozo ver cortar una oreja. Me ocurre como en el fútbol. A mí no me aburre un partido de fútbol. Pero, insisto, pienso que le sobran puyazos, porque al recibir los que recibe el toro se cae y el público protesta. 

Hace poco que ha terminado el entrenamiento y está sudoroso. Se pasa la mano por la cara y dice: 
- ¿Sabe una cosa? Antonio Ordóñez me brindó un toro en una ocasión. Pero, no logro acordarme ahora dónde fue. Me emocionó mucho. 

- ¿Qué profesión es más sacrificada, la del torero o la del futbolista? 
—La del futbolista, desde luego. El torero necesita más arte" que físico, en tanto que el futbolista es al revés: más preparación física, que es donde basa su fuerza, su poder y, desde luego, su arte también. Pero cada uno, a su manera, tiene su arte. 

- ¿Cree en el enorme riesgo de los toreros? 
- Riesgo tienen que tener, porque no en vano pueden resultar cogidos de gravedad, y hasta morir, los toreros. Pero siempre está la picardía, la habilidad y el arte del torero para que el toro no le coja. 

- ¿Llegó a torear alguna vez? ¿Podría haber sido torero? 
- Sí, toreé en muchas ocasiones vaquillas. Y se me daba bastante bien. ¿Ser torero yo? No lo sé. No voy a volver a nacer de nuevo. 

- Y chillará usted y todo cuando va a la plaza... 
- No, no. Hay gente que a veces ni siquiera te deja ver la corrida, pero yo no chillo ni digo nada. Es la pasión, como en el fútbol y en demás facetas de la vida misma. 

- ¿Qué es más espectacular? 
- Ambas cosas. En una hay grandes faenas, y en otras patadas, buenos remates y goles. 
- Por último, Alfredo, ¿son compatibles toros y fútbol? 
- Totalmente. Cada espectáculo tiene su grandeza, su arte. En este caso ambas son espectaculares al cien por cien pero son distintas, por lo que no tienen que tener celos o envidias la una de la otra. Los aficionados son los mismos, son compatibles. Y tienen el privilegio de que pueden elegir. Hoy no van a los toros porque hay un buen partido; pero ayer si fueron porque el cartel taurino era superior al partido. Sí pueden elegir y eso es un privilegio. 


Y Alfredo, mientras imparte sus colosales enseñanzas futbolísticas, sigue yendo a los toros. Cuando puede, cuando una terna espectacular le atrae, allá va él con su mujer a la plaza. Es todo un aficionado.
Juan DE LA CALVA
Fotos: Trullo
El Ruedo, octubre 1975
Las fotos que hoy ves, corresponden a la Plaza de Toros de Hellín y según la información obtenida, pueden corresponder a una novillada celebrada en el año 1958, de la que por desgracia no he conseguido obtener más información.
 En la foto superior vemos a varios conocidos del toreo albaceteño, entre otros, El Barberillo (izq) y Junquera (drch).



Antonio González Berruga, más conocido como "Antoñés"




En esta imagen vemos a Antonio Andujar junto a los entonces dueños de la Plaza de Toros de Hellín.

Y con esto hemos llegado al final, pero solo por hoy. Yo voy a preparar mi traje de Manchego y me voy a la cabalgata y a la Feria, para mí, la mejor del Mundo. ¡Ah! y a los Toros, para poner aquí todos los días mis fotos de la jornada anterior y las mejores crónicas de la web. Nos vemos el día 9, hasta entonces...

No hay comentarios:

Publicar un comentario