EL ENTRAÑABLE BARBERILLO


De vez en cuando, mientras hago tareas de información para publicar junto a las fotos, descubro algunas cosas que me traen a la memoria pequeños recuerdos de mi niñez, como es el caso de la publicación de hoy, que por cierto no era la prevista, pero que tampoco he querido guardarla para más tarde.

De cuando “crío” tengo vagos recuerdos, lo reconozco, la memoria no es mi fuerte. Sin embargo hoy ojeando el semanario El Ruedo, me he topado con un artículo que trata sobre Festival celebrado en la Plaza de toros de Albacete a beneficio del ex banderillero “El Barberillo”, y no he podido menos que hacer mi particular homenaje a una persona entrañable de mi niñez.


Quiero creer que el apodo le viene por lo del oficio de barbero o peluquero, faceta esta en la que yo lo conocí, cuando mi padre me llevaba a la peluquería que tenía en la calle de la Feria, muy cerca del bar Las Vegas, otro lugar con recuerdos que ya trató Jose Luis Parreño en este mismo blog. Cierro los ojos y reconozco el perfume que por entonces se percibía en muchas peluquerías de caballeros, “Varón Dandy, el perfume del hombre”.                                                                                                        
Imagen: http://www.todocoleccion.net/
Al entrar justo enfrente se situaba un gran espejo, con aquellos sillones de hierro, asiento de cuero y respaldo de rejilla, donde Juan Antonio, que así se llamaba, me ofrecía un caramelo. Pienso que aquello era una especie de soborno para que estuviera quieto, pero ese gesto formaba parte de su personalidad. Era amable, gentil y cariñoso. De todo aquel ritual, recuerdo que lo que más me agradaba era el final, cuando pasaba aquel cortapelo manual y las cosquillas que me hacía, aunque de vez en cuando también me llevase algún pellizco.
Detrás, el Barberillo, junto a Flores Blazquez, Pepe Osuna, "El Mere" y Pedrés.
Juan Antonio García Valcárcel, “El Barberillo”, perteneció a las cuadrillas de Pedrés, Mancheguito, Pepe Osuna o Dámaso González entre otros. Pero también ayudó a otros tantos en su sueño de ser toreros, como Dámaso, o toreras, como Maribel Atiénzar. El toreo era su vida y su pasión, lo que le hizo ser reconocido como unos de los más destacados en el año 1958, cuando estaba en la cuadrilla de Mancheguito, pero también ello le provocó serios percances en el ruedo, uno de los más serios sería el ocurrido el 28 de agosto de 1959 en la Plaza de Toros de Casas Ibáñez (Albacete), tras recibir un revolcón y un varetazo, lo que le provocó una conmoción cerebral de pronóstico reservado, pero como todo torero, estaba hecho de una pasta especial, lo que le hizo recuperarse totalmente para volver de nuevo a los ruedos. Una vez retirado, y dedicado de lleno a la peluquería, en este mismo local alquilaba trajes de luces para novilleros que todavía no habían ganado lo suficiente como para comprárselo, era su forma de seguir apoyando la tauromaquia, desde los orígenes.
El Barberillo, El Niño de Belén al que le sigue Ricardo Izquierdo "Richard" con solo 12 años. Detrás en el centro está Joaquín, primo del Niño de Belén y a la derecha Pepe, también conocido por 'El Escayolista' habitual en estos festejos.
Fallece en 1998, cuanto contaba con 85 años, momento en el que Albacete se vistió de luto para despedir a un gran torero de plata, apoderado, amigo y sobre todo, gran persona, ENTRAÑABLE...
En San Clemente, el 15 de septiembre de 1964, junto a Pepe Osuna.

Plaza de Toros de Albacete, junto a Pablo Lozano. Fecha sin determinar.

Plaza de Toros de La Roda a finales de los años 50 con el rejoneador Antonio Cazaña.

Plaza de Toros de Albacete, año desconocido. Junto a Felipe Segura, Juan Jimenez, Josete y Fernando Franco.

Plaza de Toros de Hellín, año 1958.

Con Dámaso González el primer día que se vestía de luces en la Plaza de Toros de Albacete, era el 6 de septiembre de 1964.

El también peluquero "Reli", con "El Barberillo" y mi padre, echando unos "chatos". Este bar bien podría ser El Ruedo, que estaba situado frente a la puerta grande de la Plaza de Toros de Albacete.

En esta podemos ver, de izquierda a derecha y sentados en barrera a conocidos aficionados como Ortega (taxista y mozo de espadas). Mi gran ayuda en el blog, José Vicente Temes (Josico). "El Barberillo" padre, con su sombrerito. Carlos de La Viña, y el 6º de la derecha "El Barberillo" hijo, con gafas de sol. Julio de 1968 en la Plaza de Toros de Villarrobledo.
▼ MÁS ABAJO TIENES ESPACIO PARA PODER COMENTAR. ▼
FELIZ SEMANA.

2 comentarios:

  1. Buenas noches maestro,que nostalgia con esas fotos ,es un verdadero tesoro que usted tiene ,esas fotos en blanco y negro tiene un color especial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. Siempre es un placer que reconozcan el trabajo que lleva mantener este blog.
      Saludos.

      Eliminar