EL GRAN CAFÉ "BUENOS AIRES"


Los inicios del Gran Café Buenos Aires.
Foto del primer banquete celebrado.
Fue una comunión. 

Corría el año de 1923 y era en un mes y día memorable para el recuerdo de la independencia Española: el 2 de Mayo; cuando en esa fecha fue hecha la concesión; -ahora, en Mayo, 88 años- de unos terrenos dentro del parque de Abelardo Sánchez (cuyo centenario recientemente se ha celebrado), a Don José Herreros Navarro, con la intención de realización y de ubicar en tal sitio un hermoso chalet- para crear el Gran Café. Que lo bautizó con el nombre de “Buenos Aires”.

Escrito por Antonio Herreros.
Los motivos de ponerle ese nombre fue en recuerdo de su estancia en la Argentina.- Ya que los tres hermanos Herreros: Juan; Bienvenido y José con ese espíritu aventurero que predominaba  por aquellos años, muchos jóvenes (o recién casados) partían emigrantes para “hacer las Américas” (como entonces se decía).- 

Así pues, de tal modo; Bienvenido anduvo por Puebla (México); Juan -mi padre-, estuvo por la península del Yucatán (donde nació mi hermana la mayor, Úrsula), luego se fue para El Perú, y en Lima, nació en segundo hijo, Vicente. Posteriormente se trasladó a Chile, y en Valparaíso nacieron tres hijos más, Juan; Luzmila y Paquita (que falleció a los pocos meses). Y por último, (ya habían regresado a España), y retornando a su tierra de origen, Albacete, nacimos los cuatro últimos, José; Luis (fallecido de niño) Paco Y Antonio, -De todos los hermanos ya solo quedamos: Pepe; (que vive con su hijo en Motril; el día de su santo cumplió 90 años); y Antonio, (el autor de este artículo). José Herreros Navarro, que partió como ya indico, para la Argentina--, de ahí su devoción a Perón,-- bautizó el Chalet Café, con el nombre mencionado en la cabecera de este artículo. 

Regresaron a España sobre los años veinte (con “plata”, como decían por allá). Bienvenido; se hizo empresario teatral y se quedó con el Teatro Circo -hasta su cierre-. Juan; por su condición más mercantil aprendida como sobrecargo en un gran transatlántico americano, se quedó con la tienda de la calle Mayor (de comestibles), de los Sres. Giménez y Dalmau; éste al quedarse con ella, le puso el nombre de Casa Herreros, antigua tienda “La Pajarita”- Siguiendo con la narrativa, volvemos al motivo de este artículo, y así seguimos, recordando, cuando chiquillos, todos sentados al alrededor de ellos;(los tres hermanos), cómo escuchábamos “embobados” las charlas coloquio, contando, no sin ciertas discusiones, como entre ellos narraban a su modo las vivencias de cada cual, sus pasos por el Canal de Panamá; sus arribos en el puerto de New York; sus bajadas...  rebasado el canal, hacia Lima, Valparaíso y Argentina.- Pero... volvamos al:
El Gran Café Buenos Aires. El encanto de antaño en nada
se parece al actual, donde se encuentra el colegio público
de San Fernando, en el interior del Parque.
Gran café                        
Fue su idea muy bien acogida por el todo Albacete, pues era un  hermoso lugar donde estaba, rodeado de una frondosa vegetación de arbustos y gran arbolado -entonces el parque se asemejaba a una especie de bosque dada la cantidad de ellos, con elevados alibustres, y macizos de flores bien cuidados y vigilados por jardineros que diariamente regaban las zonas aparceladas, con el agua que a través de  regueras, la distribuían según necesidades, y que ésta era extraída de un pozo que estaba de la hermosa caseta de los motores, ubicada al lado del no menos hermoso y romántico lago de los cisnes; y que era de una belleza tal; todo el conjunto, que todavía sigo diciendo el disparate, que en mala hora se les ocurrió desecarlo, y eliminarlo para ubicar en ese mismo lugar  el edificio del museo....¡¡dejo al gusto de los lectores sus comentarios!!--.

Pero sigo diciendo que al  -entonces- hermoso, frondoso y bello parque de nuestra ciudad, le quitaron uno de los rincones más bellos y románticos que jamás podrá tener ya.

Volviendo al Gran Café “Buenos Aires”, les diré que todavía pueden contemplar parte de lo que de él queda, y que es ahora un colegio, a poco que contemplen la foto de aquella época verán y podrán comparar las diferencias arquitectónicas, (creo asegurar, que a peor). ¡Otra mala recuperación de aquél bello edificio!- Que con ciertas reminiscencias del estilo que nos hace recordar alguna casa campestre centro europea.
      
Según datos sacados de prensa de la  época,......”este fue construido en terrenos arrendados por el Ayuntamiento frente al kiosco de música que estaba en la explanada, frente al chalet  -y que un mal día de viento le arrancó toda la cubierta- teniendo que derribarlo y construir otro en el sitio que ahora se encuentra, al final del paseo central”

“La concesión del terreno donde se instaló el Chalet se hizo a petición del Sr. Herreros por acuerdo con el Ayuntamiento, en la fecha arriba indicada, estableciéndose que aquél lo construiría por su cuenta, y lo explotaría por espacio de 25 años, fijándose como precio de arrendamiento del terreno, hasta la terminación del contrato y llegado éste, se compensará el importe del arrendamiento, o sea, las 50.000 pesetas, por el coste de la construcción del edificio, pasando  este con todas sus dependencias a propiedad del Ayuntamiento, sin que el Sr. Herreros tenga derecho a indemnización alguna aun cuando con posterioridad haga ampliaciones o mejoras”.
      
Así de esta forma, bajo estas condiciones, en el mes de Junio de 1924 fue inaugurado el bellísimo Chalet, Café “Buenos Aires”, ya que la intención del Sr. Herreros era explotarlo como cafetería aprovechando  la hermosa terraza acotada por una vistosa valla a media altura y que dicha terraza tenía el acceso principal por el mismo centro frente al parque, con una bonita escalinata, y otros dos accesos de servicio por los laterales, donde la valla se unía al Chalet, y toda la terraza estaba llena de los clásicos “veladores”, o mesas de cafetería, tan en uso en la época, que invitaba a su disfrute, por lo fresco del ambiente entre los frondosos árboles que la rodeaban en las calurosas tardes y noches del estío.

Aquel año de 1924, se puede decir que fue para Albacete como una explosión cultural, con reminiscencias de Belle Ëpoque”, pues en el mes de Enero se fundó el “Círculo de Bellas Artes”, en Junio el mencionado café “Buenos Aires”, y en Septiembre el “Gran Café Concierto”, y como un contrapunto a esta expansión cultural, el 15 de Marzo del mencionado año 1924 “se suspendían totalmente las obras de la Torre Campanario de la Iglesia de San Juan...por falta de fondos”.
Retrato de grupo en el café Buenos Aires.
Fondo Fotográfico de Julián Collado.
Recuerdos 
Ahora, en el declive de mi vida, al contemplar  el edificio, convertido en escuela;  es entonces cuando viene a mi memoria de cuando yo chiquillo, un tanto inapetente, y por consejo del médico de la familia, éste decía que me era muy conveniente el “cambio de aires”, de tal manera que mi madre le pedía al tío Pepe que me tuviese una quincena en el chalet, pues ¿qué mejor que los aires del parque, y del café “Buenos Aires”?, pues tal parecía estar en un lugar de la sierra. ¡Qué bonito estaba el parque en aquellos años de mi infancia!... en mis correrías, visitando el lago de los cisnes o el estanque de los patos que había al lado del refrescante; o yendo a la bonita caseta d la biblioteca que estaba cerca del chalet; y si en mis correrías, me alejaba, por allí estaba el guarda que por encargo de mi tío, no me perdía de vista, y me mandaba para la casa.... Sirva este artículo como un homenaje a todos los que de jóvenes se fueron a “hacer las Américas”.
J. Mondéjar

NOTA: Este artículo ha sido elaborado en base a unos apuntes que tenía archivados en el ordenador, procedentes de http://eldiadigital.es. Algunas imágenes no he logrado encontrar el origen. En caso de que algún visitante tenga datos sobre ellas, o sea el propietario, por favor póngase en contacto con la web en mondejarfoto@mondejarfoto.es para rectificar el pie de página o eliminarlas si llegase el caso.


2 comentarios:

  1. ADELANTE MAQUINA POCO A POCO DANDO A CONOCER LA HISTORIA DE ALBACETE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Arturo. Se me había pasado el comentario, pero más vale tarde que nunca.
      Y como dices, una de las cosas que quiero hacer es promocionar Albacete en todos los aspectos posibles, por ello, si en algún momento te apetece participar, no lo dudes, será bienvenido.
      Saludos.

      Eliminar