FUGA DE CARACOLES DEL ZOO DE ALBACETE


Foto de archivo de "El Babas". 

Durante la noche del pasado fin de semana, un grupo de caracoles, cercano al centenar de miembros y miembras según nos informan las fuentes investigadoras del hecho, logró esquivar la vigilancia del zoo albaceteño.


Sorpresa y grande la que se llevó el cuidador de la zona de los caracoles salvajes, quien cuando se estaba preparando para darles el desayuno, se percató de que había menos bullicio del habitual, y que normalmente era protagonizado por el caracol conocido como “el Babas”. Intrigado por el hecho, comenzó a buscar el motivo de tanta calma inusual, percatándose casi de inmediato que faltaban alrededor de 93, entre los que se incluía el mencionado anteriormente.

“El Babas” ya había intentado en otras ocasiones escurrir la vigilancia junto con el clan que lidera, para cuyo propósito contaba con ayuda del exterior y que la fuga fuera lo más rápida posible, aunque siempre sin éxito, a excepción de la ocasión que nos ocupa.

Según podría saberse por medios confidenciales que prefieren mantenerse en el anonimato, “El babas” junto con “El Cuernos” y “El Arrastrao”, que al parecer son los cabecillas del citado clan, sentían unas ganas enormes de darse una fiesta en el paseo de la feria, lugar del que habían oído hablar en numerosas ocasiones, y del que otros no habían regresado. Esto significaba, a su entender, que allí se debería estar en su salsa, de lo contrario se hubieran vuelto a casa.

"El Cuernos" y "El Arrastrao" en el
momento de una discusión en el recinto
El caso es que después de haber pasado más de 24 horas desde la fuga, no se tiene constancia de su paradero, y teniendo en cuenta que no es época de tascas, no tiene lógica buscar en la zona. Por ello, la brigada anti-fugas del zoo, ha dispuesto un control en todas las salidas de la ciudad. A sabiendas de que son muy escurridizos, no pierden la esperanza de lograr atraparlos; “conseguiremos dar con el rastro y ponerlos de nuevo a disposición del zoo, el cual ya ha empezado las obras de reforma del recinto de los caracoles para evitar que se vuelvan a repetir estos hechos” ha comentado a este medio el capitán de la brigada anti-fugas Nome Siescapa Naide.

Posiblemente las obras para evitar que se vuelvan a repetir actos de este estilo, sea la de electrificar la valla que rodea el recinto. Al tiempo que se colocarían cada cierto espacio unos saleros y unos grifos de cerveza, para que todo aquel que descubra un caracol frito lo pueda degustar y opinar sobra la calidad de la raza autóctona del caracol manchego.


No hay comentarios:

Publicar un comentario