LUIS CÉSAR ES DESTITUIDO Y CÉSAR FERRANDO SE HACE CARGO


Ya se habían oído campanazos de que el partido contra el Zaragoza era el decisivo para Sampedro. El míster que ha estado al frente del equipo durante tres temporadas decía no estar preocupado. 



Llegó a Albacete en Marzo del 2013 comprometiéndose con el equipo hasta final de temporada y con el fin de poder subir al equipo a la categoría de plata, cosa que no pasaría ese año, pero sería renovado por el club manchego.

La temporada 2013/2014 se olía que algo bueno podría ocurrir, el equipo era sin duda el mejor de la categoría y tras cosechar 82 puntos y superar al Sestao River, que no lo puso nada fácil, el fútbol era justo por fin y el Albacete de Sampedro conseguía el ansiado ascenso. 

Momentos inolvidables para la familia albaceteña que se tiraba al terreno de juego cuando el árbitro pitaba el final de partido y se echaba encima de sus jugadores y del técnico gallego. 

Con él volvió la ilusión y las ganas de ver proyecto crecer, Albacete estaba volcado con su equipo, con sus jugadores y su cuerpo técnico. Imposible olvidar esos días de fiesta y esa sensación de júbilo para los que vivimos el ansiado ascenso. 

La temporada 2014/2015 empezaba con alegría y respeto a la nueva categoría, muchos de los jugadores de la plantilla de estrenaban con la camiseta blanca en segunda división, en el fútbol profesional. Eso se notó en los resultados, la primera vuelta a pesar de las ganas y el ímpetu de todo el equipo no se sacaba el rendimiento necesario para sobrevivir en la categoría. 

Fueron siete jornada seguidas las que los pupilos de Luis César estuvieron sin ganar y las que hicieron que se cuestionara sus planteamientos y si estaba capacitado para dirigir a un equipo en segunda. Pero la directiva posó su confianza en él y siguió trabajando con el equipo. 

En la segunda vuelta todo cambio y el equipo parecía entender como era el fútbol en esta categoría y llegaron a cosechar números de play off, si no hubiera sido por la primera mala vuelta, el equipo hubiera podido luchar por los puestos de ascenso. Finalmente consiguió la permanencia en la categoría.

Esta temporada empezaba más irregular, las salidas y llegadas de jugadores nuevos no terminaban de cuajar y las tácticas del míster no daban sus frutos. Pese a no empezar muy bien, el presidente le renovó durante dos temporadas en noviembre, cosa que la afición blanca no entendió muy bien. 
Hasta hace un par de semanas, todo el mundo en el club creía que era Luis César el que salvaría esto y nos haría mantenernos en la categoría, pese a que la afición cada día lo veía más improbable y así lo hacía saber en el campo partido tras partido. 

Esta semana se filtró que se le había dado un ultimátum al míster y que contra el Zaragoza sería el partido decisivo para su salida o continuidad.
Al finalizar el partido, Garrido, presidente del Albacete Balompié lo cesaba como entrenador y era él mismo el encargado de dar la noticia al equipo mientras que el míster se resguardaba en el autobús que los traería para casa y sería el último viaje que realizaría con el que había sido su equipo hasta ese momento.

Ya había declarado Luis César que el fútbol es así, que los ciclos igual que empiezan se acaban y que esto solo tenía dos salidas finales, o te marchas tú o te echan, y con él no habría problema porque llevaba muchos años viviendo del fútbol y sabía que esto funcionaba así. 
Con su destitución se cierra un ciclo que ha tenido de todo, bueno como malo. No hay que olvidar el puesto en el que estamos y quizás el cambio debería haber llegado antes, pero lo que Albacete no olvidará nunca de Sampedro será la temporada del ascenso. Y siempre se le agradecerá lo que aquí hizo. 

Esperamos que este equipo no se haya hundido hasta el fondo y que él encuentre éxitos en su carrera. 
Y como muchos ya imaginaban, el nuevo míster elegido para el Alba es César Ferrando, viejo conocido ya en el club manchego. 
Llegaría a Albacete en la temporada 2002/2003, que se encontraba en la categoría de plata, haciendo una buenísima campaña y logrando el ascenso a primera división. Se quedaría otra temporada más logrando la salvación para el Alba. 

Se marcharía para dirigir al Atlético de Madrid, pero volvería al Alba para la temporada 2005/06 y 2006/07 pero en esta segunda, sería relevado al final de temporada. 
Siguió con el Nastic con quien consiguió la permanencia en segunda en 08/09 y fue destituido en 2010. El Elche lo ficho para las diez últimas jornadas buscando el ascenso, que no se consigue y no renovó a finales de la temporada 2011/2012.

En 2013 probaría suerte en el extranjero, firmando por el Johor Fc de Malasia, pero dejaría el club en abril del año siguiente. 

Desde entonces se encontraba sin equipo y el Albacete no ha dudado en ficharlo de nuevo para dirigir el equipo e intentar salvar la categoría. 

El lunes a las 11 de la mañana será su primera cita con el equipo para el entrenamiento y después será presentado por el club blanco. 

Esperamos que el cambio no llegue tarde y podamos seguir viendo el fútbol de segunda en el Belmonte.
Tamara C.

No hay comentarios:

Publicar un comentario