EL TREN DE LA PERMANENCIA PIERDE VELOCIDAD TRAS UN PARTIDO SIN ALMA DEL ALBA.


El partido en principio se iba a jugar a las 18.00 horas pero finalmente con la finalidad de no coincidir con los partidos de Barcelona y Madrid, la liga decidió modificar la hora del choque y atrasar una hora el encuentro entre el Albacete y el Valladolid. A las 19.00 en Zorrilla daba comienzo el encuentro.


El conjunto Albaceteño ponía rumbo hacia Valladolid con la necesidad de conseguir 3 puntos y encadenar una victoria consecutiva que harían que sumara el equipo 7 puntos en los últimos tres partidos. Quedando 15 puntos en juego, los pupilos de César Ferrando necesitaban sumar dichos puntos para quedarse a un punto del descenso, lo que haría más fácil que algún equipo rival se metiera abajo y pudiera lograr la ansiada salvación.

Como 11 inicial los locales salían con; Kepa, Moyano, Juanpe, Hermoso, Nikos, Borja, Álvaro Rubio, Juan Villar, Óscar, Mojica y Roger.

Ferrando repetía 11 con; Juan Carlos, Fran García, Paredes, Adri, Córcoles, Portu, Jason, Mario Ortiz, Fede Vico, Benito y Rubén Cruz.

El Valladolid salía muy enchufado al terreno de juego, con su afición apoyando desde el minuto uno, se sentía cómodo sobre el verde del estadio. En el minuto dos ya tuvo que intervenir el guardameta del Alba, quien evito dos goles, primero a remate de Roger y luego un cabezazo de Óscar. Avisaban los blanquivioletas que iban a poner las cosas difíciles a los manchegos. Sólo habían pasado 7 minutos desde el comienzo cuando el Valladolid tuviera su más clara ocasión  y no perdonara. Juan Villar ponía  un pase que había robado a Mario Ortíz a Roger y Paredes resbalaba sobre el césped y caía dejando a Roger todo el espacio necesario para que éste pusiera un pase perfecto para Óscar, quien solo tuvo que empujarla y colarla al fondo de la red de Juan Carlos.

Portu tuvo la oportunidad de igualar el marcador a los pocos minutos del gol, rematando de chilena a Kepa tras un centro de Fede, pero éste se hacía con la pelota sin apenas problemas. Jason tendría también en sus botas el poder hacer el gol de empate tras un tiro libre directo que lanzaba demasiado alto y se perdía por encima del travesaño. El Valladolid que después del gol había tomado el rol de defender el resultado intentó meter el gol de la tranquilidad. Sería Roger el que en un mano a mano obligaba a Juan Carlos a intervenir y evitar el remate del los vallisoletanos.

El balón lo tenía el Alba pero como viene siendo habitual no creaba peligro y los locales eran los que provocaban el peligro cuando robaban el esférico. Mario Ortíz se animó a disparar a puerta pero su remate se iba arriba. Se paraba el encuentro a los 30 minutos de juego, Nikos quedaba tendido en el terreno de juego pero finalmente se recuperaba y podía continuar. Paredes veía la cartulina amarilla un minuto antes del descanso. Sacaba la falta lateral para los vallisoletanos Mojica que remataba Juanpe de volea pero se le iba por encima del larguero.

Se marchaban los equipos al descanso y los sobre 10.000 aficionados habían visto poco fútbol en el terreno de juego. Los manchegos podían escuchar como los arropaban sus aficionados que habían viajado hasta Pucela para dar ánimo a su equipo.

Comenzaba la segunda parte y se movían los banquillos de ambos equipos. Alberto López retiraba a Álvaro Rubio y entraba en su lugar André Leao. Y del banquillo manchego salía al verde Adrià Carmona y se retiraba Fede Vico.

El Alba se hacía con la posesión del balón pero no llegaba a finalizar las jugadas. La defensa pucelana le impedía al equipo terminar. Adrià Carmona a los pocos minutos de ingresar en el verde lo intentaba centrando un balón al área pero la defensa lo despejaba sin problemas. En el 57 Nikos veía la amarilla.  Y César Ferrando aprovechaba un minuto después para hacer otro cambio en el banquillo. En esta ocasión entraba Víctor Curto y salía del terreno de juego Diego Benito. Jason lo intentaría tímidamente una vez más a los 64 minutos de juego pero el cuero no encontraba la portería de Kepa. El local André Leao también vería la cartulina amarilla. Se movían los banquillos, esta vez el de los locales, entraba Tiba por Juan Villar pero en el campo no se veían efectivos los cambios. Los del Valladolid seguían replegados atrás defendiendo las pocas sacudidas que conseguía hacer llegar el Alba.

En el minuto 70 Curto quien llevaba 10 minutos en el terreno de juego veía la tarjeta amarilla también. El último cambio del míster del Alba se realizaba en el 72 y quien se retiraba era Jason y dejaba su puesto para César Díaz. A los 10 minutos también de salir, Tiba se retiraba lesionado del terreno de juego tras un choque con Adrià Carmona y entraba en su lugar Manu del Moral. El Alba apretó en los últimos minutos de juego, pero de nada sirvió. Despejaba la defensa del Valladolid un saque de esquina que botaba el conjunto manchego. Rubén tuvo la última de la tarde, finalizando ya los 4 minutos de añadido tras un centro perfecto de Carmona que remataba demasiado forzado y quedaba en nada. Perdía el Alba su última oportunidad de conseguir un punto.

Ferrando en rueda de prensa declaraba;

“Cuando juegas con la necesidad de ir a ganar pasan estas cosas. Enfrente teníamos un buen rival, era un partido complicado. Cuando tienes que jugar con su ansiedad, hemos jugado con la nuestra, con tener que ir a ganar... Ha sido un quiero y no puedo. El gol nos ha condenado. El fallo del gol no se puede cometer, esos errores pesan y por eso estamos donde estamos… Me molesta perder de esta forma. Hemos sufrido mucho la primera parte. Había que hacer un partido largo e intenso que nos podría beneficiar y resulta que los metes tu en el partido a ellos”.

Alberto López decía sobre el encuentro;

“Estaba claro que era un partido importante para ambos. Es complicado jugar estos partidos cuando es o todo o nada para cualquiera de los dos. El primero que marcase iba a marcar como se diese el partido. Hemos tenido 15 minutos muy buenos. Ellos iban a ir con todo para arriba, van a meter todo lo que tienen y si tú no aprovechas una contra y no marcas para cerrar el partido sufres. Hoy cuenta el marcador, hay mucho por hacer pero el equipo ha tenido un momento de mucho vértigo y con eso es difícil jugar. Todo ha sido bueno pero hemos tenido nervios”.

Como bien decía Ferrando, los primeros minutos iban a ser claves y así ha sido. Regalo del gol para el Valladolid y se acabó eso de luchar por los 3 puntos. Una pena pero el equipo ha firmado en el José Zorrilla su testamento para segunda división. Quedan 4 partidos, 4 finales, 12 puntos. Habría que ganar los 4 partidos y que los rivales fallaran para que el equipo consiguiera la salvación. Dicen que mientras hay vida hay esperanza, pero por aq.uí, esperanza ya queda la justa…

Nos vemos en el Belmonte.
Tamara C.

No hay comentarios:

Publicar un comentario