LOS LEONES DE LA FÁBRICA DE HARINAS


Josefa González, a la que sigo habitualmente en el Facebook, durante el trabajo de documentación para su novela “La guerra de las putas” encontró cosas realmente curiosas de Albacete, cosas que le hicieron enamorarse todavía más de la historia de nuestra ciudad. Entre otras, encontró una leyenda que existe en torno a la antigua Fábrica de Harinas del Paseo de la Cuba, y dice así...


"Cuenta la leyenda, que en una fría noche de invierno, dos ladrones entraron en la fábrica a robar cereal. Una vez acarrearon los sacos, salieron ocultos al amparo de las sombras.
Sucedió entonces que cuando se disponían a cargar la mula, fueron sorprendidos por un ángel blanco. Aquella figura de rasgos femeninos, cuyos pies descalzos no llegaban a tocar el suelo, desprendía una extraña belleza que iluminaba la noche. El ángel les señaló con el dedo y enfureció su rostro. Los ladrones, rendidos a tal presencia, confesaron su crimen, justificando sus hechos en la necesidad por la que sus familias estaban pasando. 
El ángel blanco se apiadó de ellos y les dejó marchar con un solo saco para cada uno. Sin embargo, su actitud posterior fue bien diferente. Uno de ellos, de mejor corazón, guardó y administró el cereal para alimentar a su familia. El otro, más perverso, especuló y comercializó con el trigo, gastando la ganancia en su egoísmo. 

Al cabo de un tiempo, se terminó el cereal. Ninguno de los dos guardó grano para sembrar, y decidieron de nuevo volver a la fábrica para robar. Entraron de nuevo con sigilo, y a la salida se dispusieron a cargar los sacos, momento en que el ángel blanco volvió a sorprenderles. Pero esta vez el ángel no fue compasivo, pues ninguno tuvo afán por trabajar la tierra con el grano. Así, enfureció su rostro, extendió el brazo y les señaló con el dedo diciéndoles: 

Seréis desde hoy leones que guarden eternamente este edificio. Guardaréis el cereal y la harina que de él se desprenda, pero seréis también guardianes fieles del amor de cuantas parejas vengan aquí para sellar su destino. 

Seguidamente, el ángel convirtió a los dos hombres en leones, y los petrificó con la mirada conservando algunos de sus rasgos. De esta forma todos reconocerían sus rostros y el coste de sus actos. Al ladrón de buen corazón, que alimentó a su familia, lo ubicó hacia el este, para que pudiera contemplar la salida del sol y mantuviera templada su figura. Al ladrón de falso corazón, lo ubicó al pie de la escalinata, orientado al norte, para que nunca viera el sol y los líquenes cubrieran su rostro. 

Y así permanecen hoy, testigos y guardianes del tiempo y de las parejas de novios de Albacete que acuden a este bello escenario palaciego para inmortalizar su alianza el día de su boda."

Josefa González en la actualidad está trabajando en la segunda parte de "La guerra de las putas", después de que haya visto la luz recientemente su libro "Entre navajos y sabinas, Retazos de El Bonillo", Una novela que cuenta la historia de El Bonillo, sus gentes, sus lugares, sus recuerdos... Llegaras a sentirte en el pasado de este hermoso pueblo.

 Leyendas Con Sabor a Albacete 

2 comentarios: