RUBEN PINAR A HOMBROS EN MANZANARES


Claridad de ideas y mentes despejadas. Y no era una tarea fácil. Inevitablemente, el festejo de Manzanares estuvo marcado por el sentido recuerdo a Víctor Barrio y por todo lo trágico que hace justo una semana pasó en la plaza de toros de Teruel. Los aficionados y el mundo del toro en general no lo olvidaremos jamás. Sus compañeros David Mora, Rubén Pinar y Fortes le brindaron una tarde de toros notable en este municipio manchego, sobre todo, por sobreponerse a duras las circunstancias y demostrar que están hechos de otra materia, pues se les vio mentalmente más fuertes que cualquier de los que presenciamos el triste suceso de hace siete días. Por eso ellos son toreros.

Foto www.porelpitonderecho.com
David Mora pechó con el lote de peor condición del encierro. Con el descastado y deslucido que abrió festejo poco o nada pudo apuntar. Sin oponente delante, el de Borox dejó detalles de su torero concepto, pero sin demasiado eco arriba. Tres cuartos de lo mismo ocurrió con el cuarto de la tarde, otro toro con la casta bajo mínimos que no transmitió nada al tendido. El toledano dispuso y anduvo sobrado, pero sin dejar constancia nada más que de sus ganas por agradar.

El temple fue la principal cualidad de la faena de Rubén Pinar a su primero, un noblón y suavón animal, que fue todo un regalo para el último tercio. El torero de Albacete ligó tandas cadenciosas por ambos pitones con gusto, aunque al conjunto de la obra le pudo faltar algo de rotundidad. En las antípodas del segundo anduvo el manso a la defensiva quinto, un toro que tomó el engaño a regañadientes, con la cara a media altura y con un calamocheo casi constante. Ante tal enemigo, el coleta intentó sacar muletazos reseñables con sacacorchos sin obtener demasiado rédito Firmeza y disposición sin mayor premio.

El que ofreció la mejor versión de la tarde fue Fortes, al que se le vio mucho más entonado que en sus últimos compromisos. Al valor seco que acostumbra, añadió una dosis de toreo templado y encajado al natural con su primero. Notable dimensión del malagueño que no dudó en exponer con un oponente bueno en la muleta. El mal uso de los aceros le privó de tocar pelo por partida doble. Con el que cerró festejo fue como estrellarse contra un muro. Sin ninguna entrega, el de Torrehandilla rehuyó la pelea y solo se defendió en la franela de Fortes, que muleteó a izquierdas y derechas sin demasiado brillo ni pulcritud. No faltó, eso sí, disposición total por parte del torero, aunque con la espada anduvo todavía peor, ya que mató rematadamente mal.


Ficha del Festejo

Manzanares (Ciudad Real ),dos toros de Torreherberos (2º y 3º) y cuatro de Torrehandilla (1º, 4º, 5º y 6º).

David Mora (verde manzana y oro): oreja y oreja.

Rubén Pinar (grana y oro): dos orejas y palmas.

Fortes (verde hoja y oro): oreja y silencio tras aviso.

Entrada, Un tercio de aforo,

Ángel Otero saludó una ovación tras banderillear de forma notable al cuarto de la tarde

Fuente www.porelpitonderecho.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario