ANTONIO PALACIOS A HOMBROS JUNTO FORTES Y DANIEL LUQUE


Antonio Palacios abandono el coso rodense a hombros junto a los matadores de toros Saúl Jiménez Fortes y Daniel Luque por la puerta grande tras una tarde triunfalista en la que se lidió un encierro El Ventorrillo. El festejo, protagonizado por los matadores Daniel Luque y Jiménez Fortes, y el novillero local Antonio Palacios, tuvo momentos de interés, pero el balance numérico resultó de lo más exagerado. Con un público muy generoso que llenó la mitad del aforo del coso manchego, al final Luque se llevó dos orejas (una en cada uno de sus turnos), tres Fortes, y cuatro el más joven de la terna.


Foto www.porelpitonderecho.com

Daniel Luque firmó momentos estimables al recibir con el capote a su primero, un cinqueño con el hierro de El Ventorrillo, que tuvo nobleza, pero escaso recorrido y que salía con la cara alta al final de los muletazos. En el trasteo, más técnico que lucido, el sevillano solventó la papeleta con oficio y, tras un pinchazo, dejó un espadazo. El cuarto, otro toro serio, tuvo poco fondo, se paró pronto, y resultó deslucido. Luque se esforzó en un trasteo largo y voluntarioso, dejó detalles, y lo rubricó todo con una estocada baja y atravesada.

Jiménez Fortes anduvo sereno y templado toda la tarde. Su primero, de menor trapío, manseó desde el principio y el torero puso todo de su parte en una labor que intercaló muletazos templados y ceñidos, con otros de menor entidad. Tras pinchar en una ocasión, dejó una estocada de mejor ejecución que colocación. Oreja. El quinto, que tuvo nobleza y calidad, fue de más a menos y Fortes acabó metido entre los pitones en un alarde de valor que llegó mucho a los tendidos. Tumbó al astado de un espadazo efectivo y le dieron las dos orejas.

Por su parte, Antonio Palacios, natural de La Roda y alumno de la Escuela Taurina de Albacete, demostró ganas y buen concepto, aunque pecó de lógica falta de oficio. Su primer novillo, muy manso y rajado, le obligó a perseguirlo en una faena voluntariosa. El sexto, con movilidad y casta, anduvo por momentos por encima del novillero, aunque éste logró algunos muletazos de estimable trazo sobre el pitón derecho. A sus dos oponentes los mató a la primera de sendas estocadas caídas.

Plaza de toros de La Roda (Albacete). Media plaza. Se lidiaron cuatro toros y dos novillos de El Ventorrillo, bien presentados en general, aunque mansos, descastados y deslucidos en conjunto. El 5º tuvo nobleza y calidad, mientras que el 6º, movilidad y transmisión.

Daniel Luque: oreja y oreja tras aviso.
Jiménez Fortes: oreja y dos orejas tras aviso.
Antonio Palacios: dos orejas en ambos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario