641 AÑOS DE LA INDEPENDENCIA DE ALBACETE


El 9 de noviembre de 1375, con la concesión del privilegio, Albacete dejó de ser una aldea administrada por la villa de Chinchilla y comenzó a conquistar nuevo hitos, como por ejemplo la renovación del privilegio concedido por Felipe V para celebrar Feria franca, la llegada del ferrocarril, la concesión del título de Ciudad por Isabel II, la instalación del alumbrado público o la apertura de la Base Aérea de Los Llanos “que simboliza nuestro amor por España”. 


641 AÑOS DE ALBACETE
Carta de privilegio y confirmación, capital miniada. Archivo Histórico Provincial de Albacete.
Foto Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha [GFDL or CC BY-SA 4.0-3.0-2.5-2.0-1.0], via Wikimedia Commons

El señor del Marquesado de Villena inicia una ingente labor de repoblamiento, con la esperanza de triunfar allí donde el Rey y la Orden de Santiago habían fracasado. Mediante el Privilegio de Villazgo, promulgado en la localidad conquense de Castillo de Garcimuñoz en 1375, (Para conmemorar tal acto, todos los años en ese día se celebra una jornada conmemorativa y de hermandad entre Albacete y Castillo de Garcimuñoz.) se concede a Albacete el título de villa independiente de Chinchilla. No obstante, el señorío de Villena y más tarde marquesado, padecería numerosas vicisitudes en los años siguientes. Durante un lustro, las tierras albaceteñas son escenario de un conflicto bélico entre los partidarios de los Reyes Católicos y los de Juana la Beltraneja, apoyada por don Diego López Pacheco, segundo marqués de Villena. El fin del Marquesado de Villena se inicia en 1475, con la sublevación de Alcaraz y todo su Concejo, iniciándose así la Guerra de Sucesión Castellana.

Será durante los siglos XIV y XV cuando se erijan en distintos puntos de la villa tres fortalezas localizadas en los tres puntos con mayor altitud; una situada en la actual Plaza de las Carretas, otra en la "Villanueva" o Alto de la Villa, actualmente Villacerrada, y la tercera en el Cerrillo de San Juan, actual plaza Virgen de Los Llanos.

Finalmente, los Reyes Católicos y sus partidarios ganan la contienda y la Corona se apropia de todas las villas, expropia el Marquesado y las encomiendas de la Orden de Santiago, y hace sentir el peso de la nueva política. La nobleza, aún la perdedora, es compensada con creces y las ciudades ven recortados sus fueros y privilegios.

Los sucesos históricos que convulsionan Castilla en los siglos siguientes, afectan a Albacete de diversas maneras. Durante la Guerra de las Comunidades de Castilla y salvo un breve período la capital, igual que otras grandes villas, permanecen fieles a la monarquía.

Fuente: "Albacete," por Colaboradores de Wikipedia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario