CARTELES CON HISTORIA: AÑO 1904, LA MUJER Y EL TERCIO DE VARAS


La Feria de 1904 se redujo a dos tardes y el cartel de toreros de estas dos corridas fue el mismo. Los cordobeses, Rafael Molina “Lagartijo” y Rafael González “Machaquito” despacharon un encierro de Ibarra y otro de José Antonio Adalid.


CARTELES CON HISTORIA: AÑO 1904, LA MUJER Y EL TERCIO DE VARAS
AÑO 1904, LA MUJER Y EL TERCIO DE VARAS

La imagen del cartel anunciador del abono de muestra a una mujer como motivo central del anuncio y en segundo plano una escena de desarrollo de la lidia en el momento de llevar a cabo la suerte de varas, con los monosabios prestos al quite de un caballo, naturalmente, sin peto. Todavía no es imprescindible la imagen de los matadores, lo que se alcanzaría en una lenta evolución hasta convertirse en lo único que dibuja el artista.

Extraído del libro Un siglo de Carteles Taurinos con autorización de Carlos Gutiérrez


CURIOSIDADES DE 1904

Por la época existía un periódico muy atrevido para aquellos años, y en su número primaveral publica lo ocurrido en un pueblo, pensamos que ficticio, de la provincia de Albacete:

Fuente Hemeroteca Biblioteca Nacional de España
Ver ejemplar completo aquí.

GEDEÓN, el periódico de menos circulación de España. Periódico satírico y de humor.
Número 450, del viernes 8 de junio de 1904.

INFLUENCIA DEL TANGO EN EL CLERO
Pues, señor, es el caso que a la villa de Puchades (Albacete) llegó una troupe de artistas de cante flamenco para trabajar en el café de la Perla, situado en la plaza Mayor. Un enorme público acudió la noche del debut, ansioso de ver especialmente el mujerío, las cantaoras y lo que se traían.

Esto no tiene nada de particular; pero lo que si tiene, y mucho, fue lo ocurrido con un apreciable parroquidermo coadjutor de la parroquia de Santa Maria. El tal coadjutor, según se dice por Puchades, es muy aficionado a correr liebres nocturnas. ¡Pobrecito mío! Guapote, fornido y con unos colores como una manzana, ¿quieren que se dedique a la contemplación? Y sigo con mi cuento.

La Fachendosa, una morenaza, un grave peligro para el espíritu, subió al tablado. La pidieron el tango de la farruca: según dicen, su especialidad.

Mi buen parroquidermo, al ver aquellos molinetes provocativos, incitantes, aquel sugestivo movimiento circulatorio del que carecía su ama y hasta su sobrina, sintió que algo se le revelaba en su interior, y tirando los manteos sobre una de las mesas en el momento que la Fachendosa decía:

¡Arriba el limón y abajo la oliva!

Mi bueno y enardecido coadjutor de un brinco se puso en el tablado, y aquello fue muy superior al Kempis. La cogió entre sus brazos con la fuerza de un oso, estampándola dos sonoros besos. El escándalo que se armó en el café no hay para qué pintarlo. En fin, baste decir que muchos parroquianos se fueron sin pagar. Cabizbajo y hondamente pensativo llegó mi buen curita, ya de madrugada, a la iglesia.

Buen coro de beatas esperaban, como de costumbre, la primera misa. Sale mi coadjutor entre las alabanzas de las devotas, porque eso sí, como buen mozo y jacarandoso, lo es; y qué tal andaría su espíritu de perturbado, que al volverse para decir ¡dominus vobiscun! exclamó, con gran asombro de las beatas, moviendo un tanto las caderas: 

¡Arriba el limón y ahajo la oliva!

¡Nieguen ustedes ahora el poder de los tangos sobre el clero!


ECARTEL DE 1904

CRÓNICAS
EL ENANO
Número 31, de septiembre de 1904
Albacete, 9 de septiembre.
Hoy se dio la primera corrida lidiándose toros de Parlado, que resultaron bravos y voluntarios, sobresaliendo el quinto.

Varas tomadas por los seis toros treinta y cinco. Caballos muertos trece.

Lagartijo no procuró lucirse toreando ni quiso confiarse al matar, rehuyendo las ovaciones de quedar bien. Pasó medianamente y pinchó dónde y cómo pudo. Su trabajo no dejó satisfecho al público.

Machaquito estuvo a mayor altura que su compañero. Al segundo le dio un pinchazo malo y una estocada baja, al cuarto un sablazo indecoroso huyendo el bulto y el sexto le despachó con rapidez de una estocada certera.

Las cuadrillas regulares. La entrada buena.

Albacete, 10 de septiembre.
En la segunda corrida de feria celebrada hoy se han lidiado seis toros de Adalid y fueron matadores Lagartijo chico y Machaquito.

Los toros que no eran de mucho respeto demostraron voluntad en el primer tercio y en los otros se portaron con gran nobleza. 

Debido a eso los espadas hicieron faenas aceptables y al matar se confiaron algo pero sin hacer verdaderas filigranas, ni entregarse como vulgarmente se dice. Procuraron lucirse en aquello que no había peligro y nada más.

En la brega regular Lagartijo y demostrando ignorancia Machaquito.

Las cuadrillas trabajadoras. La entrada buena.

Posteriormente a las dos corridas celebradas en la Feria de este año,  se lidiaron otros dos festejos, que fueron los siguientes:

Albacete, 12 de septiembre.
Ganado de Plores bueno.
Cocherito de Bilbao muy bien en los suyos y escuchando muchas palmas. Relampaguito muy valiente en la brega y matando.

EL TOREO
Número 1.698, del sábado 17 de septiembre de 1904.
Albacete, 12 de septiembre. 
Los toros que se lidiaron fueron buenos, sobresaliendo el tercero, matando seis caballos. Cocherito de Bilbao estuvo bien toreando y matando, siendo objeto de grandes ovaciones. Relampaguito muy desgraciado con el estoque.

No hay comentarios:

Publicar un comentario