LA MAESTRANZA AÉREA, EL ORGULLO DE ALBACETE


La semana pasada os mostraba unas fotos que tenía de trabajadores de la Maestranza Aérea de Albacete. El éxito fue total, ya que pasado poco tiempo empezaba a recibir mensajes de agradecimiento, felicitación e incluso información y más fotos. Debido a ello, esta semana toca mostrar lo que me queda y lo recibido.


LA MAESTRANZA AÉREA, EL ORGULLO DE ALBACETE

Antes de empezar a contar algo y mostrar las fotos que tengo preparadas, no puedo menos que agradecer a todas las personas que se han puesto en contacto conmigo, tanto por su colaboración, como por las palabras de agradecimiento recibidas. Esta es la mejor recompensa que uno puede tener cuando hace algo desde el corazón.

Al final de la publicación anterior, mostraba una foto en la que aparecía un señor afeitándose. Pues bien, este señor era conocido en Maestranza por el Maestro Muñoz, el cual se encargaba del taller de Motores, lugar donde se llevaba a cabo las reparaciones, puesta a punto y montaje de los mismos. Antonio Muñoz González, que así se llamaba, vino a Albacete por los años 40, entrando a formar parte de la plantilla de Maestranza también en esa época, hasta su jubilación a los 64 años.

          
Fotos aportadas por la familia de Antonio Muñoz. A la izquierda en el despacho del taller de Motores de la Maestranza Aérea de Albacete. En la derecha, como aficionado taurino, lo vemos junto a los hermanos Amador y mi padre. 

También os mostré el emblema de la Maestranza, en el cual podemos ver a Don Quijote de La Mancha reparando a Clavileño sobre la llanura albaceteña. De fondo un par de aviones esperan su turno para ser reparados. Pues bien, este fue realizado en los inicios de los 80 por Francisco Diez Vázquez, y trabajador de la Maestranza como delineante. Su aportación en cuestiones de emblemas no quedó solo aquí, puesto que también confeccionó el distintivo del Ala 14, situada en la Base Aérea de Los Llanos.

          
Fotos aportadas por la familia de Fco. Díez Vázquez. En la foto de la izquierda, con gafas oscuras, con los compañeros de la oficina de delineantes. En la imagen de la derecha junto al Coronel Arruche el día de la felicitación por la realización del emblema del Ala 14. (al fondo) Año 1997.

En lo personal, y como trabajador de la Maestranza que soy en la actualidad, solo puedo tener palabras de agradecimiento. Durante los más de 28 años que llevo, pertenecer a ella me ha dado enormes satisfacciones, tanto en lo personal como en lo profesional. Personalmente me ha permitido poder avanzar en la vida, tener mi hogar y mi familia. También me ha dado la enorme satisfacción de tener unos compañeros fenomenales, así como el conocer a gente importante en mi vida, y tener auténticos AMIGOS a los que admiro. Pero por el contrario también me ha hecho pasar por el trance de perder a compañeros por el trascurrir de la vida, algunos de ellos muy queridos e importantes.

          
Mucho han evolucionado los tiempos y los talleres de la Maestranza durante los casi 60 años han pasado entre estas fotos.
          

Fotos realizadas en el estudio de fotografía de la Maestranza, necesarias para realizar la tarjeta de identificación del trabajador.

Mucho ha cambiado la Maestranza de los años de las fotos en blanco y negro a los días de hoy, los tiempos avanzan, la tecnología progresa y las aeronaves son cada vez más eficaces y poderosas. En la actualidad sigue siendo una empresa puntera dentro del Ejercito del Aire, habiendo sido reconocida su labor a lo largo de los años tanto por organismos internacionales (Diploma Phenix), como por Ayuntamientos como el de Albacete y Barcelona, o la Junta de Comunidades de Caslilla-La Mancha.
 Una Maestranza Con Sabor a Albacete 

No hay comentarios:

Publicar un comentario