BASILIO MANSILLA "LOS AÑOS DE TORERO HAN SIDO LOS MEJORES AÑOS DE MI VIDA... HASTA EL MOMENTO"


Hace un tiempo, un mes más o menos, os dejábamos la primera parte de la charla que mantuvimos con el Torero de plata Basilio Mansilla, que una vez abandonado los ruedos, sigue ligado al mundo del toro, con su taxidermia, reportaje que os mostramos anteriormente, lo que a continuación os ofrecemos son las impresiones del Torero de plata  Basilio Mansilla, de su carrera como banderillero, sus pensamientos y recuerdos en estos años que se enfundó el "Chispeante".
Entramos en conversación con el amigo Basilio.


-¿Como empezaste en el mundo del toro y por qué?
Mi ilusión fue desde niño, con seis-siete años, por  dificultades en el pueblo, y que el pueblo estaba lejos de la capital, no tenía opción de poder desplazarme a Albacete, ya que mi padre era un trabajador puro y duro de campo, mi madre ama de casa, y no había posibilidades de poder desplazarme a un sitio para poder formarme como yo quería, van pasando los años y mi única forma de acceso a los toros que tenía era las capeas, ahí es donde empiezo a formarme como recortador se puede decir.

-¿Intentaste ser torero o directamente banderillero?
Con diecisiete años empiezo de banderillero, ya con casi la edad de poder sacarme el carnet de conducir, lo que me  posibilitaba el poder desplazarme, váreme todo y pensé que era un poco tarde el intentar ser novillero para mi edad y directamente me intente ganar la vida de banderillero. 

-¿Cuándo se vistió de luces por primera vez? 
En el año 1999.

-¿Donde y con quién?
En Hellín con Raúl Izquierdo, en una novillada sin  picadores.

-¿Con que lo veías más claro, capote o banderillas?
En un principio lo veía más claro con las banderillas, y a última hora lo disfrutaba mucho con el capote y las banderillas.

-¿Con que toreros has toreado?
En la mayoría de los casos con toreros de la zona, algún caso de la zona de Madrid, como con Gómez Escorial, Raúl Palancar y luego con matadores de toros de Albacete, Sergio Serrano, Rubén Pinar, Sergio Martínez, Abraham Barragán, con novilleros como Alejandro Portaña y Tomas Preciado. 

-¿Que ha de tener un buen banderillero según tú?
Un capote extraordinario y cumplidor en banderillas.

-¿Tu mejor recuerdo?
Una tarde en Sevilla.

-¿El peor?
Torrijos.

-Tendero Cotolengo
Fue un cumulo de circunstancias, y en ese momento recuerdo que iba llevando a Miguel hacia la enfermería y fue Sergio Serrano el que dijo, “la lengua, cogerle la lengua", y en ese momento, pues yo sabía más o menos como hacerlo y lo hice.   
-Una Tarde
Muchas, la verdad que hay muchas, muchas grabadas a fuego, de malas a muy buenas, las cuales yo disfrute  mucho. Si tengo que elegir me quedo con mi tierra, con  Albacete, muchas en Albacete.

-Una Plaza
Sevilla.

-Un Torero
Morante de la Puebla.

-El mejor Banderillero que has visto.
José Antonio Carretero.

-Tu espejo
La verdad que no me he mirado en nadie en concreto, he cogido muchas cosas de muchos.


-¿Cómo es eso de irse antes de tiempo?
Pues... llámalo realismo y decepción al mismo tiempo, realismo en cuanto a ver las posibilidades de cada uno, creo que he sido cumplidor pero han faltado cosas para estar al primer nivel.

-¿Por qué decides dejar de torear?
Lo primero y principal, uno ya cumple una cierta edad y tiene que mirar hacia delante, tiene que mirar una familia, tienes que mirar a tus hijos y tienes que intentar dar una estabilidad económica en tu casa, y si puede estar uno hay aguantando.... a lo mejor me ha faltado un poco de moral para aguantar, puse las cosas en una balanza y decidí mirar por una estabilidad económica. 

-Tu última tarde
En principio iba a ser la novillada del día 10 de Septiembre de 2013 en Albacete con Ángel Olmo, pero por circunstancias fue el día 12 de esa misma feria, en una  novillada sin picadores nocturna, con Pedro Jesús Merín.

-¿Echas de menos el miedo?
En ciertos momentos sí que echo de menos el pasar miedo, pero lo que más echo de menos es pisar esas plazas importantes, esas ferias, que era lo que ya echaba de  menos el último año por ejemplo, pisar Madrid, Sevilla, Pamplona, Zaragoza, todas esas plazas que tengo tan buenos recuerdos.

-¿El gusanillo por torear sigue vivo?, ¿Como lo matas?
A ver, sigue vivo en ciertas ocasiones, muchas veces voy a la plaza y veo el toro más grande que nunca yo creo, lo veo más grande que cuando yo toreaba, no sé por qué.

Y mato el gusanillo... pues de vez en cuando hago alguna capeilla, algún tentadero con algún amigo, pero ya está.

-¿Te fuiste derrotado o con la cabeza alta a pesar de como está el sistema?
No no, para nada me he ido derrotado, ni por el sistema, me he ido con la cabeza muy alta, como siempre he ido en la profesión, por la sencilla razón que echo siempre el cien por cien de lo que he podido, no he podido dar más, si no he sido mejor, ha sido porque no he podido y si he sido malo era porque tampoco podía dar más.

-¿Como ves que haya gente que vaya a torear por menos de su sueldo minino?
Lo veo muy mal, creo que la situación económica de todos los sectores está fatal y a lo mejor hoy lo puedo llegar a entender más que antes, pero cuando yo estaba en activo, no lo entendía, he intentado respetarme siempre.

-¿Como se identifica la línea entre el lucimiento personal y el lucimiento del torero?
Primero y principalmente tienes que hacer el trabajo del matador y luego intentar hacerlo bonito, eso sí. Pero creo que tiene que haber un punto medio, y el lucimiento propio por encima del matador nunca lo he entendido, uno tiene que gustarse, sentirse torero, pero te debes a un matador.

-¿Consideras que el mejor banderillero es el que más desapercibido pasa a la hora de hacer su trabajo?
Si por supuesto, totalmente.

-¿Crees que se está perdiendo el valor de las cuadrillas en el público en detrimento del peso único del toreo de muleta?
No lo veo así, yo creo ahora mismo que es una época que hay unas cuadrillas altamente profesionales y que saben hacer las cosas muy muy bien.

-¿Hubiera dado la vuelta al ruedo en Las Ventas como si hicieron otros compañeros?
Yo creo que no... porque creo que me tendría que obligar el matador a darla, yo no la daría por mi cuenta, nunca.

-¿Qué te parece que haya compañeros que solo lidien y otros que solo banderilleen?
Cada uno que elija y haga las cosas como crea conveniente, yo creo que cada uno tiene que saber cuál es su sitio en cada momento, creo que un banderillero, es un banderillero que lidiar un toro y banderillear otro y que tiene que hacer las dos cosas bajo mi punto de vista. 

-¿Has hecho amigos y hay amigos en el toro?
Si, por supuesto que sí, muchos y muy buenos. 

-¿Crees que sigue pesando Dámaso a la hora de buscar un  nuevo torero de Albacete?
Dámaso pesa en todo el toro en general, porque las figuras que han sido figuras desde tiempos ancestrales, ya no hablo de Dámaso, si no mucho tiempo atrás, todos los toreros que han venido después se han fijado y han bebido  de esas fuentes, unos toreros se clasifican más en unas que en otras y por supuesto que un torero de Albacete, ves a cualquier matador de toros de Albacete y tiene que tener ciertas cosas, pues los están viendo todos los días, los han visto entrenar, en vídeos, entonces lógicamente esos matadores de toros tienen que influenciar a las nuevas generaciones que vienen 

-¿Que falta o porque no hay un matador de  Albacete en las ferias?
Yo creo que ahora mismo Albacete tiene toreros para estar en las ferias bajo mi punto de vista, lo que falta son  oportunidades de verdad para ellos.

Y en cuanto a los novilleros, lo que tienen que hacer es dejarse matar todos los días que hace el paseíllo, darlo tooodo cada tarde, cada uno con sus formas pero intentar dar todo para ganarse una novillada con la otra.

-¿Se le exige demasiado hoy en día a los toreros  y a los novilleros?
El público es el que paga, muchas veces exige más lo que hay detrás del público, si el público exige has de deberte a él.

Lo que han podido leer son las impresiones de un torero, un torero honesto, que antes de tiempo (esto lo digo yo), se fue del toro, cuando aun podía ofrecer grandes tardes y ayudar a muchos de los que empiezan, por sus conocimientos en la cara del toro.

Como colofón a esta amena charla, nos dejó algunas frases, que son dignas de destacar aquí,
"Han sido los mejores años de mi vida hasta el momento", y que en el toro se hacen y tiene muy buenos amigos, y le ha enseñado una serie de valores como hombre, que el noventa por ciento de las personas no los aprenden en la calle respeto, educación, cultura, infinidad de cosas. Como persona, a vivir de una forma muy sana, el toro le ha hecho más y antes hombre. El Toro madura muchísimo."

Todas las imágenes que se muestran en esta charla, han sido facilitadas por el protagonista de ella, Basilio Mansilla.

2 comentarios:

  1. Gran banderillero y gran persona, solo una rectificación sin ánimo de ofender, pero mi paisano y amigo Tomás Preciado no es novillero sino matador de toros. Un saludo y que siga funcionando esta página.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Muchas gracias por tu aporte. Yo creo que Basilio se refería que era novillero cuando estuvo con él.
      Saludos.

      Eliminar