RUBÉN PINAR:"EL AÑO QUE VIENE ESPERO PODER RATIFICAR TODO LO HECHO EN ÉSTE"


Esta semana el semanario taurino Aplausos, entrevista al matador de toros albaceteño Ruben Pinar,os dejamos un extracto de la entrevista que podemos leer en el portal taurino de dicho semanario.



El torero albaceteño ha pasado de torear dos corridas en 2015 a hacerlo en nueve ocasiones en 2016. No es que sean números estratosféricos pero sí suponen una diferencia notable entre las dos temporadas, sobre todo si tenemos en cuenta que cuatro de esos paseíllos del último año han tenido lugar en cosos de la importancia de Albacete, feria de la que fue máximo triunfador tras cortar seis orejas en dos tardes, y Madrid, donde, por San Isidro, dio la cara con solvencia ante una corrida de Cuadri, y salió herido en ambas piernas en la última corrida de su temporada. "Me encuentro bien. Ya estoy entrenando hace tiempo, incluso hemos empezado a hacer tentaderos. Me costó un poco más de trabajo recuperar la elasticidad, pero todo va bien. Sin problemas para torear, que es lo que quiero", señala el manchego.
La cima de su temporada estuvo, precisamente, en Albacete, su tierra, donde inicialmente estaba anunciado tan solo una tarde, pero terminó haciendo dos paseíllos, tras coger la sustitución de Roca Rey. "Este año acudía con más rodaje y más reposo. Creo que di una muy buena dimensión con la corrida de Alcurrucén del primer día, porque en Albacete no se cortan tres orejas así como así. Es una plaza exigente, y el toro que sale allí, por presencia, también tiene una importancia extra.Y después, poder repetir triunfo con otras tres orejas en la de Daniel Ruiz fue un alivio muy grande para mí, porque era mucha responsabilidad coger la sustitución de un torero como Roca Rey, siendo mi apoderado empresario de la plaza. Siempre podía haber alguien que pensara que se me favoreció por el hecho de ser apoderado por uno de los empresarios de Albacete, y con esas tres orejas, en una tarde de tanta responsabilidad, demostré que merecía ese voto de confianza. De alguna manera, vi recompensado todo el esfuerzo que había llevado a cabo no sólo este año, sino también el anterior, aunque con menos repercusión".

Meses antes también mostró un nivel alto en San Isidro, frente a la corrida de Cuadri. "Ningún toro es fácil, pero el de Cuadri lo es menos aún. A pesar de las dificultades, por momentos me encontré a gusto y pude disfrutar y, sobre todo, mostrar una dimensión de torero distinta que, afortunadamente, a pesar de no cortar orejas, fue cantada por todo el mundo, incluidos afición y prensa".

Rubén Pinar vive un momento dulce. Así lo reconoce el propio torero. "El paso del tiempo deja un poso que, si sabes asimilar las vivencias, positivas y negativas, te hace mejor torero. El percance que sufrí a finales de 2013 fue realmente duro, porque coincidió con en una época en la que mi carrera se había frenado mucho. A pesar de lo cual, en este momento, no diré que me alegro de que ocurriera, pero sí que me ha servido mucho para darle importancia al hecho que supone tener la suerte de poder torear y perseguir tu sueño. Estoy convencido de que lo que hay que hacer es entrenar y tener siempre afán por mejorar en tu profesión, de perfeccionar tu toreo. Y para eso hay que mantener la ilusión, aunque se pasen por momentos más complicados. Sin embargo, yo este año estoy feliz con lo realizado en la plaza. Y el año que viene espero poder ratificar todo lo hecho en éste".

No hay comentarios:

Publicar un comentario