CUATRO OREJAS PARA CABAÑERO EN VILLARROBLEDO


Restauramos este carrete que ya ha cumplido 57 años para ver las fotos que nos dejó Mondéjar de la actuación que José Gómez Cabañero hizo a sus enemigos en la Plaza de Toros de Villarrobledo, y que fueron premiadas con dos orejas en cada uno de ellos.


CUATRO OREJAS PARA CABAÑERO EN VILLARROBLEDO

El día 15 de agosto de 1959 se celebra en la Plaza de Toros de Villarrobledo una corrida mixta, cuyo cartel está compuesto por el Rejoneador Ángel Peralta, acompañándolo a pie por los Matadores Enrique Vera, Vicente Blau "El Tino" y quien nos ocupa en la fotos de hoy, José Gómez Cabañero.

Las siete reses que fueron lidiadas correspondieron a la ganadería de Don Ramos Paus, que pastan en praderas sevillanas y que resultaron ser algo flojas, sin poder y que ofrecieron ciertas dificultades para el lucimiento. Con todo, Cabañero se las apañó para sacar partidos a sus dos oponentes.

        
A la izquierda vemos a Ángel Peralta en el patio. En la otra vemos a José Gómez Cabañero en primer plano, seguido de Enrique Vera.

Ángel Peralta, en el que le correspondió de rejones, clavó dos superiores agradecidos con una ovación. Tres pares de banderillas hicieron arrancar la música y los aplausos del público. Un buen rejón de muerte, y cuando Peralta echó pie a tierra el toro dobló. Labor premiada por el asistente con una fortísima ovación, dos orejas, vuelta al ruedo a saludos desde los medios.

Entradilla aparecida en el diario ABC el 16 de agosto de 1959.
Enrique Vera veroniqueó entre ovaciones a sus dos enemigos. En el primero los picadores dejan al astado en malas condiciones y debilitado, por lo que la faena se torna breve, cosa que no gusta al público. Después de media perpendicular y tres descabellos dobla el toro. No hay unanimidad en el coso, unos con pitos, otros con palmas. La segunda vara del primero no fue perdonada y se tornó en una bronca, que solo se terminó cuando murió el animal. En su segundo, la faena fue más pinturera con naturales y adornos que intentaron hacer que el público olvidase en primer toro de su lote, esto hace que la banda comience a deleitar la faena con unos pasodobles toreros. Una estocada entera hacer rodar al toro rápidamente, pero el público aún recuerda y solo es premiado con ovación, petición de oreja y vuelta al ruedo.

Vicente Blau "El Tino" veroniquea ceñido recibiendo una gran ovación. Clavó dos pares superiores, arrancando las ovaciones y la banda musical. Faena por naturales muy valiente y artista, para terminar con una estocada hasta la cruz que hace rodar al toro sin puntilla. Ovación, una oreja, vuelta y saludos desde los medios es el premio recibido. En el segundo de su lote se luce con el capote, pero al llegar a la muleta se nota que el toro no reúne condiciones, lo que hace abreviar la faena, matando de pinchazo y estocada. No da para más, recibe la ovación del público en recompensa al esfuerzo vano realizado.

Leídas las actuaciones que Peralta, Vera y "El Tino" ofrecieron en la Plaza de Villarrobledo, es momento de leer lo que se publicó en prensa de José Gómez Cabañero, así como de ver las fotos que fueron tomadas ese día por la Yashica, primera cámara de fotos que tuvo Antonio Mondéjar.

         

        


José Gómez Cabañero fue ovacionado en sus actuaciones con la capa en sus dos toros. Al primero le hizo faena por derechazos, por naturales, así como unos buenos de pecho, la banda de música tiene que arrancar merced al buen gusto que está demostrando. Con media estocada bien señalada y descabello el toro dobla al tiempo que el respetable la devuelve una gran ovación, le premia con dos orejas y rinde una vuelta al ruedo con saludos desde los medios.

        

Mientras Cabañero espera que llegue de nuevo su turno, en la barrera charla, posiblemente, de lo acontecido con el primero.
Para ello nada mejor que contar con otro grande del toreo albaceteño, Juan Montero.


         

        

        


En el último de los de su lote da naturales magníficos, que son rematados con el de pecho, no hay más remedio, tiene que arrancar la música para acompañar la buena faena de Cabañero. Todo continua bien y sigue por redondos, pedresinas y adornos que hacen las delicias de los asistentes a la plaza villarroblense. A la hora de matar lo hace con una estocada hasta la cruceta. Fuerte ovación la recibida por Cabañero, que ve como vuelan los pañuelos blancos en fuerte petición de orejas que le son concedidas. Con ellas da la vuelta al ruedo y desde el centro saluda al público que lo ha premiado. Sobrado de triunfos, sale del coso de Villarrobledo a hombros por la puerta grande para deleite de los asistentes que han podido contemplar una buena tarde de toros.



        

Resultados del festejo basados en los publicados por el diario ABC en su edición de la mañana del 16 de agosto de 1959.

2 comentarios:

  1. Extraordinario reportaje que me ha emocionado. Yo tenía 11 años y acompañaba a mi padre a todas las corridas y festejos que se celebraban en nuestro pueblo. Mi padre, Santos García Losa, era carnicero y se quedaba con las canales de las reses que luego vendíamos en el mercado de Albacete.Tras el paso de los años José Gómez Cabañero fue asesor taurino en la plaza de toros de Villarrobledo durante muchas ferias.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu participación en la web.
    Me alegra que te guste y emocione.
    Un saludo.

    ResponderEliminar