LA GRAVE COGIDA DE JOAQUÍN DE FAURA EN LOS GABRIELES


Dos munereños asistieron a Joaquín de Faura tras la cogida

El 24 de marzo de 2015 fallecía en Albacete, a los cincuenta y cinco años de edad, el matador de toros Joaquín Auñón de Faura (Joaquín de Faura en los carteles) a causa de una larga enfermedad. 


LA GRAVE COGIDA DE JOAQUÍN DE FAURA EN LOS GABRIELES
Munera, 5 de junio de 1980. De izquierda a derecha, Felipe de Lamo, Juan Ramírez «El Fortunero», el empresario Pedro Fornés, Joaquín de Faura y Fidel Ángel Montero.

Aunque era natural de Requena (Valencia) vivió desde niño en Albacete y en esta ciudad tomó la alternativa el 16 de septiembre de 1985 de manos de Dámaso González en presencia de Roberto Domínguez. Joaquín de Faura toreó dos tardes en la plaza de toros de Munera. La primera de ellas fue una novillada con picadores en la feria del año 1979; en junio del año siguiente volvería para tomar parte en una novillada sin caballos junto al albaceteño Fidel Ángel Montero y los munereños Felipe de Lamo y Juan Ramírez «El Fortunero».

Munera, 23 de septiembre de 1979.
De izquierda a derecha, Joaquín de Faura,
el empresario Pedro Fornés,
el matador de toros albacetense
Eusebio de la Cruz, Felipe González
y Juan Palacios.
  Foto Cano.
Joaquín de Faura sufrió en sus comienzos de novillero una gravísima cogida que a punto estuvo de costarle la vida si no hubiese sido por la decidida y rápida intervención de dos jóvenes de Munera. El 9 de junio de 1974 se encontraba en la placita de toros del complejo hostelero Los Gabrieles, cercano a la capital albaceteña, el entonces novillero principiante munereño Gaspar Játiva Morcillo acompañado por su amigo Ángel Galera Cañizares. Gaspar acudía con frecuencia a ese lugar para entrenarse con las becerras que ya habían sido toreadas en fiestas y celebraciones. Cuando Joaquín salió a la vaca que acababa de dejar Gaspar, sufrió un certero pitonazo en la ingle que le provocó una tremenda hemorragia. Mientras Gaspar apartaba la res cogiéndola por los cuernos, Ángel sacó al herido de la plaza. Sin pérdida de tiempo lo subieron al Seat 124 de Ángel, quien condujo abriéndose paso hasta la Residencia Sanitaria de la Seguridad Social de Albacete. Mientras tanto, en los asientos traseros del coche, Gaspar hacía cuanto podía para taponar el boquete por el que salía la sangre a borbotones. En la entrada de la residencia se encontraba como empleado de la misma el ex novillero y banderillero Luis Montero, quien rápidamente llevó al herido para que fuese atendido. Aunque había perdido mucha sangre, Joaquín de Faura pudo recuperarse afortunadamente de tan grave percance y continuar su caminar taurino.


Artículo extraído de la HISTORIA TAURINA DE MUNERA (volumen I), del mismo autor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario