LA INDIGNANTE AGRESIÓN A UN ÁRBITRO DE FÚTBOL SALA


El pasado fin de semana fue movido en el Pabellón Polideportivo del Parque, cuando al descanso procedían al entrar a vestuarios tanto los equipos como los árbitros, produciéndose un acto que está bien lejos de lo que debería ser la deportividad.


LA INDIGNANTE AGRESIÓN A UN ARBITRO DE FÚTBOL SALA

Por este motivo, un lector nos manda un correo explicando lo que nunca debió suceder, narrándolo de la siguiente manera:
“Al finalizar el primer tiempo del partido que se jugó el sábado por la tarde en el Pabellón del Parque, que enfrentaba al Albacete F.S. contra el líder de la categoría, el E.M.C Sacedón FS, me dirigí hacia la salida del pabellón para comprarme algo de merienda, cuando pude ver que en la zona por la que los árbitros entran a los vestuarios, había tres personas esperándoles, y aprovechando que no había ningún método de separación entre los árbitros, los jugadores y el público (la mampara separadora existe, pero nunca se pone) uno de ellos, padre de un jugador del equipo local, empujó con bastante fuerza a uno de los árbitros, haciéndole caer al suelo. 
Me acerqué para intentar poner paz y ver si el chico se había hecho daño, mientras veía como el compañero del árbitro agredido pedía al presidente del club que llamara a la policía nacional y procedieran a identificar al agresor, para poder poner la pertinente denuncia, a lo que el Presidente respondió que él no tenía por qué identificar a nadie, que todo era culpa de los árbitros porque siempre le pitaban en contra y que no pensaba llamar a la policía ni ayudarles. 
Ante el riesgo de que pudieran reconocerle, y aprovechando el cúmulo de gente, el agresor se dio a la fuga. El speaker del Albacete se ocupó de llamar a la policía, que pasados unos minutos hizo acto de presencia. 
Tras unos 20 minutos de descanso, el partido pudo continuar, siendo de admirar la valentía de los colegiados que se sobrepusieron a la situación y siguieron adelante con el partido.”

Esperemos que no se vuelvan a repetir este tipo de situaciones que no hacen más que dañar la imagen del deporte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario