HA MUERTO “PEPE ALMANSA”, TORERO DE VILLARROBLEDO


Por Santos García Catalán

Últimamente me prodigo en obituarios de gente de nuestro pueblo pero así es, desgraciadamente, la realidad de la vida. En esta ocasión nuestro obituario va dedicado a un personaje de Villarrobledo que ha fallecido en Barcelona recientemente a la edad de 82 años: José Ortiz Almansa, apodado familiarmente como “El Chinche”; un personaje que en los 50-60 fue novillero y, tras emigrar a Barcelona, se convirtió en un próspero industrial de la música de la mano de José Casas Augé, autor y compositor entre otros de “La casita de papel”.


HA MUERTO “PEPE ALMANSA”, TORERO DE VILLARROBLEDO
Recorte del semanario El Ruedo del 4 de septiembre de 1958.

La noticia me vino vía Sevilla a través de mi amigo y paisano Luis Fernando Angosto (otra vez), que a su vez se lo había comentado otro buen amigo y paisano como es Pedro María Solana, el del estanco de toda la vida de la calle de la Plaza. Los tres conocimos, en mayor o menor medida, las venturas y desventuras de nuestro amigo Pepe Almansa (así figuraba en los carteles) en su época dorada. 

Y claro, nos viene a la mente el gran ilustrador y pintor taurino que fue Pepe Núñez-Cortés, tristemente desaparecido sin que supiéramos su edad, porque Pepe, para eso, era muy reservado..., pero Pepe Núñez-Cortés y “El Chinche” fueron íntimos amigos, dentro y fuera de los ruedos.

Quise adentrarme en este maravilloso mundo de internet para conocer más detalles de su fallecimiento y, en verdad, que internet nos descubre cosas insólitas. 

Recuerdo que en 1980 le hice a Pepe Ortiz una entrevista a doble página en La Voz de Albacete donde contaba todos los pormenores de su etapa torera y su aventura en la industria de la música con el citado maestro Casas. Pero los años no pasan en balde y de aquello no guardaba nada. Sólo vagos recuerdos.

Pero sí encontré una esquela mortuoria. Os dejo el enlace de la citada esquela aparecida en el diario La Vanguardia, de Barcelona, el 17 de enero pasado. Pepe Ortiz murió un día antes y siempre con su Villarrobledo en la memoria, pinchar por curiosidad: 
Y navegando por internet, por si encontraba algo que me hiciera recordar aquella entrevista, di con un enlace que hacía referencia a nuestro personaje. Me adentro todo intrigado y leo con asombro en la página 5 de 15 el siguiente texto:

HA MUERTO “PEPE ALMANSA”, TORERO DE VILLARROBLEDO

Como se puede apreciar está escrito en aquellas máquinas “olivetti” de la época y data del año 2001, su autor Paco Melero; una gran persona que dedicó 49 años de su vida como representante de comercio y a una labor incesante en favor de los más necesitados y enfermos a través de la Iglesia. Paco Melero falleció en 2012 a la edad de 88 años. 

Ocurrió el 23 de septiembre. El torero entra a la enfermería de la Plaza munerense
con herida penetrante por asta de toro en la región escrotal derecha que interesa la
piel y demás capas hasta la vaginal, con una trayectoria ascendente y probable lesión
de uretra y uretrorragia. Pronóstico grave. Doctor Martínez Martínez.
(Fuente Historia Taurina de Munera, Tomo I, escrito por Graciano Jiménez Moreno)
En esa época del 2001, según se detalla, se dedicó a recorrer algunas calles de nuestro Villarrobledo para, casa por casa, ir recogiendo detalles de sus dueños y algunas anécdotas como la referida que he copiado de “El Chinche”. Por si tenéis curiosidad este es el enlace que sus familiares han sacado a la luz donde, además, Paco Melero añade unas coletillas de agradecimiento a los vecinos visitados y algún pensamiento de corte católico: 
Y ya puestos os dejo otro enlace con una pequeña biografía y foto de Paco Melero: 
Ahí, con el “hermano Juan El Murciano”, (que en realidad se llamaba José María y tuvo una tienda de comestibles en la calle de la Flor, también envasaba tomate en aquellas latas de cinco kilos que luego distribuía por el comercio de Villarrobledo y alrededores. En la actualidad su hijo, José María Arnaldos, (Pepe el murciano), que ha sido comerciante en el mercado de abastos durante muchos años, asesora a sus hijos en la fabricación de conservas cárnicas y elaboran unas deliciosas perdices en escabeche, entre otros productos. Conservas Arnaldos se llama la marca). 

Ahí, decíamos, arranca la historia de Pepe Almansa “El Chinche” un personaje que dejó huella en aquellos años de hambres toreras... y de pan. “El hermano Juan El Murciano”, fue su primer “apoderado” y quien sacó del ostracismo a aquel incipiente torerillo ayudándole en la compra de trastos y vestidos para torear. Luego, Pepe Núñez-Cortés fue puliendo a nuestro personaje en todos los conceptos eliminando su rudeza personal y enseñándole a manejar los trastos toreros. 

HA MUERTO “PEPE ALMANSA”, TORERO DE VILLARROBLEDO
Nota de "El Cosio", tomo IV pág. 348.
En la enciclopedia taurina “El Cossío”, tomo IV página 348, viene una escueta nota que dice literalmente: “José Almansa, matador de novillos manchego perteneciente a las últimas promociones. En Villarrobledo actúa el 14 de septiembre de 1958, y en la misma plaza a los pocos días –el 19 de octubre- torea ya con picadores alternando con Miguel Cantero y Ángel Bonillo (este también de Villarrobledo) con reses de Hernández Plá”.

Pepe Ortíz toreó numerosas novilladas por buena parte de nuestra piel de toro; tosco y rudo, pero valiente en la cara de los novillos, aunque no tenía formación taurina…ni de la otra; era analfabeto. Pero listo como una ardilla hasta el extremo de llegar a cobrar 35.000 pesetas por torear una novillada en Villarrobledo, cuando un maestro de escuela ganaba entonces 1.200 pesetas al mes. De esa forma se vengaría del empresario que, con anterioridad, le había negado el pan, la sal y los dineros... y es que Pepe Almansa llenaba la plaza.

HA MUERTO “PEPE ALMANSA”, TORERO DE VILLARROBLEDO   HA MUERTO “PEPE ALMANSA”, TORERO DE VILLARROBLEDO   HA MUERTO “PEPE ALMANSA”, TORERO DE VILLARROBLEDO
Crónicas aparecidas en el semanario El Ruedo. De izq. a Drch.; 19 de octubre de 1958; 17 de agosto de 1958 y 15 de mayo de 1960.

“El Chinche” era un tipo fuerte, bien parecido y curtido de la vida desde que era crío y destripaba terrones en el campo. Tras superar una gravísima cornada toreando en Munera, que casi se desangra y se salva de milagro, y torear la última novillada en su pueblo, decide emprender camino de Barcelona de la mano del maestro Casas que le enseña otra vida, la cual nuestro personaje agradece. Tenía 32 años.

Pero no me alargo más en este aspecto. Os dejo otro enlace donde viene el “historial industrial y musical” de José Ortiz Almansa: 
Estudios Gema se llamaba el negocio musical de nuestro paisano en Barcelona. Y siempre que se le pidió algo para su pueblo ahí estaba “El Chinche”, como por ejemplo la grabación de un disco LP con varios pasodobles y la “Diana de Villarrobledo”, así como el himno del Club Polideportivo Villarrobledo, interpretados por la banda municipal de música.


Grabación: Equipos móviles de Estudios Gema, de Barcelona.
Ingenieros de sonido: Rafael Poch y Enrique Catalá.
Dirección artística: Casa Augé.
Colaboración: Banda Municipal de Música de Villarrobledo.
Las voces de esta grabación fueron de los Coros del Liceo de Barcelona.
En la realización de esta grabación, influyó decisívamente José Ortíz Almansa, titular de la casa de Estudios Gema y natural de Villarrobledo.
HA MUERTO “PEPE ALMANSA”, TORERO DE VILLARROBLEDO
Foto de Pepe Ortiz Almansa en 1973. Tercero por la derecha.

La última vez que vi a Pepe Ortiz fue en Valladolid con motivo de una exposición que le organizamos a Núñez-Cortés a principios de los 90, que por cierto fue un éxito y se vendió toda su obra de temática taurina. Pepe Ortiz pasó varios días en Valladolid acompañado de Antonia, su esposa, y nos mostró su generosidad con una opulenta cena en el restaurante La Criolla, de mi amigo Paco Martínez. 

Quería homenajear a su íntimo amigo del alma Núñez-Cortés y hubo derroche de Vega Sicilia, pero derroche. Pagó Antonia y se extrañó del escaso precio del copioso ágape; Paco no cobró la cena, sólo el Vega Sicilia. 

Al día siguiente la esposa del hostelero recibió un gran ramo de flores de parte de Antonia y Pepe y encargó otra cena de corte parecido... pagándola en su totalidad. Y luego dicen de los catalanes...

Pepe Ortiz, con la música y sus derivados le había hecho, (en léxico taurino) una larga cambiada a la etapa de juventud y de locura torera de los 50-60, y en su Barcelona de adopción vivió la vida que siempre soñó. Descansa en paz, torero: “bendita la muerte cuando viene después de buen vivir” (anónimo)

Notas al margen: Mi amigo Paco Martínez (Restaurante La Criolla, de Valladolid) recibió un homenaje por parte de la crítica taurina de Valladolid unos años después. Parte del homenaje era un pasodoble que compuso el maestro Enrique Castro bajo el título: “Paco, Paco, Paco”. La fabricación de los casettes, montaje, carátula, etc. fue por cuenta de Estudios Gema, copropiedad de nuestro paisano Pepe Ortiz Almansa, “El Chinche”. 

Respecto al apodo familiar siempre lo llevó con orgullo y jamás renegó del mismo; la razón estribaba en que todos sus paisanos lo conocían más por “El Chinche” que por su nombre y apellidos. Ya en Barcelona “El Chinche” desaparece definitivamente para dar paso a don José Ortiz Almansa, respetado empresario, aunque siempre con el sello de ex torero; eso sí que lo llevaba con un orgullo extraordinario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario