MANO A MANO EN MUNERA ENTRE MARIBEL ATIÉNZAR Y MANUEL CABALLERO


Se lidiaron en Munera el 23 de septiembre de 1987, con el coso lleno casi en su totalidad, cuatro novillos de Daniel Ruiz, bien presentados y de juego desigual; alguno de ellos, desarrolló peligro, aunque en términos generales, resultaron manejables para la muleta.

La Tribuna

MANO A MANO EN MUNERA ENTRE MARIBEL ATIÉNZAR Y MANUEL CABALLERO

Maribel Atiénzar toreó, siendo matadora de toros y vestida de luces, en el festejo anunciado como novillada sin picadores.

La feria taurina de Munera del año 1987 estuvo compuesta por una corrida de toros, en la que tomó la alternativa el torero albaceteño Manuel de Paz, y un festejo sin picadores anunciado como novillada. El cartel de este último festejo, celebrado el día 23 de septiembre de 1987, fue totalmente albacetense: un mano a mano entre la torera Maribel Atiénzar y Manuel Caballero con cuatro novillos de Daniel Ruiz.

Munera, 23 de septiembre de 1987. Maribel Atiénzar charlando con el maestro Dámaso antes del paseíllo;
detrás José Miguel Moratalla «El Reli», vestido de banderillero.
Foto: Manuel Podio.

Munera, 23 de septiembre de 1987. Manuel Caballero con las dos orejas
de uno de sus novillos, en una fotografía dedicada por el torero al
conocido aficionado villarrobledense Fermín del Prado.
Resulta especialmente curioso el hecho de que Maribel Atiénzar torease esta novillada, vestida de luces, casi seis años después de haber tomado la alternativa en México (Pachuca, 28 de noviembre de 1981). Este sería el cuarto y último paseíllo de Maribel Atiénzar en la plaza de toros de Munera, en la que había actuado por vez primera en 1976 y hasta ahora siempre vestida «de corto». En esta ocasión, la torera no consiguió acoplarse con sus oponentes pese a demostrar voluntad y ganas de triunfo. Afirma Maribel que el hecho de no haber tomado parte en novilladas con picadores después de su alternativa, en contra de lo que llegó a decirse, no le hizo perder nunca la condición de matadora de toros.

Por su parte, Manuel Caballero, alumno de la Escuela Taurina de Albacete ya había toreado en Munera en años anteriores pero era la primera vez que se vestía de luces en este coso. El joven torero fue el triunfador de la tarde al conseguir las cuatro orejas de sus novillos, a los que realizó sendas faenas llenas de poder, no exentas de chispazos de calidad y arte consumado. Finalizada la novillada, tuvo lugar la firma del contrato de apoderamiento de Manuel Caballero por parte del conocido y prestigioso taurino Alberto Aliaño. En este acto protocolario intervino Herminio Martínez, tío de Manuel, en representación del novillero. Pocos meses después, el 6 de marzo del año siguiente, tendría lugar la presentación de Caballero con picadores en la plaza de toros de Osuna (Sevilla).

En la novillada de Munera se produjo, además, una curiosa anécdota que quedará para una próxima ocasión: la participación en el paseíllo, como banderillero, de José Miguel Moratalla «El Reli».


Fuente documental: HISTORIA TAURINA DE MUNERA, de Graciano Jiménez Moreno.


        

        

        

LOS CARRETES DE MONDÉJAR

No hay comentarios:

Publicar un comentario