UNA TIENTA IMPORTANTE; EL PALOMAR 1916


Se ha celebrado en el cortijo El Palomar, soberbia finca enclavada en el confín poniente de la provincia de Albacete con las de Ciudad Real y Jaén. Y decimos importante ya que todo lo que principia es florida esperanza y no están los tiempos, de puro calamitosos, para despreciar ninguna, tanto más cuando tan cercana a la realidad se presenta ésta.


Un momento del herraje de becerros de la nueva ganadería de Samuel Hermanos.
Foto Baldomero para la revista semanal La Lidia. 

Como ya habéis leído empieza la crónica sobre la tienta realizada a reses de Samuel Hermanos hace ya más de 100 años, pues estamos hablando de diciembre de 1916. Para esta época, la ganadería albaceteña tan solo contaba con dos años de antigüedad, por lo que posiblemente este sea de las primeras crónicas que se hayan publicado sobre esta. La publicación corresponde a la revista taurina LA LIDIA, de aparición semanal al precio de 20 céntimos. Pero lo mejor es que os deje con el artículo completo, que no tiene desperdicio...

 Foto Baldomero para la revista semanal La Lidia.
En ella se verificó la de las hembras de la nueva ganadería (Dehesa Alarcones) de que son propietarios los Sres. Samuel Hermanos, de Peñascosa, Albacete (D. Samuel, D. Leonardo y D. Melquíades, hijos de D. Agustín Flores) que han ingresado en el presente año en la Unión de Ganaderos, con vacas de Veragua cruzadas desde hace cuatro años con sementales de Santa Coloma, más trescientas reses entre machos y hembras procedentes de la ganadería de Olea que se llevarán separadamente a fin de conservar puras ambas razas y poder anunciar en los carteles su diferente procedencia. 

Dada esta, que es como puede juzgarse inmejorable, y la honradez y entusiasmo de los nuevos criaderos, es de creer que las reses reverdecerán los antiguos laureles conquistados por tantos años con los nombres Vistahermosa, Saavedra y Núñez del Prado.

Es de esperar, ya que se cuenta con todo lo necesario para triunfar -elementos, afición, justicia seca en la elección, y dinero- que en temporadas no muy lejanas será una de las mejores ganaderías de reses bravas, de que tan necesitada está la fiesta nacional, que llevará el nombre de la Dehesa Alarcones (partido de Andújar) que es donde pastan en invierno y primavera. 

Foto Baldomero para la revista semanal La Lidia. 
Indudablemente, dado el interés que ha despertado es casi seguro que en la temporada próxima, para la cual hay preparados cincuenta cuatreños, admirables de tipo, presentación y calificación, veremos confirmada esta opinión sincera e imparcial.

De las operaciones llevadas a cabo nada que no sean bondades y alabanzas puede decirse. Se tentaron y retentaron 145 becerras que dieron grandes tumbos, matando seis caballos.

Dicha operación fue dirigida por Saleri II, en unión de los ganaderos propietarios, auxiliados por su hermano, el banderillero Nicolás Sáiz, y el valiente novillero Almanseño II que bregaron con la misma ilusión que acostumbran en el ruedo y con el mismo interés que ponen como enamorados que son de su profesión, en todo lo que a la fiesta se refiere, demostrando particularmente Saleri II que se halla tan enterado de estos menesteres como de los de lidia que no en balde le han colocado entre las primeras figuras del toreo.

Demostró cumplidamente que es toda una enciclopedia, pues consumó cuantas suertes se ejecutan con los toros, desde el salto del tracuerno hasta los puyazos en los que se creció como los maestros de la pica.

Un descanso en la tienta de la nueva ganadería de Alarcones (Samuel Hermanos) á la que concurrieron Saleri II, su hermano y Almanseño II, como directores.
Foto Baldomero para la revista semanal La Lidia. 

Como fin de fiesta se celebró una gran cacería en la que tomaron parte todos los invitados, dedicando tres días al ojeo de conejos y perdices, cobrándose 1.450 de las primeras y 608 de las segundas. Y el final dedicado a caza mayor, jabalíes, que por poco ocasionan un serio disgusto a Julián, pues uno de dicha familia, en venganza del destrozo que el diestro de Romanones hizo con ellos, le acometió furioso', cebándose en una pantorrilla del diestro, que tuvo que recurrir a toda su habilidad y sangre fría para repeler la agresión cuchillo en mano dando fin al excitado animal. ¡La gran faena! Los que presenciaron el acto le concedieron la oreja y el rabo, y se dice que Julián piensa hacerse un dije con los colmillos del animal.

Afortunadamente careció de importancia la herida que pudo poner una nota trágica en la hermosa fiesta, de la que quedamos todos complacidísimos, regresando encantados y deseando ver en el ruedo las hazañas que indudablemente llevarán a cabo los bichos de la nueva ganadería y los diestros que a la tienta concurrieron.

Fuente texto y fotos: Revista semanal La Lidia núm. 46, del 18 de diciembre de 1916


LOS SAMUELES EN LAS FOTOS DE MONDÉJAR

        
Un tentadero en la misma finca, pero muchos años después.

    
El Niño de la Capea toreando a Los Samueles el 5 de julio de 1984, era una corrida de Asprona.

        
Antonio Rojas, Dámaso González y toros de Samuel Flores para un festival a favor del Asilo de Ancianos de San Antón el 5 de octubre de 1980. Sabor a Albacete en la Chata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario