ALBACETE, 100 AÑOS TAURINOS (9)


lmponíase la necesidad de dar la solución para años venideros y el actual, acentuándose de tal forma que fue de todo el vecindario vivo deseo la construcción de un nuevo edificio que al reunir las condiciones que exigen los modernos adelantos, fuera de capacidad suficiente para responder a la demanda de los visitantes.

CAPÍTULO III
TRAZADO Y PROYECTO

2ª Parte
De la reunión de fuerzas vivas de la capital que se celebró en el salón de sesiones del Palacio Municipal a raíz de la clausura de la última Feria se acordó: la construcción de una nueva plaza de toros mediante la emisión de acciones amortizables por sorteo, las cuales suscritas en el acto por los asistentes y hasta la cantidad de 350.000 pesetas, importe total de la emisión, siendo de notar que el Excmo. Ayuntamiento de Albacete, en su sesión de 25 de septiembre de este año de 1916
Y como primer interesado suscribió en acciones 30.000 pesetas, acordándose la consignación en sus presupuestos de 70.000 pesetas anuales destinada a la amortización de acciones con la posible idea, iniciativa del activo alcalde S. Francisco Fontecha, de que una vez amortizadas todas las acciones de particulares, pasase el inmueble a ser propiedad del pueblo de Albacete, con lo que se le crea una renta anual nada despreciable. Este acuerdo fue ratificado por la Junta General de Asociados en su sesión de 12 de octubre siguiente.
En aquella reunión acordase así mismo la elección de una Comisión ejecutiva para fa que fueron designados: D. Francisco Fontecha, Presidente, D. José Mañas Guspí, D. José Cabot, D. Abe/ardo García Moscardó, D. Felipe Soto, D. Francisco Sánchez Silva, D. Samuel Flores y D. Joaquín Quijada como secretario.
Esta comisión en primer lugar constituirse en Sociedad Anónima con el título "Taurina Albacetense" y el capital social de 350.000 pesetas, quedando en realizar cuantas gestiones fueran precisas para que en la próxima Feria fuese utilizada la plaza en proyecto. 

Tratándose de adquirir, en un principio, la actual plaza de toros, con el fin de no lesionar intereses creados, pero las gestiones destinadas a este objeto hubieron de abandonarse por surgir dificultades económicas y técnicas. 

En su consecuencia se procedió a la compra de otro solar formado por sendas propiedades de D. Gabriel Lodares y D9 Llanos Cortés, situadas a la derecha de la carretera que conduce a la Feria, detrás del grupo Escolar y que tiene aproximadamente una extensión de 18.000 metros cuadrados. 

El edificio y sus anejos afectará la forma circular, con tres cuerpos salientes en la terminación de dos diámetros perpendiculares, destinados al servicio de escaleras para el piso principal, pues sólo de estos constará la edificación, y el cuarto destinado a servicios de la plaza, como corrales, enfermería, etc. 

Su cabida se calcula en más de 70.000 espectadores con localidades amplias y cómodas.
El sistema de construcción adoptado será mixto de mampostería con mortero hidráulico, y los tendidos, frentes y columnas del principal de cemento armado, material de que hubiera sido toda la construcción, pero bien a pesar nuestro, las circunstancias, creando dificultades económicas, nos han impuesto el que se adopta, habiéndonos visto obligados a sacrificar, por iguales circunstancias el lujo en los detalles de decoración.
Estos son a grandes rasgos, el origen, necesidad y desarrollo del proyecto de construcción de plaza de toros para Albacete. 

Solo resta para dar cima a este modesto estudio, hacer patente nuestro reconocimiento a la Junta por la distinción de que fuimos objeto. Si cumplimos en el cargo confiado, si supimos interpretar los deseos de esa junta que nos deparó el honor de cooperar en el progreso y adelanto de Albacete, quedarán profundamente satisfechos. Los Arquitectos. Madrid 26 de diciembre de 1916. Julio Carrilero Prat. Manuel Sainz de Vicuña".

Y fue precisamente en las Navidades de 1916, concretamente el día 16 de Diciembre, cuando los arquitectos se hicieron cargo oficialmente de esta importante iniciativa arquitectónica para Albacete y comenzaron a realizar el proyecto técnico. Para ello, buscaron todo tipo de orientaciones, teniendo en cuenta las peculiaridades del edificio que debían de diseñar, buscando sobre todo que el inmueble que se construyese tuviera «las necesarias, adecuadas y mejores condiciones para llevar de la manera mejor posible por parte de los lidiadores que actuaran en lo sucesivo las cuestiones de lidia». 
Extraído del libro PLAZA DE TOROS DE ALBACETE
DESDE 1917, CAMINO DE UN SIGLO EN LA FIESTA BRAVA
Con autorización de Carlos Gutiérrez García.
Continuará...

No hay comentarios:

Publicar un comentario