FRANQUISMO Y TOPLESS


El franquismo y el topless tienen en común que ambos son una tendencia, tendencia hacia una política totalitaria y tendencia hacia un desnudo totalitario.


Según la Real Academia de la Lengua Española, el franquismo fue "un movimiento político y social de tendencia totalitaria, iniciado en España durante la Guerra Civil de 1936-1939, en torno al general Franco, y desarrollado durante los años que ocupó la jefatura del Estado". 

Menos mal que fue sólo una tendencia, ya que, según Amnistía Internacional, fue el segundo régimen con más desaparecidos del mundo, tras el de los Jemeres Rojos en Camboya. Para la RAE, el franquismo no fue una dictadura, ni un régimen fascista, fue una tendencia. 

El topless, durante el franquismo, fue también una tendencia al pecado, si acaso pecado venial, que se convertía en pecado mortal, si la tendencia conducía al nudismo integral, aunque, para evitarlo, siempre estaba la Ley de vagos y maleantes y la correspondiente denuncia por escándalo público de alguna señora amiga de otra de la Sección Femenina. 

En la actualidad el topless es una tendencia a la opción de libertad y comodidad femeninas. Ahora bien, las no partidarias del topless, y sí de las últimas tendencias, han de saber que la tendencia al bikini con el estampado tie-dye, degradado de gris, blanco y amarillo, con lunares blancos sobre fondos rojos o negros, estilo pin-up total y con un corte alto, así como la tendencia al escultural trikini negro o la tendencia al bañador de estilo retro con escote halter o muy pronunciado, tanto en colores lisos turquesa o naranja como en estampados geométricos, serán sustituidas el próximo verano por otras últimas tendencias. 

Ante la complejidad de seguir las tendencias de la moda, una recomendación: señoras, hagan topless, o mejor, nudismo.

1 comentario:

  1. Qué tarado ha escrito esto si se puede llamar artículo?

    ResponderEliminar