ALBACETE, 100 AÑOS TAURINOS (13) - LAS VENTAS FUE OBRA DE JULIO CARRILERO


Manuel Carrilero recuerda que el constructor de la plaza, Miguel Ortiz, era también arquitecto, «Tanto mi padre como el constructor eran muy aficionados a los toros, por lo que conocía a muchos toreros. 

CAPÍTULO IV
PERFILES DEL MONUMENTO

y 3ª Parte
Al finalizar la guerra ya no regresó a los toros en mucho tiempo y es que nuestra contienda civil dejó muy marcados a muchos albacetenses. Luego me comentó que volvió a los toros después en la época de Pedrés y Montero. La forma como volvió fue también casual, puesto que tuvo un compromiso con un cliente y se fueron a la plaza. Allí vio a Pedrés cuando era novillero y no dudó en retomar su afición taurina, pues se sorprendió mucho y me comentaba que era el torero más genial que había visto en mucho tiempo».
Manuel Carrilero manifiesta que cuantas veces pasa por las inmediaciones del coso taurino o cuando asiste a un espectáculo siente una gran satisfacción, «y un orgullo tremendo. Pienso que los albacetenses con el paso del tiempo deberíamos conservar nuestra plaza de toros como si fuera una joya. Podría ser muy interesante a la larga terminar el proyecto que había diseñado inicialmente mi padre, pero eso sí estudiándolo muy bien con anterioridad, puesto que no es igual hacerlo de una vez que en dos partes».
Carrilero de la Torre vuelve a comentar que la fachada es más bonita como estaba proyectada que ahora, pues la proporción era más estética anteriormente. «Además con el pavimento que le han colocado en los alrededores de la parte exterior de una forma tan injustificada, de manera que han dejado un zócalo muy pequeño, la plaza ha ido perdiendo un poco de perspectiva, dejándola más baja. Con todo esto, pienso que tal vez sea mejor dejarla como está sin más».

El proyecto de la plaza de Las Ventas de Madrid también fue obra de Julio Carrilero Prat, "aunque ha quedado como un proyecto de un tercer arquitecto, lo cierto es que fue un trabajo conjunto de tres, y uno de ellos mi padre. Ocurrió que luego uno firmó la memoria para presentarla y él ha quedado como autor, aunque basta ver que la plaza de Las Ventas recuerda muy próximamente a la de Albacete para saber que así fue. Debe haber algún documento que lo demuestre, pero tampoco tiene ya mayor importancia.
También hizo el proyecto de la plaza de Villena", explica Manuel Carrilero de la Torre.

Manuel Carrilero afirmó finalmente que su padre se sentía especialmente satisfecho con el encargo que le realizaron de hacer la plaza de toros, «que es una de las obras más queridas que realizó a lo largo de su carrera de profesional, entre otras razones porque fue la primera obra importante que diseñó nada más terminar sus estudios». Señaló también que en su familia existía algún antecedente cercano a la arquitectura, «puesto que mi abuelo que era profesor de dibujo fue el que diseñó los kioscos de los Jardinillos y la Balsa de los Patos que tiraron lamentablemente cuando construyeron el Museo. Mi abuelo era concejal de parques y jardines y se dedicó con su arte y su estilo de dibujo a hacer algunas cosas que mejoraron notablemente los parques y jardines de Albacete», afirmó Manuel Carrilero de la Torre.

Extraído del libro PLAZA DE TOROS DE ALBACETE
DESDE 1917, CAMINO DE UN SIGLO EN LA FIESTA BRAVA
Con autorización de Carlos Gutiérrez García.
Continuará...

No hay comentarios:

Publicar un comentario