ALBACETE, 100 AÑOS TAURINOS (21) - CON BUENAS COSECHAS, ACUDEN A NUESTRAS FIESTAS


Es significativa esta interpretación de lo que era la situación del toreo de la época, premonitoria de tantas y tantas situaciones en este sentido. Todo ello demuestra que la historia también en el aspecto taurino es una repetición de hechos y situaciones que con el paso del tiempo va realizándose e instaurándose de la misma manera.


   Plaza de Toros de Albacete el 16 de febrero de 1985. Joaquín de Faura toma la alternativa de manos de Dámaso González bajo la supervisión de  Roberto Domínguez. Sortearían reses de la cordobesa ganadería de Don Ramón Sánchez. (Ver carrete )

CAPITULO VI
LA PRIMERA FERIA EN LA NUEVA PLAZA
(3ª Parte)

Pues estas afirmaciones del articulista albaceteño de hace ochenta años pueden repetirse perfectamente en la actualidad y etapas anteriores de la situación taurina. Lo cierto, es que la Feria de 1917 se vieron algunas de estas situaciones y lo que es más importante, Albacete contó con una vieja aspiración, que no era otra que la construcción de una plaza de toros, que todo el pueblo demandó y que la sensibilidad del alcalde y de su corporación hizo feliz realidad, culminándose una vieja pretensión que con el paso de 80 años todavía perdura.

Así las cosas los críticos taurinos de la época hicieron balance de la feria taurina de 1917 que se celebró por vez primera en la recién inaugurada plaza de toros.

En el tendido los espectáculos taurinos de la mencionada feria no tuvieron un buen colofón, puesto que la novillada picada que cerró el abono, en la que con seis novillos de Palha actuaron Pacorro, Nacional y Félix Merino, no fue nada divertida, sino más bien lo contrario, como se desprende de las afirmaciones del crítico taurino de El Defensor de Albacete en el remate del artículo en el que dice que "el público aburridísimo va despejando los tendidos antes que finalice la lidia del sexto novillo a cargo de Merino. La novillada fue un desastre. ¡Pacorro, Nacional, Merino, si torean Palhas, no vayan a verlos, palabra!".

Pero con la nueva plaza ya estrenada se aprovechó también el buen tiempo reinante en aquel mes de septiembre de 1917 y la sociedad Taurina de Albacete organizó el domingo 16 de ese mes una novillada picada con ganado de Valentín Flores de Peñascosa para los diestros Bernardo Casielles, Juan González “Almanseño II” y Francisco Martínez, “Mancheguito III”. Los precios oscilaban para este festivo desde las cuatro pesetas en las barreras de sombra hasta las 1'65 pesetas en la entrada general de sombra y 1’25 en la de sol.

En los días finales de la Feria se hizo un balance general en el mencionado periódico sobre el desarrollo que había tenido, especialmente por el hecho que pasaría a la historia de la inauguración de la plaza de toros.

"La Feria ha sido este año una de las más animadas que recordamos, contribuyendo a ello el magnífico acontecimiento de la inauguración de la nueva Plaza de Toros y el hecho de que habiendo tenido los labradores buenas cosechas, era muy natural que sintiesen deseos de acudir a nuestras renombradas fiestas para pasar unos días agradables", afirmaba Pepe Barrera en el diario "El Defensor de Albacete".
Luego, apostillaba el diario respecto a la polémica que había surgido desde el comienzo de las obras del coso taurino y la posibilidad de que esta importante obra sufriera problemas que "puede calificarse injusta y antipatriótica la campaña iniciada por algunos malos albacetenses con respecto a las condiciones de solidez del nuevo circo taurino, campaña que restó público a la corrida de inauguración y que ya se ha visto que obedecía sólo a los mezquinos motivos de despreciable interés".

Junto a estas afirmaciones el periodista añadía que "Nada o casi nada ha hecho el Ayuntamiento por ofrecer el año actual un extraordinario programa de festejos, como la propicia ocasión requería, y, no sólo esto, sino que ha descuidado lamentablemente durante estos días solemnes, otros importantes servicios como el riego de las calles y paseos y algún otro no menos necesario.

No se ha hecho nada tampoco contra el abuso de algunos industriales –de algún modo habrá que llamarles- que han cobrado precios fabulosos por malas comidas y peores habitaciones en los días de fiestas."
Extraído del libro PLAZA DE TOROS DE ALBACETE
DESDE 1917, CAMINO DE UN SIGLO EN LA FIESTA BRAVA
Con autorización de Carlos Gutiérrez García.
Continuará...


   Día 12 de octubre de 1968. Plaza de Toros de Albacete. Aquella tarde del día del Pilar, el público acudió a ver la novillada de Mª Luisa Domínguez para Manuel Morales, Dámaso González (que había causado sensación al debutar en la feria y por quien se montó la novillada) y Manuel Rodríguez.  (Ver carrete 1 - Ver carrete 2 )

No hay comentarios:

Publicar un comentario