27 AÑOS RECORDANDO. TERESA, LA MADRE DE PANDURO, LE DEDICA UNAS PALABRAS


La madrugada de un 30 de Noviembre de 1990 se truncó la carrera de tres incipientes novilleros albaceteños, Juan Lorenzo Franco Collado "El Loren", Juan Carlos Rumbo Fernández y Andrés Panduro Jiménez, tres alumnos por aquel entonces de la Escuela Taurina Manchega.


Los tres Novilleros, viendo aquella noche que había luna llena, decidieron aventurarse hacer “una luna”, conocido este hecho en el “argot” taurino al torear bajo la luz de la luna, cosa que no está permitida, ya que una vez toreadas estas quedan inutilizadas para la lidia porque ya han aprendido, y si otra persona se dispusiera a torearlas sería imposible y correría peligro su integridad.

La verdad de lo que aconteció aquella madrugada en la finca de Charcolentisco, en la Murciana localidad de Cieza, nunca se ha llegado a saber con exactitud. Lo que sí se sabe es que a los nacientes Novilleros les fue arrebatada la vida de forma cobarde por el dueño de la finca, que un tiempo atrás del suceso fuera apoderado de “El Loren” o persona que le ayudaba en su carrera taurina. Este fue uno de los que participó en ese asesinato junto a otras personas que trabajaban en la finca anteriormente citada, algunas de estas personas a día de hoy posiblemente siga su nombre o culpabilidad en el anonimato, ya que nunca fue esclarecido este brutal asesinato en su totalidad, quedaron y quedan muchas interrogantes por descubrir.


Hoy, fatídico aniversario de esta tristísima noticia que estremeció Albacete y a España entera, y cuyos días fueron muy duros en la Ciudad con innumerables muestras de dolor, como se puede ver en fotografías de aquellos días, hoy, valga este pequeño recuerdo como homenaje a los tres Novilleros Manchegos, que les fueron arrancados su sueño de una manera tal vil, cobarde e inhumana.


En esta onomástica, llega hasta nosotros el recuerdo de Teresa, la madre de Andrés Panduro, a quien recuerda a diario como no puede ser de otra manera. Además en este día Andrés celebraría su santo,  y como siempre desde hace 27 años ya, Teresa piensa en su hijo, en esta ocasión, dedicándole estas palabras que ha compartido con nosotros: 

POESÍA PARA MI HIJO ANDRÉS


que siempre están levantadas,
para llorar a mi hijo Andrés,
que era carne de mi alma.

Un día que estaba llorando
oí una voz muy lejana,
desde el cielo, la escuchaba
y decía estas palabras:

“No llores más madre mía
que te vas a quedar ciega,
y si esto te ocurriera
el buen Dios se enfadaría,
porque a mí, me ha dado un puesto
cerca de la madre suya.
A este puesto tú vendrás,
y vendrás con alegría,
porque aquí termina el mal,
la injusticia y la mentira.”
Tu madre


                
                

Con Sabor a Albacete agradece enormemente a la familia de Andrés Panduro el que haya querido compartir estos recuerdos con todos sus lectores.
D.E.P.

No hay comentarios:

Publicar un comentario