ALBACETE, 100 AÑOS TAURINOS (24) - LA CARA Y LA CRUZ


Con la de hoy completamos la publicación de la obra de José Sánchez Robles y Carlos Gutiérrez García, en la que semana tras semana hemos contado todo lo que el buen aficionado albaceteño tiene que conocer sobre su centenaria Plaza de Toros. Dejamos para la semana que viene un pequeño epílogo sobre está genial obra con un siglo de la Fiesta Brava local.


CAPITULO VI
LA PRIMERA FERIA EN LA NUEVA PLAZA
(6ª Parte)

Como colofón de la obra, repasamos la cara y la cruz que en toda Plaza de Toros existe. Como parte de la cara se reflejan los ocho doctorados celebrados en el coso manchego. Tristemente en la cruz, no hay mayor que la de las dos cogidas mortales ocurridas en el albero albacetense.

Dos cogidas mortales en la nueva Plaza.

En los ochenta años de historia de la nueva Plaza de Toros se registran dos episodios trágicos, según se recogen en el informe elaborado por el semanario «Crónica de Albacete», ya aludido.

El 28 de septiembre de 1928, en una novillada modesta, el diestro valenciano Enrique Pérez Ferrando fue corneado por un toro de Darnaude, «Alpargatero», infiriéndole una gravísimo cornada. El astado era un sobrero de las corridas de feria, celebradas días antes. Enrique Pérez Ferrando permaneció en el Hospital Provincial donde falleció ocho días más tarde.


Foto distorsionada de la original.
Autor Manuel Podio.
El 14 de septiembre de 1981, la Plaza de Toros de Albacete fue escenario de otra tragedia, si bien la víctima no fue un profesional sino un espontáneo que, con la camisa, intentó torear al segundo toro, de Manuel Benítez «El Cordobés», un buen mozo de Los Guateles de nombre "Sospechoso". La ignorancia del osado espontáneo hizo que el público presintiera la cogida, presenciando horrorizado, como el toro lo corneaba dos veces, en el cuello y en el pecho, de donde pudieron apreciarse borbotones de sangre. Muchos espectadores abandonaron la plaza por lo impresionante de la cogida, que conmocionó a toda España. Carlos Gutiérrez, en su debút radiofónico, transmitió en directo para Radio Nacional de España aquellos trágicos momentos, que produjeron gran impresión en todo el país; la emisora nacional repitió la grabación durante dos días en sus servicios informativos, dieciocho veces, por el realismo del documento sonoro.

"El Cordobés", quedo muy afectado por la tragedia, retirándose poco después de los ruedos. También Rafael de Paula y Palomo Linares acusaron visiblemente la impresión que les produjo. A pesar del dramatismo que se vivió en la plaza, el festejo prosiguió, dado que, al producirse el percance durante la lidia del quinto de la tarde, cuando se propagó la noticia ya estaba el sexto en la arena. El nombre del infortunado ha pasado a la historia de la plaza, cuando no debió ser más que un anónimo espectador: Fernando Elez Villarroel, de seudónimo "El Chocolate".

Ocho doctorados.

Y llegado el final es preciso recordar que en la combinación de tardes de triunfo y de tragedia, la plaza de toros de Albacete ha sido escenario de ocho alternativas, de ocho doctorados en tauromaquia de toreros albaceteños; desde que Antonio Rojas se convirtió en matador de toros el 11 de septiembre de 1970 de manos de El Viti con Ángel Teruel de testigo, cumplieron la ceremonia Juan Luis Rodríguez, Juan Martínez, Ángel Rafael, Antonio Poveda, Manuel Pastor "El Tarta", Joaquín de Faura y Rafael de la Viña.

El 16 de septiembre de 1985 un fresco novillero llamado Joaquín de Faura, entra a formar parte de la amplia lista matadores de toros albaceteños.
Ver el carrete completo pinchando aquí.
Extraído del libro PLAZA DE TOROS DE ALBACETE
DESDE 1917, CAMINO DE UN SIGLO EN LA FIESTA BRAVA
Con autorización de Carlos Gutiérrez García.
Continuará...

Plaza de Toros de Albacete, 24 de septiembre de 1978. Juanito Martínez torea junto a Antonio Rojas y Ángel Rafael estados de la ganadería de Fermín Bohórquez.
Ver el carrete completo pinchando aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario