MI ENCUENTRO CON DOÑA ANGUSTIAS (Por Sebastián Moreno)


Por Sebastián Moreno.
Albaceteña, madre de “Manolete”

Las únicas disputas con su hijo las tuvo cuando el torero perdió la cabeza por la actriz castellano-manchega Lupe Sino.


Evocando mis tiempos reporteriles taurinos, recuerdo que viajé a Córdoba para entrevistar a la madre del mítico torero “Manolete”, doña Angustias Sánchez, que era una albaceteña de cepa. Mujer simpática, estaba afectada por falta de visión pero con una memoria muy fresca.

Recuerdo que me dijo que el padre del torero era su segundo marido, también torero y se llamaba también “Manolete”. Me contó que las pasó "canutas" para sacar a adelante a la prole que tuvo con él: Teresa, Ángela, Soledad y Manuel, y que todo empezó a despejarse cuando su hijo Manolete empezó a triunfar en los ruedos...

Decía que vivía cada corrida de su hijo con el alma en un hilo, rezando, y les echaba broncas a sus hijas porque ellas se pasaban el tiempo cantando mientras su hermano se jugaba la vida.

Doña Angustias reconocía que su hijo perdió la cabeza cuando se enamoró, perdidamente, de la actriz guadalajareña Lupe Sino, de un pueblo de Guadalajara (hoy castellano-manchega), que la gente cree mexicana. Fue cuando peor se llevaron madre e hijo.

Manolete y Lupe Sino estaban liados. El día de la cogida, ella quiso casarse con Manolete «in artículo mortis» pero no le dejaron entrar a la habitación donde el torero murió.

Escrito por
Sebastián Moreno

No hay comentarios:

Publicar un comentario