DOÑA AMPARO, DE MÉDICA DE CABECERA A ALCALDESA DE TOBARRA


La médico de Familia Amparo Ballesteros es, tras una moción de censura, la nueva alcaldesa del municipio albaceteño de Tobarra. No será una edil al uso, ya que, jubilada desde hace dos años, no cobrará sueldo del Ayuntamiento. Con 62 años y tres décadas en el Centro de Salud del pueblo en su haber, aterriza en el consistorio con tiempo y vocación de servicio público. Nunca ha militado en un partido político, ni siquiera ahora, y es la primera vez que ostenta un cargo.


UNA DOCTORA CON BASTÓN DE MANDO


La doctora Ballesteros, a quien todo el pueblo conoce como Doña Amparo La Médica, es alcaldesa, desde el pasado martes, bajo las siglas del PSOE, pero esta médico sin carné político insiste en que “no me encasillo”.

Aunque se confiesa afín a las ideas de izquierdas, Amparo Ballesteros tiene claro que: “mi ideología no divide”. No se inclina ni hacia Pedro Sánchez ni hacia Emiliano García Page porque la suya es una apuesta por un pueblo, Tobarra, que aunque no la vio nacer es su tierra desde que cumplió los 23 años.

Pocos cargos políticos pueden decir lo que ella, que conoce a prácticamente todo el pueblo por su nombre, ya que ha tratado a generaciones enteras. Y el caso es que confiesa que nunca se había imaginado como alcaldesa. Es más, cree que su verdadera imagen es la de una mujer con bata blanca que empatiza, no la de un cargo con bastón de mando.

Amparo Ballesteros es natural de La Gineta. Se licenció en Medicina en Murcia y, desde entonces, ha pasado por diversos servicios de Urgencias e incluso por la Casa de Socorro de Hellín. Cuando hace treinta años aprobó la oposición de sanitarios locales, empezó a trabajar en Tobarra y desde entonces no se ha movido de un pueblo que considera el suyo.

Ya es la primera mujer que coge las riendas de este pueblo, pero no la primera sanitaria con cargo que presume de ser de Tobarra. La enfermera María Ángeles López Fuster, ahora retirada de la vida política y profesional, llegó a ser senadora y directora provincial de Sanidad. Tampoco le es ajena la gestión sanitaria a Ballesteros, ya que su marido, Emilio López Gallardo, fue director provincial de Sanidad y gerente del Hospital de Hellín, además de Médico de Familia del Centro de Salud de Tobarra.

Con apenas 48 horas en la Alcaldía, la doctora Ballesteros no sabe si se presentará a las elecciones el próximo año. Esta médica jubilada solo tiene claro que este verano no tendrá vacaciones. Tiene que buscar la receta para curar a un pueblo aquejado por el paro, la necesidad de oportunidades para los jóvenes, la carencia de depuradora o la falta de desarrollo de su polígono industrial. Y lo hace después de un paréntesis con el PP al mando, ya que Tobarra ha sido, históricamente, de voto socialista.

Con la colaboración de

No hay comentarios:

Publicar un comentario