EL DOCTOR CONESA PONE A PRUEBA A LAS JUGADORAS DEL FUNDACIÓN ALBACETE


Las chicas más laureadas han pasado con éxito el control médico y hoy inician los entrenamientos. Y es que un ecocardiograma, un electro, una analítica y una prueba de esfuerzo son cuatro pasos, breves e indoloros, que se convierten en el seguro de vida de cualquier deportista. Las jóvenes futbolistas del Fundación Albacete Femenino han pasado la revisión en HLA-El Rosario, donde el cardiólogo José Conesa ha supervisado cada una de las pruebas. Y es que, aunque se trate de jóvenes, sanas y deportistas, saber cuál es su frecuencia cardiaca máxima también ayuda a su preparador físico, José Fajardo, a saber dónde está el límite a la hora de exigirles.


PUESTA A PUNTO DEL FUNDACIÓN ALBACETE FEMENINO


Nadie está exento de una cardiopatía, por saludable que resulten su aspecto y sus costumbres. Como hay patologías, en apariencia, invisibles, nadie debería forzar el motor sin revisarlo. El doctor Conesa, como cualquier cardiólogo, es un firme defensor del ecocardiograma porque esta prueba, rápida, indolora e inocua, habría evitado, en su opinión, la muerte del futbolista Antonio Puerta y los numerosos sustos que todos los años se registran en entrenamientos y encuentros deportivos.

Además, el electrocardiograma no dura más de dos minutos y es tan indoloro como inocuo, y la prueba de esfuerzo, corriendo o en bicicleta, supone una media hora. Por tanto, en menos de una hora, las jóvenes futbolistas han salido del centro sanitario con un seguro de vida.

La frecuencia cardiaca de las futbolistas del Fundación Albacete es la propia de deportistas de élite

Y es que los accidentes cardiacos en deportistas van más allá de la anécdota. La muerte jugando al fútbol de un adolescente de 15 años movilizó a su padre, junto a familiares y amigos, para fundar la Asociación Española de Muerte Súbita. Pero hay más ejemplos y más recientes. En abril de este mismo año, el jugador del CD Toledo Lassad Nouioui caía inconsciente sobre el césped tras sufrir una fibrilación ventricular. El portero, Pablo Alcolea, estudiante de Enfermería, lo mantuvo con vida hasta que llegaron los servicios médicos.

Por tanto, cualquier deportista debería pasar una revisión. No obstante, cualquier persona que se note fatiga, dificultad respiratoria o dolor de pecho mientras realiza un esfuerzo debe aminorar la marcha de forma paulatina y recurrir lo antes posible a un médico.

Cabe señalar que la salud de las jugadoras del Fundación Albacete Femenino es, según ha explicado el doctor Conesa, la que se esperaba de unas jóvenes que practican deporte y se cuidan. “Tienen una frecuencia cardiaca muy baja, propia de deportistas de élite”.

Con la colaboración de

No hay comentarios:

Publicar un comentario