PEQUEÑA HISTORIA DEL TEATRO CIRCO 2


El primitivo edificio fue diseñado por el delineante de Obra Públicas Emilio Vergara, que trató de combinar en la sala los elementos propios de un teatro con los de un circo, mientras que las obras fueron dirigidas por el arquitecto Juan Peyronnet. 


Fuente e imágenes Teatro Circo de Albacete | Escrito por Emilia Ochando Madrigal

En cuanto a su estilo arquitectónico, en el interior se daban reminiscencias árabes, mientras que en el exterior la fachada tendía al estilo clásico. El aforo de la sala era de 1188 localidades para los espectáculos teatrales, y de 1292 para los circenses. El coste total del edificio, incluido el solar donde se ubicaba, fue de treinta y ocho mil duros (190.000 pesetas de entonces).

Desde un principio, el coliseo tuvo problemas que fueron subsanándose con el Tiempo: no había calefacción, se producían enormes corrientes de aire que, amén del frío, impedían escuchar con nitidez las voces de los actores, etc. A lo largo de los años siguientes, las reformas tendentes a paliar estas carencias serían constantes. Así, en 1919 se instala la calefacción a vapor, y un cielo raso para impedir las corrientes de aire; también se modifica el patio de butacas, quitándole el aspecto de circo, y construyendo plateas y palcos, con lo que se amplía el aforo del teatro; y en 1924 se instala en el piso principal la sociedad Ateneo Albacetense. A principios de los años cuarenta el edificio sufre la reforma más importante, viéndose afectada la fachada, que cambia completamente su fisonomía, añadiéndole cuatro pisos. También se amplía el interior del local, y la sala de espectáculos se redecora suntuosamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario