PEQUEÑA HISTORIA DEL TEATRO CIRCO 3


Al principio, la sociedad del Teatro Circo arrendaba el local a empresarios artísticos que pagaban una comisión de la recaudación obtenida por cada espectáculo realizado, aunque en ocasiones el teatro se cediera de manera gratuita. Uno de estos arrendatarios fue don Bienvenido Herreros (apodado “el cebollo”) quien compró el teatro y todo el edificio después de la guerra civil.


Fuente e imágenes Teatro Circo de Albacete | Escrito por Emilia Ochando Madrigal

Aunque fue el coliseo albaceteño que más actividad teatral tuvo hasta la guerra, a partir de entonces otro local más moderno y confortable, el Teatro Capitol (inaugurado en 1934) acaparó la mayoría de espectáculos teatrales. No obstante, y a pesar de que la creación de salas de cine y espectáculos en Albacete fue creciendo de manera imparable a lo largo del siglo, el Teatro Circo se mantuvo siempre como el lugar más emblemático de la ciudad. Ya en sus comienzos se alternaron las representaciones de géneros teatrales con las variedades (popularmente conocidas como varietés) y con espectáculos circenses.

Desde su creación y a lo largo del siglo XX han desfilado por su escenario las más variadas atracciones, representaciones teatrales, cantantes de ópera, figuras de la canción española, cupletistas y canzonetistas, grandes orquestas, algunos ballets clásicos y españoles, artistas de variedades, certámenes de cante jondo, festivales benéficos, juegos florales, conferencias y un largo etcétera. Junto a todo ello, las atracciones de circo que siempre tuvieron un lugar en su escenario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario