UNA NIÑA EN 1979, TRES DÍAS Y TRES NOCHES PERDIDA EN LA SIERRA DE YESTE (Por Sebastián Moreno)


Recordando un suceso extraño, que viví
UNA NIÑA PASÓ TRES DÍAS Y TRES NOCHES, PERDIDA EN UN BOSQUE DE YESTE, A SEIS GRADOS BAJO CERO


Apareció en perfecto estado. Decía que por las noches aparecía una señora, muy guapa, vestida de blanco la alimentaba y la abrigaba

El terrible incendio de Yeste me recuerda un suceso, ocurrido en aquellas sierras, que investigué para mi periódico, con características sorprendentes.. Ocurrió el 29 de diciembre de 1979, en Arroyo Sujáyar, una aldea de Yeste, en la Sierra del Segura. La niña, Antoñita Tamayo, de entre 3 y 4 años, desapareció de su casa. Unas 300 personas, entre vecinos y Guardia Civil la buscaron, inútilmente, por los vericuetos y barrancos de la zona, poblados de alimañas, con temperaturas de hasta 6 grados bajo cero.

Al cuarto día de búsqueda, unos campesinos la encontraron, a unos 7 kms. de su casa, en perfecto estado de salud, sin ningún síntoma de haber estado sometida a temperaturas tan bajas. Uno de los mèdicos que la examinó, Lázaro Fernández Viñado, dijo, sorprendido, que médicamente su estado era muy difícil de explicar: "Una niña de esta edad necesita mucho más calor que una persona mayor...". Aquello les parecía un milagro. Al principio la niña se mostró retraída hasta que una enfermera logró que hablara. Lógicamente, a la niña se la hicieron muchas preguntas. ¿Has tenido miedo? ¿Has pasado frío? ¿Has visto algún lobo? ¿Cómo has dormido?. ¿Qué has comido?. Dijo que no había tenido miedo porque, por la noche, una señora muy guapa, aparecía vestida toda de blanco, y se acercaba a ella para darle agua y abrigarla.

Mucha gente relacionò este caso con un milagro de la Virgen y, también, hubo estudiosos de casos paranormales que acudieron al lugar, lo situaron en la leyenda de las hadas. Veinte años después del suceso, logré localizar a la joven Antonia Tamayo -tiene mi segundo apellido, pero no es familia mía-, en Valencia, y seguía manteniendo la misma versión que dio cuando la encontraron.

Escrito por
Sebastián Moreno

No hay comentarios:

Publicar un comentario