95 PERSONAS COCINAN PARA LOS ENFERMOS HOSPITALARIOS DE ALBACETE CON UNA FORMACIÓN ÓPTIMA


Cocineros, pinches, gobernantas y jefes de cocina trabajan para los más de 25.000 pacientes que ingresan cada año en los hospitales General y Perpetuo Socorro de Albacete. Los trabajadores están dentro del Plan de Prevención de Riesgos Laborales para formarse tanto en su protección como en la de sus comensales. Deben evitar la transmisión de enfermedades así como prevenir desde cortes hasta quemaduras, de ahí la importancia del lavado de manos y el uso tanto de gorros como de guantes y mascarillas.

 
LAS COCINAS HOSPITALARIAS SE PONEN AL DÍA EN PREVENCIÓN
 
El personal de restauración de los hospitales ha recibido un nuevo curso de Prevención de Riesgos Laborales en el ámbito de la cocina. Se trata de una formación específica para los trabajadores del Servicio de Cocina aprobada dentro del Plan de Formación 2018. 
 
El Sescam ha centrado la formación de este personal en la prevención ante la exposición a agentes biológicos y los riesgos generales y específicos en el servicio.
 
La totalidad del personal de cocina de los hospitales ha tenido la oportunidad de recibir este aprendizaje, que han impartido técnicos en prevención del Sescam y profesionales de la propia Dirección de Gestión. Así, entre otras muchas materias, se les ha enseñado cómo evitar caídas, la educación postural necesaria para no sufrir lesiones o la importancia de la vigilancia de la salud en el puesto de trabajo.
 
En la actualidad, 95 efectivos entre cocineros, pinches, gobernantas y jefes de cocina trabajan en este Servicio del Área Integrada de Albacete, tanto para el Hospital General Universitario de Albacete como para el Hospital Universitario Perpetuo Socorro, prestando el servicio de alimentación a los más de 25.000 pacientes que ingresan cada año entre ambos hospitales.
 
 
El papel de estos profesionales, aunque menos visible, es muy importante en la atención y proceso de mejora de los pacientes hospitalizados. Además, desempeñan su trabajo en un entorno proclive a los riesgos laborales, dado que sus funciones implican, entre otros riesgos, el manejo de cuchillos, la utilización de máquinas y la manipulación de objetos pesados. Por ello, el curso que han recibido incide en aquellos aspectos que deben tenerse en cuenta para no sufrir ningún accidente de trabajo. 
 
Los trabajadores también han recibido formación sobre cómo prevenir los riesgos biológicos a los que pueden estar expuestos. Es imprescindible evitar la exposición a microorganismos o la transmisión de infecciones. Y como siempre, conviene un lavado de manos, usar elementos de protección de barrera como guantes o el manejo adecuado de los objetos punzantes. En definitiva, si bien el personal de cocina accedía hasta ahora a la formación en riesgos laborales que se imparte cada año en los hospitales de Albacete, este año ha recibido una formación específica para su servicio.
 
Con la colaboración de
https://diariosanitario.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario