LA HIGUERICA SE QUEDA HUÉRFANA CON EL FALLECIMIENTO DE ANTONIO MONTES


Antonio Montes, el que fuera propietario del restaurante La Higuerica, junto a sus hermanas Lola y Ramona, antes de que sus trabajadores Julio y Ángela continuaran con el negocio, fallecía este fin de semana dejando un gran pesar en el mundo de la hostelería albacetense.

 
FALLECE ANTONIO MONTES, PROPIETARIO DE LA HIGUERICA, TODO UN REFERENTE EN LA HISTORIA DE LA HOSTELERÍA DE ALBACETE
Fuente La Cerca
 
El propio alcalde de Albacete, Manuel Serrano, manifestaba mediante un mensaje en las redes sociales sentirse “consternado por la muerte de una persona que ha sido una institución en la hostelería albaceteña, Antonio Montes, el dueño de La Higuerica, un establecimiento centenario de Albacete. Mis condolencias a familiares y amigos en nombre de todos los albaceteños. Descanse en paz”.
 
El pasado 5 de abril de 2017, “La Higuerica” cumplía un siglo, único en el sector hostelero albaceteño, cuyo gran secreto ha residido siempre en ‘la familia’.
 
Entrar en ‘La Higuerica’ es hacerlo no sólo en sus recién cumplidos cien años de existencia, sino en el último siglo de la historia de Albacete. Este rincón emblemático de la ciudad es, a día de hoy, el único que ha llegado celebrar nada más y nada menos que su centenario. Tres generaciones a sus espaldas avalan un trabajo basado, sobre todo, en la familia. Desde que José y Dorotea comenzasen entonces con el negocio, ése ha sido ‘el secreto’ que supieron mantener y acrecentar sus tres hijos: Lola, Ramona y Antonio, que fallecía este fin de semana. Tanto dedicaron su vida a este lugar, que ni tiempo de casarse tuvieron. Llegada su jubilación, en 1996, el negocio pasó a quienes siempre han considerado como sus hijos: sus trabajadores, Julio y Ángela (que hoy día, siempre con ellos cerca) han sabido continuar con este legado de tradición en la taberna moderna más emblemática de este lugar de La Mancha.
 
 
Celebrar un siglo es singular y (dicho sea de paso) digno del mayor de los elogios. Por eso ese 5 de abril de 2017 escogido para hacerlo, las emociones flotaban en el aire de ‘La Higuerica’, pero a Antonio le permitía hacer algo que siempre había hecho con aquellos que están a su lado: “dar las gracias a todos”.
 
Su hermana, Ramona, sonriente y estupenda, y aún con el recuerdo fresco de “aquel Albacete de entonces”, nos hablaba en ese momento del “ambiente familiar” que ha hecho de este lugar, uno único.
 
En el local, siempre presentes, nos observan las imágenes de esos ‘Maestros’ que ligaron la historia de ‘La Higuerica’ a la afición taurina de Albacete (y tan de la mano han ido, que este lugar y nuestra Plaza de Toros, compartían año de centenario).
 
Decían que, si ibas a La Higuerica, seguramente te encontraras allí sentado a Antonio, que allí moriría, y tristemente ese momento ha llegado, dejando en todos un gran recuerdo de su persona en los corazones, que en paz descanse.
Con la colaboración de
http://www.lacerca.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario