EDUCACIÓN INCLUSIVA, SALUD MENTAL POSITIVA


Marginación, exclusión, fracaso escolar o suicidio son algunos de los problemas sobre los que llama la atención la Asociación Castellano Manchega de Neuropsiquiatría y Salud Mental en su manifiesto. La situación de niños  y adolescentes demanda  adoptar medidas educativas individualizadas para asegurar la presencia, participación, aprendizaje y éxito académico dentro del sistema educativo.



ASOCIACIONES DE SALUD MENTAL PIDEN UNA EDUCACIÓN INCLUSIVA


Con motivo de la celebración del Día Mundial de Salud Mental el próximo 10 de octubre, la Asociación Castellano Manchega de Neuropsiquiatría y Salud Mental redacta un manifiesto en el que aborda la importancia de la etapa escolar en el desarrollo emocional y de la personalidad de los niños y adolescentes, siendo transcendental la educación inclusiva para la salud mental positiva. 

La Confederación de Salud Mental España, bajo el lema “Educación inclusiva, salud mental positiva”, se suma a la campaña que lanza a nivel global la Federación Mundial de Salud Mental (WFMH) “Jóvenes y salud mental en un mundo cambiante”. La educación debe concebirse desde la diversidad y la inclusión de la juventud, incentivando, de esta manera, una salud mental más positiva en el futuro.

Precisamente, en Albacete, la asociación AFAEPS celebra este lunes en la Fábrica de Harinas sus tradicionales jornadas bajo el lema Educación inclusiva, salud mental positiva.

EDUCACIÓN INCLUSIVA, SALUD MENTAL POSITIVA

La Confederación de Salud Mental de España “pretende llegar a la población más joven y hacer hincapié en que una educación que apueste por los valores, que trabaje la diversidad y la inclusión y que tenga en cuenta los retos de una sociedad que cambia a una velocidad de vértigo, redundará en una salud mental más positiva de las generaciones futuras. Si esto se logra, conseguiremos revertir la postura de la Organización Mundial de la Salud (OMS), quien afirma que en los próximos años los trastornos mentales serán la principal causa de discapacidad en el mundo”.

La educación inclusiva, manifiesta la Asociación Castellano Manchega de Neuropsiquiatría y Salud Mental, pone particular énfasis en aquellos estudiantes que podrían estar en riesgo de marginación, exclusión o fracaso escolar, valorando sus capacidades de manera individualizada y realizando las adaptaciones metodológicas que sean necesarias para garantizar su presencia, participación, aprendizaje y éxito académico. 

También, en esta inclusión, debe tenerse en cuenta la relación afectiva y empática del profesorado, que dinamice el aprendizaje con juego de roles, debates, foros, trabajos en equipo y se enseñe a pensar y a interesarse por diversos temas.

Según el Ministerio de Educación, “la educación inclusiva debe ser concebida como un proceso que permite abordar y responder a la diversidad de las necesidades de todos los estudiantes a través de una mayor participación en el aprendizaje y reducir la exclusión del sistema educativo.”

Es una educación personalizada, diseñada a la medida de todos los niños/ adolescentes en grupos homogéneos de edad, con una diversidad de necesidades, habilidades y niveles de competencias”

El manifiesto realza la influencia de la etapa escolar en el desarrollo emocional y de la personalidad de los niños y adolescentes.

En los centros escolares es donde los menores pasan la mayor parte de su tiempo y allí inician sus primeras relaciones sociales fuera del entorno de la familia, tanto con sus compañeros como con el profesorado. La educación inclusiva es trascendental para una salud mental positiva.

Hay que tener en cuenta que se ha producido un aumento de los problemas mentales en la población en general y, en especial, en niños y adolescentes.

Según la OMS, el suicidio es la tercera causa de muerte en menores de entre 10 y 14 años en el primer mundo. “Una Salud Mental positiva y una Salud Mental inclusiva implica abordar el problema desde todos los aspectos relacionales, con equipos inter y multidisciplinares y trabajo en red de los organismos, equipos y profesionales implicados con niños, adolescentes y familias”, reto que lanza a la sociedad la Asociación Castellano Manchega de Neuropsiquiatría y Salud Mental, a la par que realza el buen trabajo que realizan en la actualidad los profesionales de Educación, Salud Mental y Servicios Sociales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario