MÉDICOS, ENFERMERAS Y PACIENTES PRACTICAN EL MASAJE CARDÍACO CON MÚSICA DE LOS 80's (Vídeo)


Con la mejor música disco de los años ochenta, muñecos de simulación y médicos y enfermeras de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). Así han celebrado hospitales como el General Universitario de Albacete el Día Europeo de concienciación de la Parada Cardiaca. La puesta en escena, con la banda sonora a todo volumen y los profesionales sanitarios practicando la RCP o reanimación, ha sorprendido a los pacientes de consultas externas, que no han dudado a la hora de sumarse a la iniciativa. 


LOS HOSPITALES “BAILAN” AL RITMO DEL MASAJE CARDIACO


Intensivistas como la doctora Isabel Murcia han explicado a los voluntarios cómo se lleva a cabo una RCP. El primer paso consiste en llamar al 112. Pero, mientras llega la ayuda médica, cualquier persona puede salvar una vida practicando un masaje cardiaco de forma adecuada. Se deben estirar los brazos, poner una mano sobre otra y con la palma cerrada dejar caer el cuerpo al ritmo que pueda marcar en la memoria la música disco. El punto de presión es el esternón, justo donde acaban las costillas.

Y es que hay que tener en cuenta que en España más de 30.000 personas fallecen todos los años debido a una parada cardiaca. En muchos casos, se hubiese podido evitar la muerte si alguien hubiera iniciado una maniobra de resucitación cardiopulmonar (RCP) y se hubiese utilizado un desfibrilador público de manera inmediata.

Cualquiera de los que están leyendo en estos momentos estas palabras puede ser el testigo de una parada cardíaca y tener en sus manos la posibilidad de salvar la vida de ese ciudadano, sin necesidad de tener conocimientos previos en medicina o asistencia sanitaria. Aprender a hacer comprensiones torácicas para suplir la función del corazón parado y conocer el sencillo funcionamiento de los desfibriladores semiautomáticos (DEA) que se hayan en los lugares públicos, es fácil para personas de todas las edades.

La Sociedad Española de Medicina Intensiva Crítica y Unidades Coronarias tiene una amplia experiencia en divulgación y formación de la RCP, cuyo máximo exponente es el Plan Nacional de RCP que organiza y avala cientos de cursos de formación cada año. Como iniciadora de esta formación a todos los niveles, tanto sanitario como para la ciudadanía, tiene entre sus objetivos divulgar la importancia de aprender estas maniobras, así como realizar jornadas de formación para que la población general aprenda a realizar una RCP básica y a utilizar los DEA.

“Si la mayor parte de la población fuese capaz de realizar RCP básica y a usar los desfibriladores semiautomáticos (DEA) podríamos disminuir el número de fallecidos por esta causa. Hay estimaciones que indican que se podrían salvar más de 100.000 vidas cada año en toda Europa” comenta la doctora Isabel Ceniceros, Gerente del Plan Nacional de RCP de la SEMICYUC.

Bajo el lema “Todos los ciudadanos del mundo pueden salvar una vida”, numerosos centros sanitarios se han sumado al Día Europeo de concienciación de la Parada Cardiaca, que se celebra cada 16 de octubre.

El objetivo de la SEMICYUC es formar a la población en cómo detectar una parada cardíaca, activar los servicios de emergencia, iniciar compresiones torácicas de forma precoz y efectiva, así como aprender el funcionamiento de los DEA.

Desde la sociedad científica también existe el firme compromiso de conseguir la implantación de más desfibriladores en lugares públicos para poder obtener los mismos resultados que en otros países, es decir, conseguir aumentar la supervivencia de las víctimas de una parada cardíaca.

Se ha demostrado que en los casos de parada, sin desfibrilador ni formación en RCP básica de la población, solo se consigue la supervivencia en un 6% de los casos, en cambio, cuando se hace uso de desfibriladores semiautomáticos (DEA) y se forma a los ciudadanos el número de supervivientes aumenta a un 20%.

Publicado en YouTube por

SEMICYUC

La Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC) fue creada en 1971 como asociación científica, multidisciplinaria y de carácter educativo. Está formada principalmente por médicos especialistas en Medicina Intensiva, con la misión de promover la mejora en la atención al paciente críticamente enfermo.

Durante más de treinta años el número de socios ha ido aumentando, hasta contar en la actualidad con más de 2.600, y se han creado y desarrollado en su seno diversos grupos de trabajo y proyectos de investigación que han ido construyendo la base de la SEMICYUC. La Sociedad colabora estrechamente con las distintas Sociedades Autonómicas, con las que comparte misión y objetivos.

A lo largo de estos años, la especialidad de Medicina Intensiva ha tenido que afrontar nuevos retos y compromisos, siempre en colaboración con otras especialidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario