EL CAPITÁN OPTIMISTA INVIERTE DE SU PREMIO SAN JUAN LLENANDO DE COLOR LAS ESTANCIAS PEDIÁTRICAS


Los colores vivos y los personajes, desde Nemo hasta El Principito, empiezan a ocupar las estancias pediátricas del Hospital General Universitario de Albacete. El lugar que tanto teme un niño está tomando la apariencia de una sala de juegos. Detrás de esta iniciativa, que no ha hecho nada más que empezar, está el pediatra Antonio Cepillo. El Capitán Optimista está invirtiendo la dotación económica de su Premio San Juan, concedido por los empresarios, en “colorear” el centro sanitario público donde trabaja.


ALGO ESTÁ CAMBIANDO EN UN HOSPITAL


Pero este capitán no trabaja solo. Cuenta con todo un ejército de apoyos. Así, los artistas que están dando color al hospital son de la empresa Graffiti Albacete, que han donado un mural; a pie de obra ha estado el presidente de la asociación de lucha contra el cáncer infantil Afanion, Juan García Gualda; la dotación económica del Premio San Juan la pone la Obra Social La Caixa y la ilusión es cosa del personal del hospital, que está aplaudiendo la medida en las redes sociales.

Y por qué pintar las paredes. Pues cuando el doctor Cepillo justificó a la gerencia del hospital lo que quería hacer recordó qué supone ponerse en el lugar de un niño. Lo que a un adulto da miedo, a sus hijos les da terror. “El Hospital es un medio hostil, que genera miedo y, en los más pequeños, desconfianza. Es un lugar con un olor diferente y un aire extraño. Desde la visión de un niño puede ser definido como el peor lugar donde pasar un día, cuanto ni más, una noche. Las ventanas no se abren, la comida no es de mamá, el pijama no es de superhéroes, el tiempo pasa lentamente y donde conviven muchas personas vestidas de blanco desconocidas”.

El cambio, que apoya todo el hospital, afectará a las 17 habitaciones de la planta de hospitalización de Pediatría, incluyendo las de Oncología, a la pared frontal de entrada la Unidad Pediátrica y a la sala de espera y entrada a la UCI Pediátrica y Neonatal.

Como asesor regional para la humanización sanitaria, el doctor Cepillo está convencido de que su inversión “convertirá” ese entorno hostil, frío y desconocido, “en un lugar algo más acogedor, colorido, donde un ingreso puede resultar terminando un buen recuerdo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario