EN ALBACETE, LA LEUCEMIA Y LOS POKÉMON ENCAJAN EN UNA MISMA HISTORIA


¿Qué tienen que ver los Pokémon con la lucha contra la leucemia? Pues todo tiene su explicación. Esta historia comienza cuando Jesús, un padre de Albacete, se aficiona a este videojuego con su hijo. Como se trata de “cazar” simpáticos muñecos con el móvil, permite salir a pasear en familia, de ahí que esté movilizando, teléfono en mano, a jugadores de todas las edades.


Jesús con su hijo.

ALBACETE CAZARÁ "POKEMON" CONTRA LA LEUCEMIA


Esta afición había pasado de moda, pero desde este verano ha vuelto a tomar fuerza, hasta el punto de que en Albacete existe una comunidad, conectada por la aplicación de mensajería Telegram, que cuenta con más de un millar de personas.

Este grupo de “frikis” de Pokémon, donde la campeona es una jubilada de 75 años, ha ido creciendo a base de retos y encuentros. Hasta que un día esta comunidad optó por reunirse una vez al mes, plantear un concurso, con un coste de 1,5 euros por participante, y donar la recaudación a una asociación.

Y funcionó. Primero se anuncia el día de la reunión y esa misma mañana un grupo de voluntarios vende chapas de Pokémon en la Plaza del Altozano. Así, para participar en ese encuentro mensual es imprescindible tener ese distintivo, que cuesta 1,5 euros. Como el objetivo es únicamente que los jugadores se conozcan y jueguen, porque hay adultos pero también muchos niños, el dinero se cede a una buena causa.

La primera vez que esta comunidad Pokémon se reunió lo hizo por la asociación de niños sordos Aspas, en la segunda ocasión el donativo fue para la asociación de niños con cáncer Afanion y este sábado y el próximo mes el dinero será para la asociación Yo me pido Vida, a la que, precisamente, pertenece Jesús. La “caza” de estos muñecos sirve tanto para apoyar económicamente a las organizaciones como para darlas a conocer.

Yo me pido vida nació a raíz de que la familia y los amigos de la albaceteña María Carrilero se movilizaran para promocionar la donación de médula. Esta joven hoy está recuperada gracias a la donación de sangre de cordón umbilical de una madre italiana. Pero después de superar la enfermedad ha decidido seguir trabajando con el fin de recaudar fondos por la investigación, promocionar la donación de médula y trabajar por quienes, como ella, se enfrentan a un cáncer en la sangre.

Así es como Albacete, un padre, la lucha contra la leucemia y los Pokémon encajan en una misma historia. Y es que Jesús se unió a Yo me pido vida porque él también ha sobrevivido a una leucemia. Como en la comunidad sabían que estaba muy implicado con esta asociación, se propuso que fuera la siguiente para las donaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario