ENRIQUE RUBIO, EL CAMPEÓN DEL MUNDO DE DERRAPES, ES DE ALBACETE


Nos citamos con Enrique Rubio Mesas en un sitio emblemático de nuestra ciudad, la Plaza del Ayuntamiento, en una tarde de octubre agridulce de esas que hace sol, pero no calienta, del que buscamos cuando arrecia el frío o un ligero viento donde nada es lo que parece y la tarde poco a poco se desvanece.


Nosotros comenzamos la entrevista con Enrique ajenos al tiempo ya nada nos importa, solo lo verdadero y lo auténtico, un campeón del mundo con todas las de la ley. Y eso es un orgullo y una satisfacción para mí, como también debería serlo para todos los mortales que idolatramos a perfectos desconocidos como si fuesen dioses inmortales guiados por las masas y las modas que nos influyen sin ser conscientes de la natural diferencia entre lo que es nuestro y lo que nos venden a su antojo.

Pero me centro en lo genuino y comenzamos a hablar con Enrique, un verdadero campeón del mundo con tan solo 21 años y un palmarés digno de admiración.

Enrique es natural de Albacete, por lo tanto debemos conocerlo y para eso me remonto a sus primeros años de vida donde nos cuenta que él sólo recuerda que le gustaba mucho patinar, para entonces nadie podía presagiar que llegaría donde ha llegado. Siguió disfrutando y aprendiendo y lo que para él era un juego con el paso de los años se dio cuenta de que quería dedicarse a practicarlo de una forma profesional, pero no fue hasta 2010 cuando se fundó en Albacete el Club Deportivo Patinalba y en 2011, cuando ya contaba Enrique con 13 años, le apuntaron. Allí comenzó jugando al hockey y haciendo carreras de velocidad. Dos años después, en 2013 el presidente del club decide celebrar una etapa de Circuito de Freestyle, una modalidad de patinaje, disciplina con un toque de agresividad, pero a su vez sofisticada, con pruebas como los derrapes a gran velocidad y el “Freestyle Slalom”. Se práctica con patines en línea o más conocidos como “roller” y cuyas características es que cada patín lleva dos, tres o cuatro ruedas situadas una a continuación de la otra sobre una bota dura con refuerzos en los talones, a diferencia de los patines clásicos de cuatro ruedas con ejes.

Es cuando el presidente les indica que comiencen a aprender las pruebas de dichas competiciones por ser un deporte muy nuevo que no se conocía en Albacete, con lo cual los padres de cada alumno también influyeron llevándolos a competiciones.

En el 2014 Enrique desarrolla varias etapas por ciudades de España. Hoy ya existen autonómicas donde se necesita hacer podio para entrar a participar en el Campeonato de España, pero nuestro campeón ya lo tenía todo ganado y en ese mismo año 2014 quedó segundo en el Campeonato de España y en un intervalo de dos años, hasta el 2016, compite a nivel internacional en Paris y Milán, entre otras ciudades.

Ya en el año 2015 fue convocado por la Selección Española de Freestyle y obteniendo al año siguiente, 2016, la medalla de oro en el Campeonato de Europa siendo ya convocado por la selección para todas las ediciones siguientes.

En el año 2017 fue tercero en el Campeonato del Mundo celebrado en Nanjing (China) y en este año 2018 se proclama Campeón del Mundo en Holanda.

La mirada brillante de Enrique es la de un joven que a pesar de ser un deporte minoritario como tantos del que no se puede vivir, no es impedimento ni siquiera lamento para seguir disfrutando de lo que más le gusta, patinar.

Nosotros nos marchamos con un dulce sabor, la de hacer que las inclemencias nada tienen que ver con las apariencias.

FOTOS POR VISIÓN PRESS ALBACETE

No hay comentarios:

Publicar un comentario