LOS PELIGROS DE LA ORUGA PROCESIONARIA - Con Sabor a Albacete

Últimas entradas

Con Sabor a Albacete

Con Sabor a Albacete, una web para disfrutar de Toros · Fútbol · Historia · Cultura · Cocina · Ocio · Comercio, Esto forma parte de la nueva web. ¡COTILLEA!

Post Top Ad

Post Top Ad

sábado, 16 de marzo de 2019

LOS PELIGROS DE LA ORUGA PROCESIONARIA

La reacción alérgica al contacto con la procesionaria puede producir síntomas como conjuntivitis, urticaria, sarpullido, inflamación, hipotensión y problemas respiratorios. Esta oruga produce una toxina que supone un peligro para niños, personas alérgicas y, en ocasiones, es letal para las mascotas. El contacto con sus arpones puede llevar al paciente directo a Urgencias.

PROCESIONARIA, LA ORUGA QUE TE PUEDE LLEVAR A URGENCIAS
En cuanto suben las temperaturas, con la llegada de la primavera, aparece la oruga procesionaria. Sin embargo, en años inusuales, como este 2019, abundan en parques y jardines desde el mes de enero. La falta de lluvias y las cálidas e inusuales temperaturas han favorecido su aparición temprana.


La procesionaria supone un peligro para niños, personas alérgicas y mascotas. Una severa reacción alérgica a la toxina de sus pelos, urticantes e irritativos, puede demandar una atención sanitaria urgente.


Y es que la capacidad urticante de la procesionaria es conocida desde la antigüedad. Prueba del sufrimiento que pueden provocar es que existe constancia de que los romanos arrojaban a los reos en zanjas llenas de estos insectos como condena.

Si la procesionaria se siente amenazada desprende sus pelos urticantes. Estos contienen una sustancia tóxica e irritativa. También, con el fin de protegerse, estas orugas se desplazan en grupo formando una fila india o procesión.

El doctor José María Vega, del Servicio de Alergología del Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid, destaca la aparición de urticaria, angioedema, disnea aguda, conjuntivitis, rinitis y, en algunos casos, hipotensión o pérdida del conocimiento, como principales síntomas alérgicos a esta oruga.

Milagros Fernández de Lezeta, directora general de la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (ANECPLA), recomienda: “poner en marcha tratamientos no sólo en el momento en el que las orugas ya han eclosionado de sus nidos, y se pueden convertir en una plaga, sino actuar antes”.


Esta oruga representa un problema mayor en mascotas, especialmente peligrosa para los perros. La procesionaria reacciona como defensa ante los animales cuando se acercan a olerlas o morderlas. El contacto con sus arpones puede intoxicarlos y, en algunos casos, provocar la muerte del animal por envenenamiento.


Colaborador Con sabor a Albacete

Tratamiento ante el ataque de la procesionaria

Al igual que en otras reacciones alérgicas, hay medidas para aliviar el principal síntoma, el prurito, con altas dosis de antihistamínicos. En caso de ser necesario, también corticoides. En reacciones anafilácticas es esencial su inmediato reconocimiento y tratamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad