SEBASTIÁN MORENO: MI ENCUENTRO CON BALDOMERO LOZANO - Con Sabor a Albacete

Últimas entradas

Con Sabor a Albacete

Con Sabor a Albacete, una web para disfrutar de Toros · Fútbol · Historia · Cultura · Cocina · Ocio · Comercio, Esto forma parte de la nueva web. ¡COTILLEA!

Post Top Ad

Post Top Ad

domingo, 9 de junio de 2019

SEBASTIÁN MORENO: MI ENCUENTRO CON BALDOMERO LOZANO

El mejor político socialista de León era de Albacete

Brillante parlamentario -antológica su intervención sobre la bufanda de Locomotoro- en quien Felipe González pensaba para su primer ministro de Economía. Murió inesperadamente y hubo que practicarle la autopsia.




Fue uno de los políticos más brillantes de los comienzos de la Transición. Abogado, socialista -Diputado del PSOE por León en la primera Legislatura- fue, sobre todo, mi amigo. Murió de forma inesperada y me dejó en la mano una foto con su mujer para ilustrar su última entrevista, donde hablaba de una cuestión que dominaba y le apasionaba: la reforma fiscal. Fue tan inesperada su muerte, que se le practicó la autopsia. Se fue el 15 de septiembre de 1979, en plena Feria de su tierra.

Era de Albacete, hijo de Fulgencio Lozano, el amigo íntimo de Santiago Bernabéu, titular de una farmacia en la calle Mayor. En una ocasión le pregunté porqué no era diputado por su provincia y fue tajante: “No soy diputado por Albacete porque nadie me lo ha pedido”. En León tiene calle, en Albacete, ignorado. Tiene hasta colectivo leonés con su nombre que honra su memoria en las redes:


Su forma de hacer política estaba siempre basada en los principios más sencillos y elementales de: racionalidad, respeto, democracia, justicia y libertad. Jamás buscó protagonismo ni rédito personal alguno. Hoy, en plena crisis económica, pero también y fundamentalmente, de valores y de crisis ideológica en la izquierda, echamos en falta ese nivel de compromiso y entrega, que Baldomero Lozano tenía.

Efectivamente, con políticos mendrugueros, algunos con aspecto de no pelarse y ducharse en mucho tiempo y con nivel intelectual de burros-flautas, se echa de menos a gente como Baldomero Lozano.
Recuerdo, especialmente, una intervención suya en el Congreso de los Diputados, que el brillante cronista parlamentario Víctor Márquez Reviriego recoge en su libro “El pecado consensual”. Baldomero Lozano pasa revista crítica a los derroches del Gobierno de UCD y cuando llega a TVE, pone como ejemplo los alegres alquileres, típicos del ente público, como los de la serie “Los Chiripitifláuticos”, donde descubre que hasta la bufanda de Locomotoro, uno de sus personajes, también era alquilada y nos costaba ya muchos millones de pesetas.”Esa bufanda -decía- costó como si sobre TVE hubiera caído el Polo Norte y hubiese que haber abrigado, profundísimamente, a las 8.000 personas que allí prestan sus servicios”. “Fue antológica su intervención”, decía Víctor Márquez Reviriego.

Todos esperábamos que en el primer Gobierno socialista fuera nombrado ministro de Economía. Felipe González no daba un paso en ese terreno sin consultarle. Se echan de menos políticos de este nivel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad